Actualizado: 29/11/2022 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Nuclear, Rusia, Putin

El chantaje nuclear

¿Se atreverá “el nuevo zar”, ciego, sordo y mudo a escalar el conflicto a guerra total nuclear?

Comentarios Enviar Imprimir

El pasado 30 de septiembre en su discurso de anuncio y celebración de la ilegal anexión de territorios ucranianos, el presidente ruso, Vladimir Putin, se abstuvo de amenazar con un ataque nuclear inmediato para detener las contraofensivas ucranianas en la Ucrania ocupada por Rusia.

Asombrosamente, el anuncio y celebración con brindis de champagne y aplausos se producía en el preciso momento en que cientos de efectivos rusos habían sido cercados completamente en la ciudad de Lyman en la provincia de Lugansk corriendo el triste destino de ser aniquilados o capturados prisioneros.

Esta disparidad tan sombría entre lo que en realidad está sucediendo en el campo de batalla y lo que Rusia pretende mostrar al mundo confirma que sus dirigentes son tan ineptos, tan ilusos o tan criminales que les importa un bledo el sufrimiento y destino de sus soldados y de su propio pueblo.

Todo hace indicar que Putin aceleró los planes de la anexión para congelar la guerra a lo largo de las líneas de los frentes actuales y dar tiempo a la movilización rusa para reconstituir las fuerzas rusas.

La anexión de partes de cuatro provincias ucranianas no significa que Putin haya abandonado su objetivo declarado de destruir el Estado ucraniano por un objetivo menor. Si la anexión de la Ucrania ocupada por Putin logra estabilizar el conflicto a lo largo de nuevas líneas de frente, el Kremlin podría reconstituir sus fuerzas y renovar su invasión de Ucrania en los próximos años, esta vez desde una posición de mayor fuerza y ventaja territorial

El discurso de anexión de Putin hizo varias referencias generales al uso nuclear que son consistentes con su lenguaje pasado sobre el tema, evitando hacer las amenazas directas que sería muy probable que precedieran al uso nuclear. Putin aludió a la voluntad de Rusia de utilizar “todos los medios disponibles” para defender el territorio ruso reclamado, un tema de conversación común del Kremlin.

Putin declaró que “Estados Unidos es el único país en el mundo que usó dos veces armas nucleares, destruyendo las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki. Por cierto, crearon un precedente”. Putin estiró sus alusiones históricas, afirmando que Estados Unidos y el Reino Unido destruyeron demostrativamente y sin necesidad militar muchas ciudades alemanas durante la Segunda Guerra Mundial con el “único objetivo, al igual que en el caso de los bombardeos nucleares en Japón, de asustar a nuestro país y al mundo entero”,tratando de retratar a los estados occidentales como el verdadero agresor. Putin no articuló directamente ninguna nueva línea roja ni amenazó abiertamente con usar un arma nuclear contra Ucrania si continúan las contraofensivas ucranianas. Putin está tratando de forzar a Kiev a la mesa de negociaciones mediante la anexión del territorio ocupado por Rusia y la amenaza del uso nuclear. Está siguiendo la trayectoria que en artículos anteriores habíamos pronosticado, que una anexión rusa buscaría presentar a Kiev un hecho consumado que impida las negociaciones sobre límites territoriales incluso para un alto el fuego al afirmar que Rusia no discutirá el estado del territorio ruso (anexado ilegalmente a través de la conquista militar), el argumento que el Kremlin ha utilizado con respecto a Crimea desde 2014.

Como era de esperar, Putin exigió que Ucrania volviera a las negociaciones en su discurso del 30 de septiembre anunciando la anexión e impidió cualquier discusión sobre la devolución del territorio ucraniano anexionado ilegalmente al control de Kiev: “Pedimos al régimen de Kiev que cese inmediatamente todo el fuego y las hostilidades y ponga fin a la guerra que inició en 2014 y regrese a la mesa de negociaciones. Estamos preparados para ello y lo hemos dicho varias veces. Pero la decisión de la gente en Donetsk, Lugansk, Zaporiyia y Jersón no la negociaremos. Esta elección se ha hecho y Rusia no la traicionará”.

