Actualizado: 15/10/2021 16:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Quinquenio gris

Reynaldo González afirma que la discusión sobre la política cultural 'no ha concluido'

La revista 'Casa de las Américas' publicó el texto 'El Quinquenio Gris: revisitando el término', leído por Ambrosio Fornet al inicio de un debate sobre el tema.

Enviar Imprimir

El escritor cubano Reynaldo González, uno de los promotores de una inédita polémica de intelectuales y artistas sobre la política cultural de los años setenta en Cuba, afirmó este sábado que "el debate no ha concluido" y que hay "un antes y un después" tras la denominada "guerra de los e-mails", informó EFE.

González retomó este sábado, durante la presentación del último número de la revista Casa de las Américas, el tema que provocó en enero pasado un intenso debate por correo electrónico entre un grupo de intelectuales cubanos que manifestaron su disgusto ante la reaparición en la televisión estatal de Luis Pavón y Jorge Serguera, ex censores del llamado "Quinquenio Gris".

Así se recuerda al periodo de los años setenta especialmente duro para la cultura por la censura que condenó a la marginación a decenas de escritores y artistas por su condición homosexual o su supuesta falta de compromiso ideológico con la revolución.

La revista publica el texto de la conferencia El Quinquenio Gris: revisitando el término, leída por el escritor Ambrosio Fornet el 30 de enero último en la propia Casa de las Américas, al inicio de una serie de reuniones entre centenares de intelectuales y autoridades culturales, y de debates y conferencias que aún continúan.

"Después de lo vivido y denunciado por Fornet y por muchos de nosotros, unos con más argumentadas razones, todos con firmeza, a la cultura cubana sólo le queda por delante las rectificaciones, no detener la andadura hasta que estén al fiel las balanzas de la comprensión y de la unidad", dijo en la presentación Reynaldo González, Premio Nacional de Literatura 2003.

"Lo señalé a tiempo, la cultura puede resultar dañada por decreto, pero los decretos no sirven para restañar esas heridas porque, siendo inferidas en el cuerpo de la inteligencia y de la sentimentalidad colectiva, actúan en un organismo que no es otro que la conciencia de una sociedad", señaló.

En su opinión, el aprovechamiento de "circunstancias contingentes y de prejuicios" contra los que "una sensata conducción cultural debió combatir y no alimentar, emponzoñaron la vida de los escritores y artistas cubanos, causaron un daño cuyas dimensiones mal calculadas reaparecen con dolida persistencia".

"Con la que algunos llaman 'guerra de los e-mails' los intelectuales cubanos entramos en una saludable revisión de 'crímenes' culturales cometidos en la década de los setenta, al amparo de una equivocada conducción que dio rienda suelta a la discriminación, la intolerancia y la homofobia hasta crear un clima que dañó profundamente nuestra cultura", remarcó.

Para González, "esos daños, como es de suponer, agredieron también el prestigio de la revolución y pusieron en duda su humanismo que es su razón de existencia".

"Las ramificaciones y consecuencias de aquellos 'crímenes' —no asombre la palabra— tardan en curarse", apuntó, pero al mismo tiempo indicó que "el debate no ha concluido (...) no se le puede sofocar así".

En ese contexto, González elogió el homenaje realizado a finales de 2006 en Casa de las Américas al escritor chileno Pedro Lemebel, de abierta condición homosexual, y el hecho de que ahora la institución cultural dedique 40 páginas de su revista a "su figura de excepción y su obra".

"Cuando mucho se habla de la diferencia, de los derechos del género, del respeto a los demás, pero mucho también se obvia el compromiso a que obligaría esa oratoria, la personalidad de Lemebel resulta paradigmática", apuntó.

En declaraciones a la agencia EFE, González dijo que "si" hay "un antes y un después" de la "guerra de los e-mails". Aunque sostuvo que "no son cambios espectaculares", consideró que en Cuba están cambiando mucho las cosas".

"Los debates continúan en el Instituto Superior de Arte y en provincias", dijo, refiriéndose al ciclo de conferencias "La política cultural en el período revolucionario: Memoria y reflexión", organizado por el Centro Teórico-Cultural Criterios.

Explicó que sobre todo se ocupan de persuadir a aquellas personas que de buena fe adoptaron un modo de ver el arte y la literatura condicionado por teorías completamente dogmáticas y fatales para un país de cultura joven.

"Todo eso fue una impostación estalinista y eso no es fácil de arrancar en un país tan politizado", recalcó.