Actualizado: 01/12/2021 17:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela 15-F

Antagónicamente dividida

Después de ganar, Chávez no tiene intenciones de apartarse del personalismo ni de sus estrategias habituales.

Comentarios Enviar Imprimir

Hugo Chávez acaba de ganar el referendo que le permitiría presentarse a elecciones cada vez que lo desee. Por lo pronto, ya expresó su candidatura para 2012, "a menos que Dios y el pueblo dispongan otra cosa". Resultados todavía parciales dan diez puntos de ventaja al ex golpista, 54,85% frente a 45,14%.

 

Líderes opositores coinciden en que Chávez utilizó cuantiosos recursos del Estado en la campaña, lo que el general retirado y ex ministro de Defensa, Raúl Baduel, calificó de "apabullante". La utilización osciló desde "dependencias hasta funcionarios y pueden tenerse presunciones de utilización monetarias", sostuvo.

 

El abogado Gonzalo Himiob, del Foro Penal Venezolano, destacó como "grave ventajismo oficial" el uso de tales recursos y subrayó que el "Congreso, alcaldías y gobernadores oficialistas dejaron de trabajar 3 ó 4 semanas antes de los comicios para promover el sí". Himiob dijo a la radio chilena que "no fueron las elecciones más justas", y precisó que en el Foro se recibieron más de 400 denuncias de irregularidades.

 

No obstante, lo cierto es que la oposición aceptó el triunfo de un político "cuyo propósito es ser el presidente vitalicio de una Venezuela destruida", señaló Baduel. Vale recordar que Chávez aseguró que la oposición no aceptaría su victoria y pondría en ejecución un plan denominado "Jaque al Rey". Nada de esto ha sucedido.

 

Mientras Omar Barboza, presidente de Un Nuevo Tiempo, se consolaba con que el "no" superó la barrera de los cinco millones de votos (Chávez obtuvo poco más de seis millones), similar sentido de optimismo insufló a sus palabras el diputado por el partido Podemos, Ismael García, quien exhortó a "no desmayar" en su lucha contra lo que definió de "proyecto autocrático".

 

Algunas razones de la derrota

 

Al parecer los llamados NI-NI, que votan o se abstienen sin fijar un horizonte ideológico y que se calculan en alrededor del 30% del electorado, decidieron ir en pro de Chávez en esta ocasión, al menos en su mayoría. Observadores los consideran la segunda fuerza electoral del país.

 

Si, en opinión de Baduel, la oposición se limita a lograr parcelas de poder y son acogidos como alejados del interés fundamental de la nación venezolana, de acuerdo con el analista Robinson Zapata, la oposición, fragmentada, "insiste en enfocar su estrategia y discurso a los sectores que por tradición y convicción le son fieles, y sigue sin conseguir una contrafigura que vaya más allá del discurso antichavista".

 

Como se sabe, no sólo Chávez podrá reelegirse indefinidamente a partir de ahora, ya que también podrán hacerlo otros funcionarios que, en el caso de la oposición, aspiran a reelegirse continuamente. La campaña de estos fue menos activa. Observadores entienden, además, que los partidos en el polo opuesto a Chávez dejaron sobre los hombros de los denominados "Manos Blancas" (sobre todo jóvenes estudiantes universitarios) el peso de la campaña, por miedo a cargar con la derrota.

 

Si bien se mostraron combativos e incisivos, estos jóvenes carecían de la experiencia para cambiar la inclinación prevaleciente y la victoria del oficialismo en muchas encuestas. Éste, al revés de lo que sucedió en la derrota de Miraflores en el referendo de diciembre de 2007, no cayó en la melaza del triunfalismo. Hizo campaña hasta el último minuto, y aun más allá de la hora que prescribía la ley.

 

A pesar de que no pocos problemas locales se agudizan y de la ineficiencia de la gestión en gran porción de Venezuela, Chávez logró convencer de que votar "no" era votar contra su figura, que todavía goza de importante respaldo.

 

Recuérdese que planes de beneficio popular (atención médica, etcétera) continúan gravitando sobre la preferencia de la población.

 

Moisés Naím, ex ministro de Industria y Comercio de Venezuela, afirmó que la tendencia en el voto la determina un país formado cada vez más por empleados que por ciudadanos, y los primeros son muy vulnerables a las presiones del gobierno.

 

El futuro

 

Venezuela es un país que "se divide en dos mitades antagónicas, que desgraciadamente no encuentran un discurso incluyente", dijo a la prensa José Virtuoso, del organismo de observadores Ojo Electoral, algo en lo que coinciden numerosos analistas de la realidad venezolana.

 

Virtuoso se fijó en que "las palabras del mandatario reivindicando su victoria no tiene llamados a la reconciliación ni a la incorporación de esa otra mitad del país", lamentó.

 

Lo peor es que no aparecen indicios de que el mandatario abandone su estrategia de estatización del país, y su cercanía y admiración por figuras como las de Che Guevara y Fidel Castro, que no son bien acogidas por anchas capas de la población venezolana.

 

Por otro lado, Chávez no tiene intención de apartarse de un personalismo que se parece cada vez más a una suerte de autocracia, distinguida por el voluntarismo y actitudes payasescas que para muchos lo invalidan como político serio y de futuro.

 

La victoria de un presidente que trata como enemigos a sus contrarios políticos, que los amenaza constantemente y descalifica, que ataca sin piedad a la prensa que no le es fiel, difícilmente puede dejar un regusto agradable en gran porción de la ciudadanía venezolana e incluso más allá de sus fronteras.

 

Pero el problema más grave que enfrentará el afán continuista de Chávez surge de la crisis que ha echado abajo los elevadísimos precios del principal rubro económico venezolano: el petróleo. ¿Mantendrá Chávez su popularidad en una crisis donde se hagan inocultables los ahogos de las grandes mayorías? Y si la respuesta es negativa, podríamos preguntarnos para qué sirvió este referendo con visos de fraude constitucional.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.