Actualizado: 20/02/2020 21:12
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Trump, Impeachment

Crónica de un «impeachment» fracasado

Como bien dijo un distinguido y retirado profesor de leyes, aunque después más o menos lo negó, el presidente puede hacer lo que le venga en ganas cuando le venga en ganas. Para eso es el presidente elegido por el pueblo, aunque no ganase el voto popular

Comentarios Enviar Imprimir

Todo el mundo lo sabía, o más bien todo el mundo que no estuviese cegado por su afiliación Demócrata o por una comprensible reluctancia a aceptar las reglas del juego; ya Trump lo había dicho: si mato a alguien en medio de la 5ta Avenida de New York no pasará nada. No tuvo que matar a nadie para demostrarlo, si descontamos a los ucranianos que pudieron haber muerto por no contar con el armamento necesario para repeler a los invasores y en especial los tanques rusos.

Lo único que lograron los representantes demócratas, convertidos en fiscales, que presentaron enardecidos sus alegatos acusatorios, fue “mancharle el expediente” al Presidente 45, que pasará a la Historia como el tercero sometido a juicio durante su término presidencial. Ya él mismo se lo había manchado como prestigioso y competente inversor en bienes raíces cuando se fue en bancarrota en más de una ocasión.

Pero francamente dudo que a él le importe un comino todo eso, al único que quizás le pueda preocupar es a su hijo menor que le hagan bullying —cosa que también dudo— en la escuela, y lo único que podrá decir es: “sí, pero salió absuelto”.

Los demócratas se entusiasmaron con las casuales filtraciones del libro de Bolton próximo a salir, al igual que con las buenas y desinteresadas proposiciones de Lev Parnas de presentarse como testigo, entusiasmo fútil, si bien lo dijo el presidente, que nunca hubiese permitido a Bolton testificar ante la cámara baja, que lo que quería este era publicitar su libro, y por otra parte quién era ese Parnas, acusado de problemas financieros en la campaña precisamente de Trump que jamás lo había visto, aunque existen fotos que parecen decir lo contrario, seguro amañadas al igual que falsas las visitas a Mar-a-Lago de este subalterno de Giuliani.

Y qué logró Bolton, que ahora su libro tenga que pasar por una revisión, probablemente más rigurosa, de la National Security Agency para garantizar que no contenga ningún material clasificado o, peor aún, secreto. Y Parnas con su grillete electrónico no pudo ni tan siquiera pasar, como espectador, a la sala del Senado, el pobre lo que se perdió.

Como bien dijo un distinguido y retirado profesor de leyes, aunque después más o menos lo negó, el presidente puede hacer lo que le venga en ganas cuando le venga en ganas, para eso es el presidente elegido por el pueblo, aunque no ganase el voto popular, por tanto con un mandato divino, o casi divino, por ello y cumpliendo ese mandato debe buscar la mejor forma de reelección que se le ocurra y eliminar, también de la mejor forma que se le ocurra, al que se le ponga por delante, o amenace con hacerlo.

Y para todo ello tiene el apoyo no solo del 99,99 % del Partido Republicano, y sus afiliados, sino también de —más o menos— el 50 % de la población del país, entonces para qué preocuparse por nimiedades democráticas y detalles constitucionales. ¡Qué vengan los impeachments! ¡Aquí hay un presi para aguantarlo!

Los demócratas lo intentaron, sospecho que a sabiendas de que no lo iban a lograr, debemos saludar su esfuerzo y pasar por alto el fracaso, y simplemente aconsejarles que se pongan las botas para noviembre que esa es la concreta, hagan un esfuerzo como lo hicieron con Hillary e independientemente de los resultados de Iowa traten de nominar a Bloomberg que tiene más billete que Sanders y también más de lo que dice tener Trump. Y el billete cuenta y si vuelven a fallar que aprieten lo que tiene que apretar y se vayan hablando bajito.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, a la salida de la sesión del juicio a Trump del viernesFoto

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, a la salida de la sesión del juicio a Trump del viernes.