Actualizado: 29/11/2021 15:04
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela

Cuatro hijas, dos mujeres y un funeral

Un documento que prueba que Carlos Andrés Pérez compró una tumba en Miami puede ser la clave para resolver la disputa sobre el lugar de su entierro

Comentarios Enviar Imprimir

Lo que queda del ex presidente venezolano, Carlos Andrés Pérez, se encuentra todavía congelado en una funeraria de Miami. Pero hoy lunes se podrá comenzar a tener una idea más precisa de su futuro, cuando un tribunal del condado Miami-Dade comience a escuchar los argumentos de dos familias en pugna.

Como todo político venezolano que se respete, Andrés Pérez, más conocido por CAP, tuvo dos mujeres, Blanca Rodríguez, su esposa legal ante Dios, y Cecilia Matos, su compañera ante los hombres, principalmente los amigos. Pero CAP murió el pasado día de Navidad y ahora las dos mujeres reclaman su cuerpo.

Rodríguez vive en Caracas con dos hijas de CAP. Y Matos reside en Miami, junto a una de sus hijas con el fallecido ex mandatario, mientras otra hija de esa unión se ha establecido en California.

El mes pasado, tan pronto llegaron a Caracas noticias del fallecimiento, la familia Rodríguez de Pérez reclamó el cadáver. La respuesta inicial de Matos y sus hijas fue que CAP siempre dijo que quería ser enterrado en Estados Unidos mientras el presidente Hugo Chávez estuviera en el poder, a punto de comprar un espacio en uno de los cementerios de la ciudad.

Sucede que, en medio del velorio, en un momento en que ante el cadáver del difunto, con derecho a caja abierta, desfilaba la crema y la nata de la inmigración político-doméstica venezolana, los Rodríguez-Pérez se apearon con un requerimiento de urgencia ante la oficina del juez condal Arthur Rothenberg, exigiendo el envío de lo que queda del difunto a la tierra que lo vio nacer. Aunque esto es discutible porque si bien oficialmente CAP nació en la provincia del Táchira, colindante con Colombia, siempre existió la sospecha de que realmente vino al mundo del otro lado de la frontera.

El juez, tan pronto terminó de leer el pedido, mandó a suspender el entierro, la familia, allegados y amigos todavía asistieron a una misa de cuerpo presente pasada la cual CAP fue, literalmente, engavetado en el refrigerador de una funeraria de Miami.

Hasta hoy. Después del lunes, no se sabe. Es el día en que las cuatro hijas se enfrentarán delante del juez reclamando la posesión de lo que queda de su padre.

“Lo que queremos es que mi padre venga a Venezuela. Vamos a presentar unos alegatos y a unos testigos para ganar el caso”, dijo una de sus hijas que vive en Caracas, Carolina Pérez.

Del otro lado del estrado estarán sus dos medias hermanas que viven en Estados Unidos, Victoria y María Francia Pérez Matos, con el argumento de que CAP debe quedarse en Miami porque aquí compró su hueco en el cementerio y además tienen un papel que lo prueba.

Aparentemente el papel no ha sido visto por nadie fuera del entorno familiar pero, si existe, puede ser clave en la solución del conflicto. Dicen los especialistas en derecho que sería suficiente para dejar claro que CAP tuvo la intención de quedarse para siempre en Estados Unidos. Al menos mientras Chávez siga con sus boberías.

Si no, apuntan, lo más natural es que a Rothenberg no le tiemble la mano al momento de ordenar que CAP cruce por última vez el mar Caribe rumbo a Venezuela. Y eso es lo importante, que acaben de desengavetar sus restos y que de una puñetera vez se acabe este novelón.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.