Actualizado: 20/10/2017 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Cultura

Wendy, Literatura, Literatura cubana

Wendy Guerra condecorada en Francia

La escritora recibió la Orden de las Artes y las Letras en el grado de oficial, un nivel superior al Chevalier des Arts et des Lettres, con el que fue reconocida en 2010

Comentarios Enviar Imprimir

Wendy Guerra recibió el miércoles 28, del gobierno de Francia, una nueva condecoración: la Orden de las Artes y las Letras en el grado de oficial, un nivel superior al Chevalier des Arts et des Lettres, con el que fue reconocida en 2010, informa El Nuevo Herald.

“Con orgullo e inmensa emoción tengo el gusto de comunicarles que el gobierno de Francia acaba de otorgarme una nueva condecoración: la ‘Orden de las Artes y las Letras, en el grado de oficial’.

Francia es mi segunda patria y ese lugar donde mi voz resuena con gran fuerza a pesar del silencio que padezco en mi amada isla de Cuba.

Merci Francia y gracias a mis lectores, editores, traductores, críticos y colegas de esa maravillosa, culta, apasionada nación”, dijo la escritora a través de Facebook.

La distinción honorífica instituida el 2 de mayo de 1957 la otorga el Ministerio de Cultura de Francia. Esta reconoce a aquellos creadores que han contribuido al esplendor de las artes y las letras en Francia y en el mundo. La han recibido en el ámbito hispanoamericano figuras tan disímiles como los directores de cine Eliseo Subiela y Pablo Trapero; los cantantes Mercedes Sosa, Carlos Vives y Shakira; las actrices Carmen Maura y China Zorrilla; la diseñadora de modas Silvia Tcherassi y la modelo Inés Sastre, y grandes de la literatura como Jorge Luis Borges, Victoria Ocampo y Mario Vargas Llosa, entre otros. De Cuba han sido distinguidos con el Chevalier des Arts et des Lettres, los escritores Zoé Valdés y Leonardo Padura, agrega la información de El Nuevo Herald.

La más reciente novela de Guerra, Domingo de Revolución (Anagrama, 2016), explora la censura y la autocensura de los escritores en Cuba.

“La protagonista es acusada por lo que escribe, el gobierno cubano dice que ella es una fabricación de la CIA y el exilio dice que su literatura es un arma contra los escritores que viven fuera de la isla”, dijo Guerra a El Nuevo Herald sobre el personaje de Cleo en 2015, anticipando la publicación de la novela.

De Domingo de Revolución dijo J. Ernesto Ayala en Babelia, El País, que era “una novela política sobre la no política en Cuba. O sobre cómo las autoridades cubanas entienden que debe ser la política. Sobre todo, la suya. Domingo de Revolución puede ser también una novela de generación, de una generación como la de la escritora, decepcionada, agotada, pero con una luz de esperanza muy débil, eso sí, al final de un túnel que parece interminable”.

Guerra ha revelado que comenzó a escribir la novela con la muerte de Gabriel García Márquez, a quien está dedicada y que recibió como “la muerte de una izquierda intelectual”, y la concluyó cuando Raúl Castro se puso de acuerdo con el presidente estadounidense Barak Obama.

La escritora fue reconocida en el 2006 con el premio Bruguera por su primera novela, de acentuado contenido autobiográfico, Todos se van, llevada al cine por el director colombiano Sergio Cabrera. En 2008 publicó la novela Nunca fui primera dama, que combina entre realidad y ficción aspectos de la vida de Celia Sánchez Manduley, compañera de Fidel Castro desde los días de la Sierra Maestra y figura clave después de 1959.

En 2012 publicó con la editorial española Alfaguara Posar desnuda en La Habana, que reconstruye un diario apócrifo de la escritora francesa Anais Nin en Cuba. Esta es la única novela de la escritora publicada en la Isla, en el 2013, por la editorial Letras Cubanas, agrega El Nuevo Herald.

En una entrevista publicada en OnCuba y al referirse a Posar desnuda en La Habana, la escritora dijo que la novela se sitúa en la generación de su madre.

“Está en la generación de mi madre también, ¿no? Otra vez ella. Está en todas estas mujeres escritoras, Marilyn (Bobes), Reina (María Rodríguez), Daína Chaviano también. Son mujeres que trataban de encontrar la casa de Anaïs Nin. En muchos de los libros que leímos en el Centro Alejo Carpentier, había referencias retrospectivas de su vida en La Habana, su matrimonio, o su fiebre tifoidea de niña”, señaló.

Guerra también ha declarado, en otra ocasión, que no se ha cansado de reclamar “diálogo y diálogo” y espera que, como se ha dicho muchas veces, “en el futuro, el exilio cubano y los cubanos de la Isla estén condenados a entenderse”.

Ha agregado, además, que comparte con su personaje, de Domingo de Revolución, “un gran respeto por el exilio, porque nos duele”, pero se aleja de él: “No soy ni heroína ni víctima, yo tengo mucho miedo”.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.