Actualizado: 16/10/2017 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Deportes

Juegos Panamericanos

Cuba ocupa el segundo lugar del medallero, pero con una menguada cosecha

Estados Unidos ratificó su hegemonía y Brasil se ubicó en el tercer puesto.

Enviar Imprimir

AFP/ Río de Janeiro. Estados Unidos ratificó su hegemonía en el continente al cierre del cuadro general de medallas de los XV Juegos Panamericanos de Río de Janeiro-2007, mientras que Cuba mantuvo el segundo lugar de la clasificación como hace 36 años, aunque acechado celosamente por Brasil.

Un inalcanzable motín de 237 preseas, 97 de oro, 88 de plata y 52 de bronce, le dio a la superpotencia el decimotercer título sobre quince ediciones, ampliando su holgado dominio en las justas.

Con 59 oros, 35 de plata y 41 de bronce, Cuba se adjudicó por décima vez el segundo lugar, sitial que ocupa desde Cali-1971 y que sólo abandonó para trepar a la cumbre en La Habana-1991.

Empero, con acentuada mengua de su cosecha en comparación con la edición precedente, Santo Domingo-2003, en la que se agenciaron 72 doradas, los deportistas de la Isla vieron amenazado el vicecampeonato a manos del anfitrión y alcanzaron la posición de escolta con el menor margen histórico (5 oros) respecto al tercer puesto.

Los metales esfumados del cofre cubano engrosaron la producción de Brasil.

Subcampeona en Sao Paulo-1963, la artillería verdeamarilla capturó en su segunda lid como local 54 medallas de oro, 40 de plata y 67 de bronce, para situarse en el tercer peldaño de la clasificación, al igual que en Chicago-1959 y Winnipeg-1967.

Asimismo, ascendió de la cuarta a la tercera plaza y prácticamente duplicó su efectividad con relación a Santo Domingo, donde sumó 29 doradas.

Canadá descendió al cuarto puesto con un total de 137 (39-43-55), pese a pescar una decena dorada más que en la cita dominicana.

México, tercero y cuarto respectivamente en las ediciones de 1955 y 1975 celebradas en la capital azteca, conservó el quinto lugar —posición alcanzada en seis justas—, sin perjuicio de haber obtenido dos doradas menos y cerrar su zafra con 18 oros, 24 platas y 31 bronces.

Colombia dio un elogiable salto cualitativo y trepó al sexto escalón para coronar su mejor actuación del historial panamericano, con 14 medallas de oro, 21 de plata y 13 de bronce.

Séptima en Cali-1971, Ciudad de México-1975, La Habana-1991 y Winnipeg-1999, la delegación cafetera elevó en 3 oros y 13 platas su producción anterior y venció la histórica pulseada con Venezuela.

Argentina, dueña de la primera corona en Buenos Aires-1951, superó la línea venezolana tras apresar la última medalla de oro en liza —dobles masculino de tenis— que le permitió mantener la séptima plaza, pese a ceder 5 oros en el reparto respecto de Santo Domingo y sumar 11 doradas, 15 plateadas y 33 bronceadas.

Venezuela, con 10 de oro, 25 de plata y 34 de bronce, bajó del séptimo al octavo puesto y experimentó una merma de 6 doradas.

El noveno lugar correspondió a República Dominicana, con 6 oros, 6 platas y 17 bronces, aunque vio caer a su estrella Félix Sánchez.

Chile triplicó su porción dorada de dos a seis, ascendió tres posiciones y selló su boleto de retorno al top ten.

Ecuador escaló un peldaño, se situó undécimo y dobló su cosecha genérica, con 5 de oro, 4 de plata y 10 de bronce.

Por último, Río de Janeiro-2007 marcó un hito para El Salvador, que mediante la marchista Cristina López conquistó la primera medalla de oro de su historia en Panamericanos.