cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Salazar, EEUU, Trump

De censuras y censura (II)

A la representante María E. Salazar le preocupa la censura de Twitter contra Trump, ¿pero le molesta igual la censura de Trump contra sus críticos en Twitter? Segunda parte

Comentarios Enviar Imprimir

En mi artículo “De censuras y censura: A la representante María E. Salazar le preocupa la censura de Twitter contra Trump…”, publicado en este medio hace dos semanas, me referí al video que la representante María Elvira Salazar divulgó en Facebook y donde dijo sentirse “altamente preocupada porque en este país se está colando la censura, censura la cual yo nunca viví”, y agregó lo siguiente: “cuando comenzamos a aceptar la censura, estamos dando el primer paso hacia el socialismo”.

La representante María Elvira Salazar se refería a la censura que Twitter y Facebook han impuesto contra el expresidente Trump, y en mi artículo argumenté que, si las afirmaciones de la Representante María Elvira eran ciertas y correctas, entonces la censura que el expresidente Trump impuso a sus críticos en Twitter también era —es— socialismo.

De hecho, si censurar es cosa del socialismo, entonces el expresidente Trump sería un socialista ejemplar e indiscutible: Donald Trump hizo una guerra frontal y pública contra la libertad de expresión y de prensa. Como muestra de ello, a continuación, citamos una veintena de ataques que el expresidente Trump hizo contra los medios de prensa estadounidenses, todos publicados por él mismo en Twitter y reportados por el New York Times, Washington Post, Wall Street Journal y cadenas televisivas como NBC, CBS, CNN, ABC, MSNBC y hasta Fox News. Veamos:

  • En enero de 2017 declaró en Twitter que su esfuerzo por drenar el pantano (drain the swamp) comenzaría por la prensa.
  • En febrero de 2017 declaró en Twitter que la prensa era el enemigo del pueblo.
  • En mayo de 2017 pidió en Twitter a Jim Comey, por entonces director del FBI, que acusara y arrestara a periodistas que filtrasen información perteneciente a la presidencia.
  • En julio del 2017 atacó a la prensa durante una conferencia de prensa junto al presidente ruso Vladimir Putin. Días después lo hizo junto al presidente polaco Andrzej Duda. Vale comentar que ambos, Putin y Duda, son reconocidos censores y perseguidores de periodistas.
  • En agosto de 2017 acusó en Twitter a la prensa de mentir sobre una conversación telefónica que había tenido con el primer ministro australiano Malcolm Turnbull. Una transcripción de la conversación fue publicada en el Washington Post, y así se supo que él, Donald Trump, era quien mentía. A través de Twitter ordenó al entonces responsable del Departamento de Justicia, Jeff Sessions, que revisara las directivas que regulan la prensa estadounidense.
  • En septiembre de 2017 pidió públicamente, en Twitter, a la secretaria de prensa Sarah Huckabee Sanders que a su vez pidiese a la cadena televisiva ESPN que despidiera el periodista Jemele Hill.
  • En octubre de 2017 amenazó con llevar a los tribunales a la cadena televisiva NBC, y declaró que “es francamente asqueroso el modo que la prensa es capaz de escribir lo que ellos quieran”. Lo dijo en conferencia de prensa junto al Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau. Unos días después amenazó en Twitter con cancelar las licencias de la NBC, la cual lo había llamado “imbécil”.
  • En noviembre de 2017 alabó en Twitter la ley contra agentes extranjeros promovida y firmada por Vladimir Putin en Rusia. Dicha ley clasifica como agentes extranjeros a periodistas acreditados en ese país.
  • En diciembre de 2017, a través de Twitter pidió al Washington Post que despidiera al reportero que había cuestionado la cantidad de público presente en su toma de posesión como presidente. También en diciembre de 2017 pidió a sus seguidores en Twitter que querellaran a la cadena ABC News porque un reportaje de dicha cadena había causado un colapso en la bolsa de valores en New York.
  • En enero de 2018 amenazó en Twitter con firmar una orden ejecutiva para cambiar la ley de libelo y así facilitar querellas legales contra periodistas y publicaciones críticas para con su persona. Ese mismo mes del 2018 ordenó a sus abogados que enviaran una carta amenazadora a Michael Wolff, autor de Fire and Fury, un libro sobre Donald Trump y su presidencia.
  • En febrero de 2018 pidió a Reince Priebus que revisara, otra vez, la ley contra libelos.
  • En marzo de 2018 pidió en Twitter que procesaran a WikiLeaks por publicar información de la CIA.
  • En mayo de 2018 amenazó en Twitter a periodistas con cancelar sus credenciales si continuaban criticándole.
  • En junio de 2018 ordenó al Departamento de Justicia, en aquel entonces dirigido por Jeff Sessions, que condujera una investigación secreta contra un reportero del New York Times. Para la investigación, el Departamento de Justicia accedió secretamente a cientos de miles de correos electrónicos, números de teléfonos y nombres y apellidos de colaboradores del reportero, violando así uno de los reglamentos del propio Departamento de Justicia.
  • En octubre de 2018 exaltó en Twitter el ataque físico de Greg Gianforte, candidato republicano al senado, contra Ben Jacobs, periodista del The Guardian.
  • En noviembre de 2019 tuvo un intercambio de palabras bastante áspero con el periodista Jim Acosta de CNN en medio de una conferencia de prensa. Justo después ordenó retirarle la credencial de acceso a la Casa Blanca. La credencial fue cancelada, pero fue restablecida inmediatamente después que CNN demandara al expresidente Trump en los tribunales. Lo mismo sucedió con el periodista Brian Karem de Playboy. El expresidente ordenó la cancelación de la credencial de Karem, quien a su vez demandó al expresidente en los tribunales. La credencial fue restablecida.
  • En enero de 2019 declaró en Twitter que la prensa se había convertido en “locos, lunáticos que han renunciado a la verdad.”
  • En marzo de 2019 amenazó con censurar a Saturday Night Life, el programa humorístico que la NBC transmite los sábados en la noche.
  • En octubre de 2020 amenazó a las cadenas televisivas con boicotear el debate presidencial.
  • Y, para terminar, en diciembre de 2020 nuevamente amenazó con retirar la licencia periodística a las cadenas televisivas que reportaran noticias negativas sobre su persona.

