Actualizado: 14/10/2019 9:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Opinión

Adicción fatal

América Latina: ¿Son suficientes dos períodos presidenciales?

Comentarios Enviar Imprimir

La política es un deporte de contacto. En Estados Unidos lo hemos estado practicando en los últimos dieciocho meses, aunque es sólo ahora que Barack Obama y John McCain pueden ostentar, de manera oficial, los títulos de candidatos. Se augura un reñido combate, como no habíamos presenciado antes, para los próximos 60 días.

El 2008 ha sido un año electoral bastante tranquilo en América Latina. Hubo sólo cuatro elecciones generales. Barbados y Belice desalojaron a titulares de larga duración en sus cargos. Los paraguayos eligieron al ex obispo católico Fernando Lugo, quien promete la realización de reformas muy ambiciosas. En República Dominicana, Leonel Fernández ganó cómodamente la reelección.

Todas las miradas, sin embargo, están sobre Venezuela. Hugo Chávez hace esfuerzos inauditos para asegurar que las contiendas regionales y municipales del 23 de noviembre no le propinen otro revés:

-Unas 270 personas fueron excluidas de la posibilidad de elección por supuestas "irregularidades administrativas". La mayoría son de la oposición.

-El 31 de julio, casi al expirar el poder extraordinario, válido por 18 meses, para gobernar por decreto, Chávez firmó 26 leyes para centralizar y ampliar el poder ejecutivo; las mismas intenciones que los votantes rechazaron en el referéndum del 2 de diciembre.

-Una nueva ley pronto le garantizará a Chávez el derecho exclusivo para cerrar periódicos y otros medios de comunicación, si él decide que la seguridad nacional le gana a la libertad de expresión.

La oposición venezolana, jubilosa luego de los resultados del 2 de diciembre, aún tiene que encontrar su paso. Sin embargo, una victoria el 23 de noviembre significaría recuperar la mayoría de los gobiernos (8) y de las alcaldías (220) que estaban en manos opositoras antes que el abstencionismo se impusiera. Hoy, los opositores gobiernan en sólo dos estados y 65 municipios.

Sin términos medios

El 10 de agosto el referendo revocatorio dio un fuerte apoyo a Evo Morales, en especial, pero también a los prefectos en la oposición. Ahora, estamos de nuevo en el punto de partida: ¿cómo puede la clase política boliviana alcanzar acuerdos cuando ambas partes se empecinan en plataformas programáticas de "o todo o nada"?

Chávez, Morales y el ecuatoriano Rafael Correa están decididos a retener el poder por un tiempo larguísimo. En un sistema presidencial, dos períodos en el cargo son suficientes. En 1998, por ejemplo, Fernando Enrique Cardoso buscó una enmienda constitucional que le permitió presentarse y ganar una reelección. En 2002, se fue a su casa, tal y como lo hará el presidente Luiz Inácio Lula da Silva en 2010.

Es una pena que el colombiano Álvaro Uribe y el dominicano Fernández estén jugando con la idea de otra reelección. Aunque Uribe no ha mostrado las cartas, sus seguidores ya han reunido las firmas requeridas para convocar a un referendo que le permita aspirar a un tercer período. El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), de Fernández —que tiene una amplia mayoría del Congreso, las dos terceras partes necesarias para enmendar la Constitución—, llamará al voto para eliminar la prohibición de ocupar la presidencia por más de dos períodos consecutivos.

Al reforzar el debilitado poder ejecutivo, Uribe prestó un gran servicio a la democracia colombiana. De igual forma, su confrontación actual con el poder judicial socava la separación de poderes. Un tercer período de Uribe no le haría favor alguno a la democracia. Es peor aún el caso en República Dominicana, donde son más fuertes los legados autoritarios y mucho más débiles las instituciones.

El poder es una adicción y por eso los controles institucionales sobre la autoridad constituyen una ingeniosa invención democrática. Los demócratas, como Uribe y Fernández, no deberían seguir los pasos de Chávez, Morales y Correa. ¿O hemos de creer que no hay colombianos y dominicanos en las filas del uribismo y del PLD que sean capaces de lanzarse con éxito al ruedo?

Las sabias palabras de Carter

En el mes de octubre, Chile celebrará elecciones municipales. La Concertación, de centroizquierda, podría perder terreno, lo que sería un mal presagio ante las elecciones presidenciales del año 2009. Dieciocho años, y algo más, es ya mucho tiempo para que una coalición se mantenga en el poder. Si en 2010 la Alianza, de centroderecha, gana la presidencia, Chile seguirá su camino con normalidad, como también lo hará la Concertación.

Estados Unidos vivió las tres reelecciones de Franklin Delano Roosevelt hasta que decidió limitar la presidencia a dos períodos. "La vida sigue después de perder una elección", dijo una vez, con mucha sabiduría, Jimmy Carter. Con más razón, la vida sigue su curso después de ser electo a la presidencia dos veces. América Latina debería aprender esta notable lección.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.