Actualizado: 26/11/2021 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela

Delirio de poder

Hugo Chávez opta por mantener el radicalismo con medidas que afectan a la oposición y al país.

Comentarios Enviar Imprimir

Si algo prueban los populismos instalados en América Latina es su capacidad de reproducir un clima social de constante enfrentamiento y desasosiego. Esa es la realidad de hoy en Venezuela, y por ello el ex vicepresidente José Vicente Rangel, luego de exhortar a Hugo Chávez a dialogar con la oposición, afirmó que la "revolución puede naufragar (…) en el marco de una conflictividad cotidiana, agotadora, enervante…".

El amigo de Fidel Castro, sin embargo, hace oídos sordos a las evidencias. A propósito, La Habana parece ayudar en esta sordera, pues si en un primer momento Chávez prometió analizar la perspectiva negociadora, luego de viajar a Cuba, en el contexto triunfal del referendo, que le permitió presentarse indefinidamente a las presidenciales, optó por mantener el radicalismo.

En vez de aliviar tensiones, Chávez las incrementa con medidas que afectan a la oposición y al país. Pero lo más grave es que nacen en contra del no a la reforma constitucional, sancionado con el voto popular el 2 de diciembre de 2007.

Ésta, precisamente, es una de las banderas de la oposición, la cual parece decidida a enfrentar el proceso de recentralización que lleva a cabo el Palacio Miraflores contra aeropuertos, puertos, puentes, carreteras, etcétera; que pertenecen a los estados.

Por lo pronto, ya fueron ocupadas militarmente las instalaciones de Puerto Cabello, estado de Carabobo, y el aeropuerto La Chinita, de Zulia.

Junto con lo anterior, el gobierno central pretende colocar una autoridad única para el Distrito Capital, con lo cual se anularía al liderazgo opositor electo democráticamente en noviembre pasado. Además, busca diferir las elecciones municipales y de miembros de juntas comunales.

Recuérdese que el actual contexto ya venía precedido por la confiscación de propiedades, la invasión de tierras y la expropiación de productores de arroz y otras empresas, lo que provocó protestas desde la oposición y el empresariado, principalmente.

Pero mientras un paquete de medidas económicas como consecuencia de la crisis internacional gravita sobre las cabezas de los más pobres en Venezuela, Chávez añadió a su programa de control político la solicitud del ministerio público de privar de libertad a Manuel Rosales, ex candidato presidencial y alcalde de Maracaibo, en el Estado de Zulia. A Rosales se le acusa de enriquecimiento ilícito. Zulia fue recientemente escenario de una significativa manifestación en contra de la reforma a la descentralización y en apoyo del alcalde.

Vale aclarar que cuando se dice Chávez, se alude también al Parlamento donde tiene mayoría, al poder judicial que domina y las fuerzas armadas, entre otros sectores del país, los cuales son criticados, a veces acerbamente, por la prensa, la cual sostiene que una larga lista de corruptos oficialistas tiene sus causas suspendidas.

El proceso judicial contra Rosales, que se realizará en Caracas y no en Zulia, es el colofón de las inhabilitaciones de más de 200 líderes políticos, principalmente de oposición, que fueron impedidos por la Contraloría para participar en las elecciones de noviembre pasado.

Críticas por doquier

Si de acuerdo con Pablo Pérez, gobernador del petrolero estado de Zulia, "recentralizar es agredir al pueblo que eligió a gobernadores", para Alejandro Silva, dirigente de Primero Justicia (PJ), "la única y auténtica revolución" que ha ocurrido en Venezuela en veinte años es el proceso de descentralización que ahora se está demoliendo.

El respetado intelectual y dirigente de PJ, Antonio Ecarri, dijo por su parte que están "asesinando" a los consejos comunales y vaticinó que el centralismo hará que "Caracas colapse y las regiones sean una ruina". Ecarri pronosticó "sorpresas", pues en las filas del Partido Socialista Unificado de Venezuela, donde señorea Chávez, "hay mucho dirigente comunal frustrado".

Wilmer Azuaje, del Frente Popular Humanista-Barinas, acusó a Chávez de traicionar los principios que dijo defender, denunció que hoy "los oligarcas" son los miembros de la familia presidencial y alertó que los puertos que han sido tomados se los entregarán a los cubanos.

Tal traspaso se llevaría a cabo a través de la empresa Bolivariana de Puertos S.A., cubano-venezolana, creada por decreto de Chávez en 2007, que se encargaría de la "recuperación y construcción de puertos".

Como fruto de este enrarecido ambiente, 80 congresistas instalaron lo que se ha dado en llamar Asamblea Nacional para la Defensa del Poder Popular, cuyo fin es convertirse en contrapeso del Parlamento, con mayoría oficialista. Sus objetivos primordiales son "legislar a favor de la gente y revertir el proceso de descentralización".

Entretanto, la Internacional Socialista anunció que enviará una misión especial a Venezuela ante la "tensa y difícil" situación política en este país, denunciada por líderes opositores. Habrá que ver si Chávez le permite entrar al país.

Según Pablo Pérez, Miraflores busca "arrinconar a los gobernadores arrebatándoles bienes y servicios", y subrayó que el gobierno está intentando generar una situación como la de 2002, y hallar una excusa para "acusarnos de golpistas y desestabilizadores", dijo. Pérez advirtió a la prensa: "nosotros vamos a permanecer en protesta y reclamo permanente".

La Asociación Civil Súmate —sin fines de lucro y con 30.000 voluntarios— emitió un documento donde afirma la gravedad de lo que sucede, pues Venezuela está transitando "el camino para la reducción del poder estadal y municipal con el fin de concentrarlos en la Presidencia de la República".

"La receta de hoy es la misma de ayer", aseguró el comentarista del diario El Universal, Juan Carlos Apitz, quien catalogó a Chávez de dueño de un "inmenso delirio de poder a través de la generación del miedo y la apatía".


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.