El llamado de Putin a las negociaciones y las amenazas nucleares implícitas están dirigidas tanto a Ucrania como a Occidente; probablemente esté evaluando incorrectamente que su política arriesgada nuclear llevará a Estados Unidos y sus aliados a presionar a Ucrania para que negocie. Sin embargo, Ucrania y sus aliados internacionales han dejado claro que no aceptarán negociaciones a punta de pistola y no renunciarán al derecho soberano de Ucrania a sus territorios. Como escribió el 20 de septiembre el ministro del Instituto Ucraniano para el Estudio de la Guerra y el Proyecto de Amenazas Críticas 2022 de AEI, Dmytro Kuleba, “Ucrania tiene todo el derecho de liberar sus territorios y seguirá liberándolos independientemente de lo que Rusia tenga que decir”. ¿Cómo queda Putin, entonces, y cuáles son las perspectivas reales para el empleo ruso de armas nucleares? Resulta muy difícil pronosticar el punto en el que Putin decidiría emplear armas nucleares. Tal decisión sería inherentemente personal, pero las líneas rojas declaradas por Putin para el uso de armas nucleares ya se han cruzado en esta guerra varias veces sin ninguna escalada nuclear rusa.

Las incursiones transfronterizas ucranianas reportadas en la provincia rusa de Belgorod al noreste de Járkov y los ataques contra Crimea ocupada por Rusia podrían cumplir con el umbral declarado de uso nuclear ruso de “agresión contra la Federación Rusa con el uso de armas convencionales cuando la existencia misma del Estado está en peligro”. Putin enmarcó a Ucrania como una amenaza existencial para la soberanía rusa repetidamente al comienzo de su invasión a gran escala, una frase que cumple con ese umbral declarado: “Para nuestro país, es una cuestión de vida o muerte, una cuestión de nuestro futuro histórico como nación. […] No es solo una amenaza muy real para nuestros intereses, sino para la existencia misma de nuestro Estado y para su soberanía. Es la línea roja de la que hemos hablado en numerosas ocasiones”, dijo el 24 de febrero. La doctrina nuclear formal rusa evidentemente no es un factor decisivo para Putin, quien según los informes ha estado microgestionando esta guerra hasta el nivel operativo.

Putin ha puesto en marcha dos medios principales que no son de uso nuclear a través de los cuales intentará lograr sus objetivos: la movilización parcial para reemplazar las pérdidas rusas y las presiones energéticas invernales sobre Europa para disuadir el apoyo europeo. Es probable que tenga la intención de que la movilización en curso de Rusia estabilice las posiciones rusas y permita la congelación temporal del conflicto. Es poco probable que tenga éxito; Apresurar a miles de hombres rusos no entrenados y desmotivados al frente de batalla no aumentará significativamente el poder de combate ruso, particularmente en lugares como la provincia occidental de Lugansk, donde las contraofensivas ucranianas están haciendo progresos significativos.

Putin pretende que su segundo enfoque de reducir las exportaciones de gas natural a Europa, rompa el consenso occidental sobre el apoyo a Ucrania y limite la ayuda militar occidental a las fuerzas ucranianas. Esto también es poco probable que tenga éxito; Europa está en un invierno frío y difícil, sin embargo, los líderes de la OTAN y los estados europeos no pertenecientes a la OTAN no han vacilado en su apoyo a la soberanía ucraniana y pueden aumentar ese apoyo a la luz de la anexión ilegal de Rusia, incluso frente a los costos económicos. Varios estados europeos están encontrando activamente alternativas a la energía rusa y probablemente estarán mucho más preparados para el invierno de 2023. Es difícil evaluar qué indicadores utilizará Putin para evaluar el éxito de cualquiera de los dos esfuerzos. Pero ambos tomarán un tiempo considerable para dar frutos o para fracasar demostrablemente, tiempo que Putin probablemente tomará antes de considerar una escalada nuclear. Putin probablemente necesitaría usar múltiples armas nucleares tácticas en Ucrania para lograr el efecto operativo deseado: congelar las líneas del frente y detener las contraofensivas ucranianas. Pero el efecto operativo tendría que superar los costos potencialmente muy altos de una posible represalia de la OTAN. Putin podría intentar un ataque terrorista nuclear contra uno o más centros de población ucranianos importantes o infraestructura crítica con la esperanza de sorprender a Ucrania para que se rinda o a Occidente para que corte la ayuda a Ucrania. Sin embargo, es muy poco probable que tales ataques obliguen a Ucrania u Occidente a rendirse, y serían tremendas apuestas del tipo que Putin se ha negado históricamente a tomar.

El gobierno y el pueblo de Ucrania han demostrado repetidamente su voluntad de continuar luchando, y a Occidente le resultaría muy difícil simplemente rendirse ante actos tan horribles debido al precedente que tal rendición establecería.

