Actualizado: 17/08/2018 22:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela, Elecciones, Maduro

¿Dónde está el fraude?

Las recientes elecciones en Venezuela fueron las de mayor abstención en los últimos 60 años del país sudamericano

Comentarios Enviar Imprimir

El pasado 20 de mayo un amigo comentando las elecciones en Venezuela lanzó la pregunta. La deformación profesional del contable obsesivo con la búsqueda de datos ratificatorios demoró la respuesta evidente. Comencemos con antecedentes cubanos.

El expresidente Fulgencio Batista carecía de posibilidades en su aspiración electoral en 1952, ello provocó el “madrugonazo” el 10 de marzo a dos meses de las elecciones presidenciales. El rechazo se hizo unánime pues los cubanos guiados por la Constitución del 40 preveían un futuro mejor.

Luego del cuartelazo se celebraron elecciones en 1954 y en 1958, resultando “electos” Batista y Andrés Rivero Agüero respectivamente. Veamos los números de la época:

Detalle1944194819541958
VencedorRamón GrauCarlos PríoF. BatistaAndrés Rivero
Población4,2 millones4,8 millones5,9 millones6,6 millones
% Participación78,779,552,645,9
%Votos triunfador930 mil905 mil460 mil428 mil

La población de Cuba creció el 57 % entre 1958 y 1944, sin embargo, a pesar de la represión y los fraudes el candidato de Batista solo alcanzó el 46 % de los votos logrados por Ramón Grau San Martín vencedor en 1944. Las elecciones de 1958 no fueron reconocidas por nadie. Estados Unidos, que ya venía mostrando preocupación por la situación existente[1] comunicó a Batista —según las memorias del entonces embajador estadounidense en Cuba— que no reconocería esos resultados.

Resulta similar la evolución electoral en Venezuela:

Detalle2006201220132018
Población27,2 millones27,2 millones28,9 millones31 millones
% Participación78,779,552,645,9
Votos triunfador7,3 millones8,2 millones7,5 millones6,2 millones

La población crece 14 % en 2018 con relación a 2006 (+3,8 millones). Sin embargo, los votos por el “triunfador” decrecen el 14 %, equivalentes a un millón cien mil menos. En resumen, Maduro es reelecto por el 19 % de la población del país; el 46 % del registro electoral y con un millón trescientos mil votos menos que los alcanzados en su discutida victoria anterior.

Hay factores que no recogen las estadísticas, como son la neutralización de los líderes opositores con el asesinato, la prisión o el exilio, las presiones sobre la masa de votantes Estado-dependientes premiados o castigados según su conducta electoral, etc., pero hay factores que los números muestran diáfanamente.

Por Maduro votaron 6,2 millones de venezolanos, por sus adversarios 2,9 millones, más 10,8 millones que no votaron cumpliendo la consigna opositora, por tanto “no Maduro” hubo 13,7 millones de votos más abstenciones, más del doble (221 %) de los obtenidos por Maduro. A ello debe sumarse los excluidos arbitrariamente por el oficialista Consejo Nacional Electoral, pues la diferencia del padrón electoral y la población total alcanza once millones de personas, más de la tercera parte. Veamos: descontando casi 5 millones de menores de edad según censo y estimando largamente un millón sin derecho legal al voto, los posibles votantes legalmente ascenderían a 25 millones. En ese caso la asistencia a las urnas seria del 36,8 % y los votos por Maduro el 24,8 % de los potenciales votantes.

Por último, las alegaciones de que existen presidentes electos con menos votación en otros países no resultan válidas pues generalmente el padrón o registro electoral es automático. Todo ciudadano tiene derecho al voto y la exclusión por razones legales es casuística, por tanto, el porcentaje que se alcance es contra todos posibles votantes según censo, sin exclusiones.

Estas elecciones resultan las de mayor abstención en los últimos 60 años.


[1] Diecisiete días para reconocer a Batista en 1954 y retiro de la colaboración y embargo de equipos militares en marzo de 1958.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.