Actualizado: 26/11/2021 14:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Sudáfrica

Dos pájaros de un tiro

Los recientes resultados electorales fortalecen la democracia en ese país y amenazan a Robert Mugabe.

Comentarios Enviar Imprimir

El resultado de las elecciones del pasado 22 de abril en Sudáfrica estaba cantado. Con el 65,9% de los votos, el candidato victorioso fue Jacob Zuma, presentado por el Congreso Nacional Africano (ANC, por sus siglas en inglés), quien había recibido el apoyo del líder histórico Nelson Mandela, Premio Nobel de la Paz.

Según anunció desde Pretoria la Comisión Electoral Independiente, el ANC obtuvo 264 legisladores de los 400 que componen la Asamblea Nacional. Estos datos indican que le faltaron tres escaños para la mayoría de dos tercios, necesaria para cambiar la Constitución.

En 2004, cuando se celebraron las elecciones anteriores, el partido gobernante obtuvo más del 70 por ciento de los votos, de ahí que algunos analistas consideren las actuales cifras como "una derrota" de Zuma.

De entrada, la democracia sudafricana es la que sale ganando con estos resultados. Se acabó el favoritismo por el partido único. Zuma tendrá que gobernar con la Constitución existente, o realizar un referéndum nacional, si pretende cambiarla.

La no obtención de la mayoría de dos tercios también representa un mensaje de alivio para los inversionistas extranjeros, algo temerosos de los devaneos izquierdistas del nuevo presidente. También es una garantía para los partidos de la oposición, que ahora saben que las reglas de juego no pueden ser cambiadas al antojo del partido gobernante.

Los resultados oficiales arrojaron que el ANC obtuvo 11.650.748 de los votos de los 17.680.729 sufragios válidos emitidos para la Asamblea Nacional. La Alianza Democrática (AD) ocupó el segundo puesto, con un 16,66% de los votos y 67 diputados; y seguido del Congreso del Pueblo (COPE), de formación reciente, con un 7,76% de los sufragios y 30 legisladores.

El COPE, integrado por antiguos militantes o dirigentes del ANC, surgió tras la destitución en septiembre pasado, por la dirección de su propio partido, del anterior presidente del país, Thabo Mbeki. Este último no forma parte de ese nuevo partido, pero se negó a realizar campaña por el ANC.

Desaparecen los partidos minoritarios

En las elecciones regionales, el ANC sólo perdió en la provincia de Cabo Oeste, una región que representa el epicentro de la industria turística y ha pasado a manos de la AD, dirigida por Helen Zille, una mujer de raza blanca. En esta zona también se encuentran las principales haciendas que producen frutas para la exportación.

De acuerdo con un analista consultado por CUBAENCUENTRO.com, esta región puede convertirse en un bastión para que la Alianza obtenga mayor potencial económico, ya que el poder local controla los ingresos de los impuestos y disfruta de bastante autonomía.

El periodista sudafricano Mondli Makhanya considera que luego de estas elecciones han desaparecido una serie de partidos minoritarios "que florecieron en los últimos nueve años". El país ahora tiene "diez partidos serios, con sólo dos partidos de la oposición con un peso significativo", el COPE y la AD, agregó.

En opinión de Makhanya, los comicios han demostrado igualmente "el poder del dinero" en una campaña electoral, así como los nuevos métodos de ganar votos. El ANC tendrá que aclarar de dónde salieron "centenares de millones de rands" (moneda sudafricana), sostuvo el periodista.

No obstante, otros expertos en el tema estiman que el ANC se ha destacado en el uso de nuevos métodos, como motivar a los jóvenes, prometer a la clase obrera un futuro mejor y satisfacer a la nueva clase media de raza negra.

Makhanya señaló como lección de estas elecciones que tanto "los hartos, como los satisfechos, los descontentos y optimistas, todos coincidieron en que la democracia es la vía para la nación".

Mugabe, el gran perdedor

El gran perdedor en estas elecciones fue Robert Mugabe, presidente de Zimbabue, quien se mantiene en el cargo gracias al respaldo que recibió del presidente Mbeki, pues Zuma sí lo considera "un verdadero dictador".

El pasado 22 de abril, el primer ministro de Zimbabue, Morgan Tsvangirai, le había dado un ultimátum para resolver varios asuntos pendientes, acordados al formar un gobierno de coalición: la retirada de la cartera del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, que pertenecía al MDC, así como nombramientos unilaterales por parte de Mugabe del gobernador del banco central y del Fiscal General de la República.

Cuando los seguidores del partido de Mugabe, Frente Patriótico (ZANU-PF), apoyados por la policía y las fuerzas de seguridad, desencadenaron una oleada de agresiones contra los militantes y dirigentes del MDC, la reacción de Jacob Zuma fue un aviso para Mugabe: "Nosotros no podemos estar de acuerdo con los procedimientos del ZANU-PF, luchamos por el derecho del pueblo a votar, luchamos por la democracia".

Acusado de ser un líder populista, Zuma es "una persona muy popular, porque procede de la lucha sindical", dijo a este diario un conocedor de la política surafricana, y agregó: es cierto que tiene bajo nivel de escolaridad, pero posee "un instinto natural" en temas políticos.

Sobre Zimbabue, señaló que el presidente electo sudafricano intentará primero conversar con Tsvangirai, lo que indica que los días de Mugabe pueden estar contados.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.