Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela

Chávez es su peor enemigo

Las elecciones regionales las ganó del oficialismo, pero la mayor beneficiada fue la oposición.

Comentarios Enviar Imprimir

El 23 de noviembre, Hugo Chávez ganó el 75% de los cargos que se disputaban en las elecciones locales, regionales y estatales. Sus candidatos consiguieron 5,4 millones de votos en el país y la oposición obtuvo 4,4 millones. Los chavistas se impusieron en 17 de las 22 contiendas gubernamentales en la lid electoral. Así que, efectivamente, hace unos días ganó Chávez.

Sin embargo, estos números no reflejan algunos aspectos esenciales. Aquí se debe contar otra historia: el chavismo perdió las dos ciudades principales del país, Caracas y Maracaibo. La oposición ganó tres gobiernos, los de Miranda, Carabobo y Táchira, y defendió los dos que ya tenía en su haber: Zulia y Nueva Esparta. Los opositores ahora gobernarán en estados donde vive casi la mitad de los venezolanos, incluyendo el más rico (Zulia), el más industrializado (Carabobo) y el más poblado (Miranda).

Aunque no hubo irregularidades extraordinarias el día de la elección, Chávez no escatimó en realizar acciones —fuera de las reglas— en las semanas previas: utilizó el clientelismo a fondo y dispensó generosos favores y recursos para seducir a su base; descalificó a cientos de candidatos por supuesta "corrupción administrativa", la mayoría de ellos opositores, mientras campeaban las malversaciones desenfrenadas en las filas chavistas. Chávez despotricó, intimidó, amenazó y atemorizó.

En realidad, no le funcionó. Es cierto que más de un millón de votantes le respondieron el 23 de noviembre, pero tres millones se habían abstenido en el referéndum del año pasado. Aunque logró descalificar al primer candidato para alcalde de Caracas, la segunda opción de la oposición sacó un sorpresivo as y ganó por siete puntos. Incluso luego de las arduas campañas para descartar a los opositores, el chavismo no se pudo imponer en Zulia ni en Nueva Esparta. Debió haber sido particularmente doloroso que un número significativo de la población urbana pobre votara por la oposición.

Votar contra Chávez no es suficiente

A diferencia del referéndum del año pasado, el 23 de noviembre le permitió a las dos partes cantar victoria. Aunque por un estrechísimo margen, la victoria de la oposición en el año 2007 no se podía negar. Ahora, ninguno de los dos celebró con euforia o lamentó la suerte adversa. El año pasado, Venezuela se detuvo al borde del abismo y le dijo "no" al aferramiento de Chávez al poder. Hoy, la política ya regresa, paso a paso.

Los partidos políticos están de vuelta. Los partidos de oposición, viejos y nuevos, desplegaron unas campañas eficaces por todo el país. El PSUV de Chávez ganó un poderío mayor en las áreas rurales y en los estados más pobres. En cuanto a la facción minoritaria, los chavistas disidentes perdieron, al reunir sólo 400.000 votos del total. El año pasado ellos fueron cruciales en la derrota de Chávez. Hoy tendrán que decidir si se unen de nuevo al chavismo o si se alían con la oposición. ¡Así es la política, amigos!

La oposición ha cubierto un buen trecho. De su vagar sin rumbo por el desierto, ahora cuenta ya con una base institucional. El abstencionismo terco se ha engavetado en aras de una estrategia electoral. Luchar contra Chávez significa ganar elecciones. No hay alternativa, más que la democracia. Pero la oposición aún tiene que convertirse en una alternativa.

Votar contra Chávez no es suficiente, en especial para los millones de venezolanos desposeídos. El 23 de noviembre, Venezuela se escindió casi a la mitad: la urbana, moderna y acomodada, representada por la oposición, y la rural, tradicional, y principalmente pobre, que siguió a Chávez. Esa es una división conocida en la política de América Latina, que los opositores deben zanjar para llegar a constituir una alternativa de transparencia y competencia. Las tendencias, a corto y mediano plazos, pueden ayudar.

'Si él quiere pelea…'

Con la caída de los precios del petróleo, las perspectivas económicas son más sombrías. En medio de la creciente inseguridad, el crimen y la escasez de productos básicos, muchos votantes pobres, en las ciudades, renegaron de Chávez. Es seguro que la inflación aumentará y que el gobierno estará renuente a reducir el gasto público de forma significativa. El socialismo del siglo XXI es una guía muy endeble para las políticas económicas sensatas que Venezuela necesita.

Además, Chávez es su peor enemigo. No puede evitar despotricar, intimidar, amenazar y atemorizar: una estrategia que cada vez funciona menos. Es verdad que siempre, al principio, reconoce bien la victoria de sus adversarios, pero, enseguida, regresa exaltado a su estilo habitual de polarización.

Luego que los venezolanos le negaran el derecho a buscar la reelección indefinida, Chávez comenzó a intrigar buscando vías que le permitieran circunvalar la voluntad popular. Ahora que la oposición gobernará a casi una mayoría de la población, Chávez hace resurgir la idea de "una nueva geometría de poder", a fin de pasar por alto a los gobernadores e imponer sus propias designaciones regionales. Cómo podrá hacerlo, sin enajenar a los propios gobernadores chavistas, va más allá de lo que puedo imaginar.

Hace poco, Chávez retomó el tema de su reelección indefinida. Como dijera recientemente Teodoro Petkoff, un notable periodista de la oposición: "Si él quiere pelea, le daremos pelea". ¡Adelante!


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.