Actualizado: 22/01/2022 2:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Portugal

'Después de mí, el diluvio'

Conversación con Fernando Dacosta, autor del libro 'Máscaras de Salazar', sobre los últimos días del dictador portugués.

Comentarios Enviar Imprimir

Un verdadero autista

Si Salazar tenía momentos de lucidez, hasta se producían supuestos despachos de gobierno. Él nunca realizaba un Consejo de Ministros, gobernaba dando órdenes directas, según el escritor luso.

Dacosta recuerda una anécdota del ministro de Finanzas, que se presentó para pedir autorización para un viaje de trabajo a Londres.

"Fue un día en el cual Salazar se encontraba en pésimas condiciones. El ministro habló, explicó las razones del viaje y Salazar no respondía nada. Entonces fue la gobernanta la que dijo que a veces no escuchaba bien, que le repetiría al oído las razones del viaje. Se acercó a Salazar, balbuceó algunas palabras que nadie entendió bien, se levantó y respondió al ministro: 'Dice el presidente que puede ir a Londres y que cuando regrese venga a explicarle el resultado de esas gestiones'".

El entonces joven reportero Dacosta buscó la fórmula para acercarse y tener acceso a Salazar, antes de que se deteriorara más su estado de salud.

"Me presentaba en Sao Bento a las cinco de tarde y decía que iba a saludar a Doña María, la amiga de mi madre. Ella enseguida autorizaba mi entrada y me reunía con ella en el patio, que estaba convertido en una hortaliza, con jaulas con crías de gallina. Yo sabía que más o menos a aquella hora Salazar también salía para dar un paseo por el jardín. Así lo fui conociendo y conversé con él en múltiples ocasiones", relata el historiador.

Según Dacosta, el dictador luso se había convertido "en un verdadero autista". Eran otros, en especial la gobernanta, los que le decían lo que se comentaba en cafés y mercados acerca del gobierno. "Él vivía en otro mundo, como si fuera un extraterrestre. Estaba rodeado de aduladores".

'El más grande', según el público

Salazar estaba convencido que durante su mandato estallaría la tercera guerra mundial y que la Unión Soviética "quedaría destruida desde dentro". En lo primero se equivocó, y lo segundo se produjo, pero unos cuantos años después, relata el historiador luso.

Sentía desprecio por Hitler, Mussolini y Franco, pero admiraba a Stalin, recuerda Dacosta, quien tuvo la posibilidad de compartir con el dictador portugués.

Durante más de 40 años de poder absoluto, Salazar construyó el llamado Estado Nuevo, pero no preparó nada para la sucesión. Pensaba que si moría el país podía "caer en el caos, pero eso no le importaba", según el historiador.

En Portugal ya se han vendido más de 80.000 ejemplares del libro Máscaras de Salazar, de Fernando Dacosta.

El pasado 26 de marzo, el dictador Antonio de Oliveira Salazar —que gobernó Portugal entre 1932 y 1968— ganó una votación popular para elegir a los "grandes portugueses" de la historia, promovida por el canal estatal de la televisión lusa.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.