Actualizado: 17/10/2017 10:31
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

México

Chiles picosos

Deuda, emigración y violación de los derechos humanos en la Isla. ¿Qué ha cambiado en los problemas entre México y La Habana?

Comentarios Enviar Imprimir

El cable de la agencia de noticias AFP es profesionalmente insípido, aunque algunas rajas irónicas podrían quemar labios, lengua, garganta… ¿Cómo están hoy las relaciones oficiales entre los gobiernos de Cuba y México? ¿Qué puede cambiar tras siete años de algo más que distanciamiento?

Los reportajes sobre el cansancio y el escepticismo que muestra el pueblo cubano frente a la dictadura, se unen aquí en México a la celebración del aniversario 50 de sus telenovelas. Si atamos cabos, parece que el nuevo embajador mexicano en La Habana filmará una excelente telenovela, triste y apática.

Sin embargo —lenguaje diplomático—, el embajador saliente, José Piña, afirma que el nuevo, Gabriel Jiménez Remus, tendrá un "ambiente ahora muy favorable", porque: "encontré la relación en el 2005 en una situación muy compleja, muy delicada. El año que precedió mi llegada estuvimos al borde del rompimiento de relaciones, pero dejo Cuba en un momento muy diferente", afirmó.

¿Por qué irían a restablecerse la confianza y relaciones plenas? ¿Qué se ha negociado para garantizar recíproco respeto, "restañar heridas", "superar obstáculos"? Intentaré argumentar algunas conjeturas, bajo la impresión de que al partido gobernante en México —el PAN— ni le interesa ni le conviene ahora una "asociación" con el pasado.

¿Cómo cobrar?

Como se ha repetido, México era octavo en la lista de socios comerciales de Cuba, con un intercambio de unos 400 millones de dólares anuales, pero bajó a 228 millones en 2002, aunque en 2006 empezó a recuperarse y subió a 270 millones, 40 de los cuales son exportaciones cubanas.

En este rubro esencial hay un chile habanero dentro de la sopa: el pago de la deuda que tiene pendiente la Isla, de unos 500 millones de dólares. Renegociarla es posponerla, abrir otra línea de crédito en alto riesgo, sin esperanzas de cobro, ni siquiera de intereses, mientras dure el quietismo gubernamental de los Castro y su élite.

Salvo un convenio tripartito —Venezuela pagaría—, la dulce fama cubana de padecer una desmemoria olímpica, cuando de arreglar cuentas se ha tratado, impediría que algún banco solvente extendiera un préstamo, y el PRI o el aliado perredista no están en Los Pinos, apenas son minoría en las dos cámaras.

Ya no son aquellos tiempos beatíficos donde un industrial mexicano vendía a Cuba a precios abultados, quizás sabiendo que nunca vería ni un centavo, pero con la garantía de que el banco estatal —el pueblo mexicano con sus impuestos— cargaría con la deuda, mientras algunos chiles turbios a lo mejor se distribuían entre los comensales.

¿Entonces? ¿Cómo cobrar? ¿Vender a cuál precio? ¿Los del mercado mundial o los aderezados con chiles? ¿Volvería el contribuyente a cargar con los desvergonzados incumplimientos, los que contrastan con el pago adelantado que realizan los Castro por las compras en el mercado estadounidense?


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.