Actualizado: 19/01/2021 21:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Béisbol: Grandes Ligas

Sin perder las esperanzas

El lanzador Abel Prieto, quien firmó un acuerdo de Liga Menor con los Marlins, quiere creer que será premiado con un llamado a jugar en las Mayores.

Enviar Imprimir

Nuevo México queda bien lejos de Miami, pero Ariel Prieto no ha perdido las esperanzas de retornar al sur de la Florida para vestir el uniforme de los Marlins antes de que finalice la temporada.

Por el momento, su traje es el de los Isotopes de Alburquerque, la filial de Triple A de los Peces, donde el cubano alienta un sueño que se hace más difícil cada día que pasa y de frente a una realidad difícil de entender para él.

"¿Por qué el equipo ha subido a tantos lanzadores de la Doble A?'', se preguntó el ex lanzador de Isla de la Juventud en los clásicos nacionales de Cuba. "Aquí hay muchos pitchers bastante experimentados. No creo ser el único con esta inquietud".

Ciertamente, los Marlins han saltado en varias ocasiones por encima de su equipo de la Triple A para buscar el talento en la franja supuestamente inferior.

Los Marlins no pueden olvidar el éxito de Dontrelle Willis en el año 2003, cuando se convirtió en la historia más inspiradora en el béisbol a partir de su llegada al equipo directamente de la Doble A.

Como la mayoría de las organizaciones, se han dado a la tarea en los últimos años de apilar a sus más preciados prospectos en la Doble A, mientras confinan en el nivel superior del sistema de granja a jugadores que no son precisamente recién llegados ni jóvenes, como es el caso de Prieto.

"En Triple A tenemos lanzadores con experiencia en las Mayores como Prieto", indicó el coach de bullpen de los Marlins, Luis Dorante. "Jugadores que pueden resolver una situación en un momento determinado y, sin duda, ascender. Pero el equipo quiere saber su verdadero potencial con los más nuevos antes de que sea demasiado tarde para experimentar".

Con seis años de trabajo en las Mayores y de regreso de una magnífica campaña en la liga de béisbol profesional en México, Prieto firmó un acuerdo de Liga Menor con los Marlins.

El cubano quiere creer que antes del final de la temporada será premiado con un llamado de los Marlins, pero no se engaña al ver el ascenso de lanzadores de Doble A mucho más jóvenes que él.

"Estoy en magníficas condiciones físicas, mi brazo está como nunca y pienso que aún me queda mucho por dar", recalcó Prieto. "No voy a decaer ni a deprimirme. Quizá ellos se den cuenta más temprano que tarde de que la experiencia vale mucho en este deporte".

Si finalmente Prieto no hace el grado, está dispuesto a volver a México.

"Estoy seguro de que aún puedo lanzar con efectividad", apuntó el cubano. "Mientras tenga un mínimo de potencia en el brazo voy a trabajar donde sea".