Actualizado: 20/09/2019 11:30
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Documentos

Querella criminal contra Fidel Castro

Texto íntegro de la demanda judicial presentada el 14 de octubre de 2005 por la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba ante la Audiencia Nacional de España.

Enviar Imprimir

En el campo del Nuevo Amanecer, las condiciones de vida son infrahumanas: comida infecta y enfermedades infecciosas que, como el tifus, causaron la muerte a numerosas personas sin que se facilitara la asistencia médica más elemental.

Uno de los campos de exterminio esta situado en la Región de Camagüey: el Mambí que en los años 80 encerraba a más de tres mil prisioneros. Otro es el campo de extermino de Siboney donde las condiciones de vida son execrables.

Los adolescentes cubanos en el régimen castrista también son víctimas del confinamiento en estos campos de concentración. Así el campo Arco Iris situado cerca de Santiago de las Vegas o el de Nueva Vida al Sureste de la Isla.

En la zona de Palos, se encuentra el Capitolio, un campo de internamiento especial reservado para niños de alrededor de diez años. Estos adolescentes, realizan trabajos forzados como "Plan de Rehabilitación" que supuestamente les preparan para su reinserción en la sociedad socialista.

En 1978 había en Cuba entre 15.000 y 20.000 presos políticos. Hoy el Gobierno reconoce la existencia de entre 400 y 500 presos políticos. Según Amnistía Internacional, en 1997 había en la isla entre 980 y 2.500 presos políticos (hombres, mujeres y adolescentes).

Desde 1959 más de 500.000 cubanos han pasado por los campos y centros de represión.

TERCERO.- Las ejecuciones han sido uno de los más siniestros y temidos instrumentos del régimen. La aplicación de la pena de muerte por la Seguridad del Estado, se hizo extensiva.

De 15.000 a 17.000 personas han sido fusiladas, entre ellos destacamos cuatro ejecuciones denunciadas ante la Fundación Nacional Cubano Americana:

Don MANUEL L. PUIG MIYAR, cubano, casado, de 37 años, fue acusado por delito contra el Gobierno Revolucionario Comunista de Castro, tras un juicio sumario fue fusilado en la madrugada del 20 de abril de 1961. Se acompaña demanda mundial por genocidio contra Fidel Castro y sus cómplices, presentada por su viuda Doña OFELIA ARANGO CORTINA como Doc. nº1.

Don HUMBERTO SORÍ MARIN cubano, abogado y periodista, de 46 años. Cooperador de la contrarrevolución, fue sorprendido en una reunión, detenido y fusilado el 20 de abril de 1961 pocos días después de haber sido herido durante su captura y de haberle prometido Castro a su madre que no sería fusilado Se acompaña demanda mundial por genocidio contra Fidel Castro y sus cómplices, presentada por su hermana Doña ANICIA M. SORI MARIN como Doc. nº2.

Don RAFAEL DIAZ HANSCOM cubano, casado, de 30 años, fue detenido en una reunión y fusilado el 20 de abril de 1961. Se acompaña demanda mundial por genocidio contra Fidel Castro y sus cómplices, presentada por su esposa Doña BERTA CARRO CANCIO como Doc. nº3.

Don GASPAR DOMINGO TRUEBA VARONA, español, casado, de 34 años, estuvo preso un mes y tras ser juzgado el 19 de abril, fue fusilado el 20 de abril de 1961. Se acompaña demanda mundial por genocidio contra Fidel Castro y sus cómplices, presentada por su esposa Doña MARTA COUCE TRUEBA como Doc nº4.

Don JOSÉ RAMÓN GONZALO TEJA, nacido en Ribadesella ( Asturias- España) el 10 de Julio de 1896, fue salvajemente ametrallado por las milicias bajo las ordenes de Ramón López Suárez. Se acompaña como Doc. nº5 fotocopia de demanda mundial por genocidio contra Fidel Castro y sus Cómplices.

El 8 de Octubre de 1963, a la entrada de la finca Josefita, sita en Aguada de Pasajero (Las Villas- Cuba ), en presencia de su esposa, hijas y nietos fue ametrallado, resultando fallecido inmediatamente.

El cadáver de D. José Ramón Gonzalo Teja fue recogido por las milicias, y pese a las reclamaciones hechas, hasta la fecha no ha podido conocerse el lugar donde fue enterrado.

Las sentencias de esos tribunales eran sólo una fachada legal a una decisión ya tomada por el aparato de Seguridad del Estado, por ello no había en realidad posibilidad de un juicio justo. Todas y cada una de las ejecuciones tuvieron lugar después de un apurado juicio sin la comprobación de culpabilidad. Como se demuestra mediante las denuncias que se acompañan, bastaba con ser identificado por algún cuerpo represivo para ser ejecutado.

(Se acompaña lista de fusilados como Documento nº6).