Actualizado: 20/01/2022 14:54
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Crisis para rato

Las actuaciones de Evo Morales ponen en duda su propósito de conciliar posiciones y gobernar para todos.

Comentarios Enviar Imprimir

La posibilidad de una fragmentación de Bolivia no apareció con Evo Morales, es un tema anterior a su ascenso al Palacio Quemado. Lo que no ha hecho el ex líder cocalero es aliviar las tensiones autonómicas y ser el presidente de todos los bolivianos.

Sus simpatías apuntaron siempre hacia la población indígena, mayoritaria y la más explotada a través de los siglos. Pero Morales, de origen aimara, no ha logrado satisfacer las grandes necesidades de los indígenas ni ha llenado las expectativas de otras clases y capas del país, precisamente aquellas que por su pujanza deciden el rumbo nacional.

Al privilegiar la forma de hacer política que él conocía —la de la presión, la amenaza y la movilización—, terminó por enajenar totalmente cuatro departamentos sin cuya integración Bolivia dejaría de ser Bolivia.

Morales no comprendió que el motín, la turbamulta y la algarada que se hacen en la calle, se diferencian de la meditación de gabinete, a la que debe dedicar mucho tiempo cualquier mandatario. No distinguió —y parece que todavía no distingue— que entre ser opositor y ser presidente se levanta una gruesa pared de hormigón armado.

Un país en convulsión

Apenas hay sector en Bolivia donde no se escuche inquietud, apóstrofe y desasosiego. Basta una ojeada a noticias de días recientes.

Juan Carlos Rojas, director del Instituto Nacional de Reforma Agraria, fue "expulsado a tiros por ganaderos de Alto Parapeti". La escaramuza dejó cuatro heridos. Asimismo, la Cámara Nacional de Exportadores de Bolivia se "declaró en estado de emergencia" y dijo que se sumaría "a las medidas de presión" organizadas por los aceiteros del departamento de Santa Cruz.

Mientras continuaba la huelga de hambre de los trabajadores de la Empresa de Correos de Bolivia, la Cámara del Transporte Nacional e Internacional mantuvo bloqueadas la semana pasada, durante tres días, carreteras troncales y accesos a los puestos de control fronterizo del país, presionando al gobierno para negociar la prohibición de la exportación de aceite.

La protesta concluyó luego de una movilización militar hacia las fronteras y de choques entre transportistas y activistas campesinos afines al gobierno.

En otro ámbito, "el Consejo de la Judicatura cumplió 10 años en medio de una crisis interna que deja paralizado a este órgano judicial por falta de quórum y enfrentado con la Corte Suprema".

Si pusiéramos en lista las convulsiones del último mes, no quedaría más remedio que ratificar la aguda crisis que vive el país.

El punto neurálgico

Estos problemas son una bicoca si se comparan con la batalla de toda hora entre el poder central y los departamentos de Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando. El primero decidió concretar su referendo autonómico el próximo 4 de mayo, fecha que se perfila decisiva en la historia contemporánea de Bolivia.

Un observador de ala corta podría asegurar que Morales ha sido incapaz de conciliar posiciones. Sin embargo, esto no sería cierto: en realidad Morales no lo ha intentado en el sentido verdadero de la frase. Veamos un ejemplo.

Los pasos recientes para iniciar un diálogo parecieron correctos. Morales se reunió con la jerarquía eclesiástica, que aceptó intermediar a pesar de los ataques anteriores del presidente. Posteriormente, propició que los cancilleres de Argentina y Colombia brindaran sus buenos oficios ante la crisis.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.