Si Putin en su desesperación y locura decide emplear armas nucleares para cambiar el entorno operativo, si es que las usa, tiene dos opciones principales: atacar líneas terrestres ucranianas clave de nudos de comunicación y centros de comando para paralizar las operaciones ofensivas ucranianas, y/o atacar las principales concentraciones de fuerzas ucranianas cerca de la línea de contacto. Una sola arma nuclear no sería decisiva contra ninguno de estos conjuntos de objetivos. Putin probablemente necesitaría usar varias armas nucleares tácticas en ucrania para lograr efectos significativos e interrumpir la capacidad de Ucrania para llevar a cabo contraofensivas. La escala de uso nuclear probablemente requerida aumentaría los riesgos de represalias occidentales, probablemente aumentando los costos potenciales que Putin tendría que sopesar contra los probables beneficios temporales que los propios ataques podrían proporcionar. Por lo tanto, el uso nuclear ruso sería una apuesta masiva por ganancias limitadas que no lograrían los objetivos de guerra declarados de Putin. En el mejor de los casos, el uso nuclear ruso congelaría las líneas del frente en sus posiciones actuales y permitiría al Kremlin preservar su territorio actualmente ocupado en Ucrania. El uso nuclear ruso no permitiría a las ofensivas rusas capturar la totalidad de Ucrania (el objetivo original del Kremlin para su invasión de febrero de 2022). La doctrina militar rusa exige que las Fuerzas Armadas rusas puedan luchar eficazmente en un campo de batalla nuclear, y el uso doctrinal “correcto” de las armas nucleares tácticas implicaría ataques nucleares tácticos para perforar agujeros en las líneas ucranianas, lo que permitiría a las unidades mecanizadas rusas llevar a cabo un ataque inmediato a través del área objetivo y penetrar profundamente en las retaguardias traseras ucranianas. Las fuerzas rusas degradadas y desmoralizadas que actualmente operan en Ucrania no pueden llevar a cabo operaciones ofensivas efectivas ni siquiera en un entorno no nuclear. Serian rotundamente incapaces de operar en un campo de batalla nuclear. Los reemplazos recién movilizados enviados a las líneas del frente con menos de una semana de entrenamiento, no tendrán el equipo, el entrenamiento y la moral necesaria para llevar a cabo operaciones ofensivas después del uso nuclear. Además, es probable que la OTAN responda al uso de armas nucleares rusas en Ucrania con ataques convencionales contra posiciones rusas allí. El uso ruso de múltiples armas (que serían necesarias para lograr efectos operacionales decisivos) solo aumentaría la probabilidad y la escala de una respuesta convencional occidental. Cuanto más seguro esté Putin de que el uso nuclear no logrará efectos decisivos, sino que atraerá una intervención militar convencional occidental directa en el conflicto, menos probable es que lleve a cabo un ataque nuclear.

Pero lo más asombroso de todos los innumerables errores cometidos por la dictadura de Putin desde embarcarse en librar una guerra de tercera generación contra un enemigo que lo ha derrotado en el terreno respondiendo con una guerra de cuarta generación es continuar ignorando la abismal superioridad militar no ya de la OTAN sino concretamente de Estados Unidos.

Como puede un individuo que se cree heredero de Pedro el Grande ser tan imbécil de no percatarse que desde el momento que emplee la primera arma nuclear táctica en Ucrania, la respuesta convencional de Estados Unidos será tan demoledora que no quedará un soldado ruso vivo en territorio ucraniano. Los jefes militares rusos saben bien que una vez que crucen esa raya roja comenzará el desplome, quedándose ciegos, sordos y mudos de un plumazo. Ellos sí saben que la primera acción del Comando Espacial de Estados Unidos será el cumplimiento inmediato de su misión que es: “Llevar a cabo operaciones en, desde y a través del espacio para disuadir conflictos y, si es necesario, ultimar agresiones, brindar capacidad de combate espacial para la fuerza conjunta/combinada y defender los intereses vitales de Estados Unidos junto con sus aliados y socios”.

Ni un satélite ruso quedará en pie; cero comunicaciones; cero GPS; cero guiados satelitales de misiles. Y todo esto sucederá sin afectar en absoluto la “existencia de Rusia como nación”. ¿Se atrevería el nuevo Zar, ciego, sordo y mudo a escalar el conflicto a guerra total nuclear?

El botón “Rojo” que iniciaría la guerra total nuclear, tiene dos códigos diferentes: uno el presidente y otro el ministro de las Fuerzas Armadas. Ninguno de los dos puede iniciar la guerra si no coinciden. ¿Estarían estos personajes y sus círculos más cercanos dispuestos a perder sus palacios alrededor del mundo y sus exuberantes yates de centenares de millones de dólares recorriendo océanos y playas exóticas para no perder la pulverizada ciudad de Mariúpol? No lo creo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.