Actualizado: 18/04/2019 9:42
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Europa del Este

Aprender sin confusiones

En los países ex comunistas y en España, la transición progresó mediante la vía negociada, sin ajustes de cuentas ni guerra civil.

Comentarios Enviar Imprimir

¿Existe un modelo de transición que pueda utilizarse como experiencia para Cuba? La mayoría de los expertos en el Este de Europa consultados por Encuentro en la Red afirman que "la vía negociada, sin ajustes de cuentas desenfrenados ni guerra civil", es la respuesta que podemos encontrar no sólo en los países ex comunistas, sino también en España y otras partes.

Pero atención, recomiendan estas voces, hay que escoger bien a los interlocutores. Por ejemplo, en Polonia, se aprenderá una buena lección de transición si se conversa con Lech Walesa, quien fundó en 1980 el sindicato libre Solidaridad y obligó —en febrero de 1989— a los comunistas a sentarse a la mesa de negociaciones con la disidencia, legalizar Solidaridad y convocar elecciones "semilibres", en las que los comunistas perdieron.

Walesa fundó hace poco un Comité de Solidaridad con Cuba, que organizó una conferencia internacional sobre la democracia en la Isla.

En Polonia, otro referente es el diario Gazeta Wyborcza, cuyo periodista Maciek Stasinski reconoció a este periódico: "Si alguien se ocupa sistemáticamente de Cuba, somos nosotros".

Luces y sombras

Como en casi todos los países ex comunistas de Europa del Este, en Polonia existe un Instituto de Memoria Nacional Histórica, que surgió en 1998 "para recolectar y administrar los expedientes creados por la policía secreta entre 1939 y 1989, con el fin de investigar los crímenes nazis y comunistas, encontrar a los culpables vivos o muertos, a fin de esclarecer los hechos y educar a los jóvenes", dijo a Encuentro en la Red su fundador, el doctor León Kieres.

El Instituto también publica libros, organiza conferencias, hace exhibiciones, colabora con el Ministerio de Educación en la elaboración de los programas escolares, y organiza seminarios para profesores y alumnos. También colaboran con el Museo del Holocausto en Jerusalén y Washington, a través de las universidades. Kieres considera la tarea educativa como lo más importante.

"Tenemos que enfrentar los hechos de la historia, aunque no sean brillantes sino oscuros, y junto a esto inculcar la tolerancia a los jóvenes y esclarecer el papel de las minorías nacionales (alemanes, ucranianos, lituanos). Interpretar estos problemas nos ayudará a ser más democráticos", añadió.

Sin embargo, la administración actual de los gemelos Kazczynski ha querido convertir este Instituto en un instrumento de la política de cacería de brujas, lo cual ha creado una gran polémica nacional que no ayuda a superar la etapa de ajustes que vive el país tras su incorporación a la Unión Europea.

El político checo Petr Pithart, actual vicepresidente del Senado, ex disidente y uno de los actores de la Revolución de Terciopelo de 1989, alerta sobre los errores que se pueden cometer si en el momento en que la revolución arranca, "sobreestimamos lo excepcional de nuestra situación… y nos olvidamos de las experiencias de los que nos precedieron". Y subraya: "Las experiencias universales existen… no nos dejemos confundir por los diferentes decorados".

Sin milagros

En la introducción al libro Experiencias de la transición checa, Pithart hace un recuento de los días del fin del comunismo en la ex Checoslovaquia, y explica: "Hoy intentamos generalizar los motivos de nuestros éxitos, pero también, y tal vez con mayor motivo, las causas de nuestros fallos. Al hacerlo, nos ponemos en la piel de los que mañana o pasado… asumirán el poder y empezarán su andadura por el difícil camino de la libertad".

"Se encontrarán sobre el escenario, nítidamente iluminados por el haz de luz. Me gustaría decirles con énfasis que no serán los primeros ni los últimos, aunque a ellos eso les parezca. Alguien ha dicho: 'los seres humanos nunca aprenderán del pasado'. No es verdad, es la comprensible excusa de aquellos que demasiado deslumbrados por la luz del momento rechazan aprender la lección", agrega Pithart.

Y concluye: "Después de este momento privilegiado vendrán largos quince, treinta, cincuenta años. Nosotros ya lo sabemos. Entonces los focos ya no nos iluminan a nosotros, sino a los resultados de todo aquello que podíamos haber hecho mejor y no lo hicimos".

Tanto ayer como hoy, las revoluciones que derrocaron y derrocarán el comunismo eran/son inevitables. La corrupción, la decadencia económica y la falta de interés por la ideología han sido el denominador común. Por eso, un día las masas se lanzarán a la calle y lo que parecía imposible la víspera se convierte en realidad la mañana siguiente.

El historiador británico Timothy Garton Ash lo explicó así: "Lo que tomó 10 años a los polacos, se produjo en 10 meses en Hungría, 10 semanas en Alemania del Este y 10 días en Checoslovaquia". Pero este milagro no surgió de la nada. Tuvo sus antecedentes en el levantamiento de 1956 en Budapest, en la Primavera de Praga del 68, en el nacimiento de Solidaridad en 1980 y en la política de glasnost del líder soviético Mijaíl Gorbachov.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.