cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

México

Chiles picosos

Deuda, emigración y violación de los derechos humanos en la Isla. ¿Qué ha cambiado en los problemas entre México y La Habana?

Comentarios Enviar Imprimir

Paradoja grosera

Después de la deuda, el tema que ha tensado las relaciones es la emigración a México, y dentro de ella utilizarlo como puente para el tráfico de personas que salen ilegalmente de Cuba hacia Estados Unidos. "Es necesario suscribir algún tipo de acuerdo en el ámbito migratorio, todos estos mecanismos institucionales van a tener que empezar a funcionar ahora", indicó Piña, quizás recordando algún titular de la prensa amarillista, que supone ganancias de más de un millón de dólares mensuales en el ilegal negocio.

Pero el fenómeno es más complejo —como sabe muy bien la Secretaría de Relaciones Exteriores—. La desesperación de los cubanos, producto de la ruina inmovilista del país, obra como causa esencial. México no puede reprimir lo que critica en su frontera norte. La paradoja sería tan grosera como insostenible.

Cantinfleos aparte, es obvio que quienes son capaces de jugarse la vida en el Estrecho de Yucatán no son burgueses o agentes imperialistas —ya ni la "izquierda" latinoamericana lo sostiene—. Son seres tan ansiosos de mejorar su calidad de vida como los centroamericanos de la frontera sur. Las balsas en las que muchos arriban no son yates de recreo, los ahogados no son submarinistas descuidados…

Por favor, ¿se haría cómplice México de la zona más siniestra del embargo yanqui? ¿Devolvería a los que logren pisar suelo mexicano? ¿Cómo podría después exigirle a Washington que no actúe de la misma forma con los indocumentados o los espaldas mojadas mexicanos?

Como hace siete años

Bien recordamos que las relaciones se dañaron en 2000 y se atirantaron completamente en 2002, después de que el gobierno del presidente Vicente Fox —hermoso gesto— cambió el habitual voto mexicano de abstención por el de condena contra La Habana, en la antigua Comisión de Derechos Humanos de la ONU. La peor crisis fue en mayo de 2004, cuando Fox retiró a su embajadora en la Isla y pidió la salida del homólogo cubano, después de que Castro en otra perreta le regalara sus habituales insultos, le obsequiara un poquito de arrogancia.

Es cierto que el pasado 18 de junio La Habana consideró positivo el papel de México en el nuevo Consejo de Derechos Humanos de la ONU, que el 18 de junio eliminó el relator especial para la Isla. Y que el saliente embajador acaba de afirmar: "Hay un compromiso de ambos países para comenzar un diálogo interparlamentario en materia de derechos humanos, por supuesto sobre una base de respeto recíproco. Nadie puede ostentarse como juez de nadie".

Pero los tres chiles siguen tan picosos como hace siete años: deuda impagable, emigración desesperada y violación sistemática de los derechos humanos. A lo que se añade la relación con el vecino norteño y con la Venezuela de Chávez, dentro de una geopolítica donde Brasil y la inteligencia de Lula —¿será acusado de proyanqui? — marcan el paso.

El lugar común lo regaló Piña, mientras hacía la maleta, al reiterar la no injerencia: "Es un tema de los cubanos y que resolverán los propios cubanos (…) Seremos respetuosos de lo que aquí ocurra, y apoyaremos en lo que quieran que apoyemos. No haremos nada que pudiera afectar la relación entrañable entre los dos países".

De lo que no habló fue de telenovela, tampoco de chiles picosos. Gabriel Jiménez Remus recibe la antorcha, espera que no se le caiga por el camino. Para ello irá lentamente, esperando a ver qué pasa dentro de la cúpula gobernante, con la misma desgana que los cubanos muestran hacia lo que allá lejos fue una revolución.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.