Actualizado: 26/11/2021 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela

Cierre inminente

Chávez amenaza con clausurar Globovisión. Se le acusa, entre otras lindezas, de informar antes que el gobierno sobre un sismo que estremeció Caracas.

Comentarios Enviar Imprimir

El momento que vive Venezuela enseña una característica primordial. Existen libertades agredidas, en acoso, vilipendiadas, pero las que van quedando, de un modo u otro, aún se ejercen. El mandatario Hugo Chávez, por cierto, no sólo considera enemiga a la prensa opositora, sino que tiene que resistir las críticas contra la oficialista.

Por un lado, la prensa de oposición es su enemiga, porque saca a la luz la fronda y la raíz del autoritarismo prevaleciente y, por otro, la prensa oficialista también pasa a ser un problema, porque constantemente se le desnuda con calificativos de adulona, mediatizada, portavoz genuflexa del poder. Lógicamente, se equivoca junto con Chávez, y también por eso recibe afilados dardos.

En tal diapasón se mueve Hugo Chávez, pero hay un factor muy real: si él logra acabar con la prensa independiente, se ahorrará el tener que leer o escuchar adjetivos contra los medios que señorea.

Recientemente, el Parlamento Europeo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA (CIDH), la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), entre otras entidades internacionales, han evidenciado su preocupación sobre la violación de derechos humanos en Venezuela, donde no falta, obviamente, la postura de Chávez contra los informadores independientes.

La más reciente amenaza

Luego del cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV) en 2006, y la confiscación de sus equipos al año siguiente, no pocos creen que Chávez va a llevar a cabo sus recientes amenazas de cerrar Globovisión, canal frontalmente contrario a la política del amigo de Fidel Castro.

Para el académico venezolano radicado en Chile, Rafael Enrique Rincón, "desde hace años Chávez calificó a los cuatro canales (RCTV, Televen, Globovisión y Venevisión) como los Cuatro Jinetes del Apocalipsis". Luego de lo sucedido con RCTV, "sólo Globovisión se ha mantenido firme, pues el resto de algún modo se ha plegado o no ataca al gobierno".

Rincón dijo a CUBAENCUENTRO.com que "al instalar un proyecto político con ciertas ideas incuestionables y medidas difíciles como las expropiaciones, un medio de comunicación resulta muy incómodo y se convierte en una amenaza".

Las intimidaciones de Chávez, por otro lado, se hicieron aún más claras cuando llamó "al pueblo" a prepararse en caso de "guarimba", es decir, en caso de que cierre el canal, y en Venezuela y en gran parte del mundo se le condene duramente, como ya sucedió cuando clausuró RCTV en su señal abierta.

Los epítetos del ex golpista contra Globovisión apenas hace falta mencionarlos. A su director, Alberto Federico Ravell, lo llamó "magnicida", "loco con cañon", "enemigo" y "golpista". A esto le añadió el calificativo de "conspirador", entre otras lindezas. Y en calidad de juramento, espetó: "Ese loco con ese cañón se va a acabar o me dejo de llamar Hugo Rafael Chávez Frías".

Como siempre, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) acompañó en sus escatologías políticas al mandatario y culpó a Globovisión de "terrorismo mediático".

Un pretexto fallido

"Miembros del gobierno han calificado a Globovisión como objetivo militar", y "lo más esperable es que sea cerrado con cualquier argumento judicial", dijo el académico Rincón.

Para entregarle un viso de legalidad a las futuras acciones contra la libertad de prensa, el mandatario utiliza a CONATEL (Comisión Nacional de Telecomunicaciones) como "una nueva policía comunicacional", expresó en un editorial el diario El Nacional, que edita en Caracas. Chávez ordenó a esta dependencia que le abra otro "procedimiento sancionatorio" a Globovisión, recordó por su parte la agencia ANSA.

Si es verdad que el canal ocupa un lenguaje que suele desbordar ciertas normas periodísticas, no hace más que igualar el estilo del mandatario. Aunque, por su alta investidura, Chávez no debiera utilizar el lenguaje irrespetuoso del que hace gala constantemente, en el fondo, empero, la controversia política no se suele desplegar en Venezuela con palabras de terciopelo, acuña en uno de sus estudios la lingüista Adriana Bolívar, lo cual hace más cuestionable la intención de Chávez contra Globovisión.

Sin embargo, en el pretexto que escogió Miraflores para abrir el proceso, la razón parece estar del lado del medio televisivo. La autoridad acusó a Globovisión de haberse adelantado a informar —y "alarmar a la población"— sobre un temblor de alta intensidad que recientemente se sintió en Caracas y en Estados vecinos.

Y esto precisamente es lo que explica un editorial del diario El Nacional:

"Pero a esa hora, 4:30 de la madrugada, los servidores públicos estaban durmiendo a pierna suelta, o andaban de farra en los locales nocturnos de Las Mercedes. Lo cierto, y lo más grave, es que no había nadie en los sitios de guardia capaz de informar a la población civil. Ni FUNVISIS (Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas), ni los canales ni las radioemisoras del Estado se dieron por enterados sino hasta muy tarde. De modo que Globovisión salió a dar la cara ante la condenable omisión del Gobierno y de sus burócratas bonchones".

Respuestas a la amenaza

En coincidencia con el gremio de médicos y gran cantidad de periodistas, el alcalde metropolitano, Antonio Ledezma, dijo que "desde este momento la sociedad democrática se declara en estado de alerta en defensa de la libertad de expresión", y anunció "la unión de todos los sectores políticos y civiles del país" en tal objetivo.

Gregorio Salazar, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa, afirmó que Chávez no posee como paradigma la objetividad y la ética, sino la sumisión de sus rivales. Él no descansará —subrayó— hasta haber convertido a los medios en réplicas de los canales que le guardan pleitesía a su poder".

Por su parte, el ex diplomático Vladimir Villegas se opuso a la pretensión de terminar con Globovisión, pero fue a la vez contra los dos polos del periodismo venezolano: "Globovisión y Venezolana de Televisión son partidos políticos con cámaras, uno para impulsar la política de la oposición y otra para ser vocero del PSUV".

De acuerdo con el director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, la clausura es inminente, pero Chávez tendrá "que medir las consecuencias", aseveró.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

Alberto Federico Ravell, director Globovisión. (AP)Foto

Alberto Federico Ravell, director Globovisión. (AP)

Globovisión, Venezuela

Abogados oficialistas: Queremos que Globovisión pase a manos del pueblo

El gobierno venezolano dice que el canal privado viola los derechos humanos. (Globovisión)

Últimos videos