Podríamos citar otra veintena de ejemplos, pero no es necesario. Si alguien no debería hablar de libertad de prensa y expresión es Donald Trump, el hombre que gritó a cuatro vientos que la prensa era el enemigo del pueblo. Ningún otro presidente estadounidense, ni siquiera Richard Nixon, ha atacado a la prensa con tanta furia y firmeza. Entonces, si tomamos en serio la lógica de la representante María Elvira Salazar; es decir, si la censura es cosa del socialismo y de socialistas, el expresidente Trump sería todo un abanderado de esa ideología.

Documentos públicos muestran que la representante María Elvira Salazar es licenciada en Comunicaciones por la Universidad de Miami, y por tanto es periodista. También tiene una maestría en Administración Pública por la Universidad de Harvard. O sea, que ella sabe lo que dice y hace. ¿Por qué decirles a los votantes que la censura es cosa del socialismo y socialistas? ¿Por qué intimidar a sus votantes con comentario tan absurdo?

La representante María Elvira Salazar se debe a su distrito electoral, el cual está compuesto por una mayoría de votantes cubanos, venezolanos y nicaragüenses, gente que huyó de regímenes autoproclamados socialistas. Esa gente detesta la palabra socialismo y todo lo que se le parezca. Entonces claro, la representante María Elvira Salazar dice lo que sus votantes desean escuchar. Y está bien. Así ha sido la política desde mucho antes de Nicolás Maquiavelo y hoy por hoy todos, conservadores y liberales, republicanos y demócratas, hacen lo mismo: juegan con la mentira y la verdad. Eso sí, la censura nada tiene que ver con posiciones ideológicas ni partidistas sino con intereses políticos.

A la representante María Elvira Salazar le doy el beneficio de la duda. Vi su video varias veces y me pareció que hablaba con mucha emoción, pero sin razonar. A todos nos pasa de vez en cuando.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.