Actualizado: 27/01/2023 18:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Encuentro en la Red

Cine

Adam Sutler en La Habana

El filme 'V for Vendetta': ¿Qué pasa cuando los pueblos temen a sus gobiernos?

Enviar Imprimir

Coincidencias

Las similitudes abundan entre el dictador cubano y su homólogo británico: ambos profesan un gusto desmedido por la estética fascista en general y por Adolph Hitler en particular. El Mein Kampf de Castro se titula La historia me absolverá —frase tomada de uno de los primeros discursos de Hitler—. A ambos les encantan las consignas fáciles de recordar: "Inglaterra vencerá" puede ser un equivalente directo del redundante "Patria o muerte".

Ambos señores son homofóbicos y racistas: en la alborada de la revolución, Castro instituyó las UMAP (Unidades Militares de Ayuda a la Producción): campos de concentración a los que eran enviados —y una vez allí, forzados a trabajar— homosexuales, rockeros, testigos de Jehová y toda suerte de personas acusadas de exhibir "diversionismo ideológico"; todavía en la actualidad es ínfima la presencia de hombres o mujeres de la raza negra en posiciones de poder en la Isla.

El canciller Sutler y su gemelo cubano tienen otras cosas en común: ambos gozan de una audiencia "cautiva"; los dos adoran gritar ante las cámaras de la televisión y esconden el rostro tras variaciones sobre un mismo tema: una barba de chivo o "candado", en Sutler, una barba rala, en Castro.

Dadas estas coincidencias, a pesar de su muy convincente acento británico, no hubo una escena en toda la película en la que no viera a una mujer cubana en Evey, el personaje que tan magistralmente encarna Natalie Portman. Dejando a un lado la escenografía, los costosos trajes y los efectos especiales, por momentos me pareció que estaba mirando un documental.

La esencia del filme es resumida en una poderosa frase que el rebelde "V" le dispara a Evey a bocajarro: "Los pueblos no deben temer a sus gobiernos. Los gobiernos deben temer a sus pueblos".

Desafortunadamente, las últimas cuatro décadas y media de Castro y su absoluto control sobre el destino de la Isla demuestran que esta bella frase, como todo, es mucho más fácil pronunciarla que llevarla a la práctica.

V for Vendetta es un comentario muy atinado sobre qué puede pasar cuando los pueblos temen a sus gobiernos. Todo ser humano necesita aprender esta lección. Y es mucho más conveniente aprenderla a través del confort y el glamour de la pantalla de cine, sumado a la combinación de talentos de Natalie Portman, el visceral, vengativo, valiente y volátil vigilante "V", y los creadores de la trilogía Matrix.


« Anterior12Siguiente »