Actualizado: 01/12/2021 17:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela

Apetito de poder

Un año después de la derrota en el referendo, Chávez vuelve a la carga con el asunto de su reelección.

Comentarios Enviar Imprimir

Aunque ama la política, Hugo Chávez nunca debió escogerla como carrera. Por un lado, le sobra ambición, y por otro, no sabe disimularla. Entrampado entre tales tirones, con frecuencia enseña las porciones más vulgares de su alma política.

Descontento con lo que tiene (diez años en el poder y aún le quedan cuatro), Chávez también se siente insatisfecho con lo que no tiene, para parodiar al clásico Fenelón. Un guerrerista a toda a prueba como Napoleón Bonaparte, que hundió a Europa en uno de sus períodos más tenebrosos, dejó dicho que "la ambición de dominar los entendimientos es la peor de las ambiciones". Y por los atajos de este aforismo deambulan precisamente las ganas enormes del presidente Chávez.

'Vamos a demostrar quién manda en Venezuela'

En menos de una semana, su carácter lo llevó desde un ambivalente distanciamiento hacia la reelección, que ahora apunta a la baja (ya no desea gobernar hasta 2030, sino hasta 2021), a ordenar a su partido, el Socialista Unido de Venezuela, que inicie un debate nacional para lograr una enmienda constitucional que permita la reelección indefinida. En la Plaza Caracas, donde asistió al juramento de uno de sus alcaldes, el amigo de Castro asestó: "vamos a demostrar quién manda en Venezuela".

Suponiendo que el todavía popular ex golpista alcance a sortear los obstáculos legales de la propuesta, el esfuerzo del oficialismo se lleva a cabo a apenas un año de la no olvidada derrota en el referendo anterior. A esto se suma la cifra más que duplicada de gobernadores, en comparación con 2004, que alcanzó la oposición en las elecciones regionales del pasado 23 de noviembre.

Pero otro problema se desliza entre los anhelos de Chávez. Para no pocos expertos, fue precisamente al cerrar Radio Caracas Televisión (RCTV) cuando se inició un proceso en el cual el mandatario no ve bajar de forma drástica su popularidad, pero sí, en buena medida, la confianza de los venezolanos.

Según Luis Vicente León, director de Datanálisis, la confianza pública hacia Chávez se "fracturó" con la salida del aire, en mayo de 2007, de RCTV, entonces el canal más popular del país. Aunque es una sensibilidad política difícil de explicar, no falta quien la compara con la persona que quiere a su pareja, pero no confía en sus decisiones.

Con la misma política

Chávez, sin embargo, parece desdeñar señales como estas. La experta Marta Colomina entiende que es una "farsa el plan magnicida" que, según el mandatario, se planea contra su persona, pero sí son muy verdaderos los procedimientos legales contra Globovisión, otro popular canal opositor.

No falta quien sostiene que aquí se reproduce la vieja inquina que guarda Chávez contra la prensa que no le aplaude. La afirmación de Rafael Poleo, director de El Nuevo País, en la que comparó en octubre pasado al presidente venezolano con Mussolini, se alza como una de las acusaciones contra el canal.

Al respecto, vale recordar que Chávez llama reiteradamente "fascista" al ganador de la gobernación en Miranda, Capriles Radonsky, pero nadie lo amenaza con llevarlo a tribunales. No es legítimo que el gobierno sancione un estilo de locución política que él mismo ha ayudado a generalizar. Recientemente, Chávez llamó Vito Corleone al dirigente opositor Manuel Rosales.

En otro ataque contra Globovisión, el amigo de Castro, a través de CONATEL (Comisión Nacional de Televisión), acusó al canal por el "delito de incitación a la alteración del orden público". Sucedió que Henrique Salas Feo, candidato opositor a la gobernación por Carabobo, exhortó a los ciudadanos, cuando aún no eran irreversibles las cifras de votación, a mantenerse en la calle, pues el Consejo Nacional Electoral no anunció las cifras de Carabobo, a pesar de que ya estaban, como otras, en manos de la entidad. Finalmente, Salas Feo ganó.

Todo parece indicar que algún tipo de sanción enfrentará Globovisión, pero también parece que será rechazada por la oposición y probablemente por otros sectores, como sucedió con la inhabilitación de RCTV. La periodista Colomina se pregunta si se permitirá que Chávez cierre "los medios libres que difunden la verdad".

Entretanto, Alberto Federico Ravell, director de Globovisión, dijo que Miraflores "no aprendió la lección" del cese de Radio Caracas Televisión. Ravell teme que en estos días, en el contexto del aniversario 14 de Globovisión, lleguen las sanciones, que oscilarían desde una multa hasta la revocación de la licencia para transmitir en señal abierta, lo mismo que ocurrió a RCTV.

Mientras Chávez continúa anteponiendo la política a la economía, cuando el barril de petróleo se cotiza por debajo de los 50 dólares (precio de la OPEP, el miércoles: 41,60 dólares por barril), el destacado académico e historiador Elías Pino Iturrieta asegura que la enmienda constitucional con miras a la reelección indefinida es difícil de alcanzar, "debido al talante democrático de los venezolanos" y "a los últimos resultados electorales". "Pero el apetito de poder es tan grande —agregó— que hay que estar alerta para ponerlo a dieta".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.