Actualizado: 31/10/2020 1:43
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Países No Alineados

El Movimiento de Países No Alineados ya no sirve para Cuba

El protagonismo de Fidel Castro en el movimiento empezó hacia finales de los años 60 y tomó fuerza a partir de los 70, con la hostilidad de Tito y el disgusto de India

Comentarios Enviar Imprimir

Fidel Castro tuvo su gran tribuna internacional en el Movimiento de Países No Alineados (MNOAL). Sin embargo, siempre se quejó de que los grandes medios no dedicaban amplios espacios a los eventos del MNOAL. Del 23 al 28 de mayo se desarrolló una Conferencia Ministerial en Bali, Indonesia, pero la prensa cubana apenas lo reflejó. Es más, el canciller Bruno Rodríguez permaneció en La Habana.

En la cumbre fundacional de Belgrado efectuada en septiembre de 1961, Fidel Castro no estuvo entre los padres fundadores Gamal Abdel Nasser de Egipto, Kwame Nkrumah de Ghana, Jawarial Nehru de India, Ahmed Sukarno de Indonesia y Josip Broz Tito de Yugoslavia, quienes adoptaron los 10 principios de la Conferencia Afro-Asiática de Bandung, Indonesia, efectuada en 1955. A Yugoslavia envió al presidente Osvaldo Dorticós Torrado, no solo porque estaba enfrascado en el inicio de su revolución y su lucha contra el “imperialismo yanqui”, sino también debido a que allí había líderes muy famosos con líneas de pensamiento novedosas, en procura fundamentalmente de consolidar sus países, contribuir a la liberación de las colonias y mantener la equidistancia con las dos potencias mundiales: Estados Unidos y la Unión Soviética, y ajenos a los pactos militares encabezados por ellas. En resumen, la Guerra Fría no era su problema principal. Entre la treintena de países participantes, Cuba fue el único miembro de América Latina, pues Brasil asistió solo como observador. Muy temprano comenzó su belicosidad durante discusiones hasta el agotamiento conducidas por el canciller Raúl Roa García, quien logró un párrafo pidiendo la devolución de la base de Guantánamo.

El protagonismo del máximo dirigente cubano empezó hacia finales de los años 60 y tomó fuerza a partir de los 70, con la hostilidad de Tito y el disgusto de India. Nehru falleció en 1964 y Nasser en 1970; Nkruma fue derrocado en 1966 y Sukarno en 1967, y la descolonización estaba en progreso, con el apoyo bélico de Cuba, desde la presencia de Che Guevara en África, la participación enmascarada en conflictos de países árabes, hasta publicitados combates en Angola y Namibia, así como el fomento de las guerrillas en Argentina, Venezuela, Bolivia —nuevamente el Che—, Uruguay y otros más. En la Conferencia de Argel, para amistarse con Gadafi anunció la ruptura de relaciones con Israel. Gran recelo y controversia causó su tesis de que la Unión Soviética y los países socialistas eran los aliados naturales del MNOAL. Cuando los derechos humanos, tan violados en los países miembros, atrajeron mayor condena mundial, esgrimió que debían respetarse según las características y tradiciones de cada uno. En lo económico propugnó no pagar la deuda externa y teorizó sobre el nuevo orden económico internacional.

En 1979 Fidel Castro realizó la VI Cumbre del Movimiento en La Habana, ensombrecida por las fuertes disputas entre los participantes árabes debido a la firma de los Acuerdos de Camp David entre Egipto e Israel, y la presencia en la capital de dos delegaciones de Cambodia. Célebres personajes asistieron, entre ellos Sadam Husein. Se derrochó en el acondicionamiento de casas de protocolo, adquisición de autos, exquisiteces para los huéspedes y recepciones. El Palacio de las Convenciones, construido para la ocasión, se terminó poco antes de iniciarse las sesiones. Para colmo, una gran tormenta tropical azotó, y se cuenta que algún dignatario reticente a la evacuación fue sacado en tanque anfibio.

Luego siguieron muchas reuniones y hasta los viajes del canciller Isidoro Malmierca en mediación entre Irán e Iraq durante su guerra. A la sede de las Naciones Unidas en Nueva York, el gobierno cubano llevó el Buró de Coordinación del MNOAL para mantener el organismo activo entre las ministeriales y las cumbres. Era una forma de mover los acuerdos, que usualmente quedaban en grandes mamotretos, solo escudriñados ocasionalmente por los especialistas. Con el tiempo se trasladó a las demás sedes del sistema de ONU y el Grupo de los 77.

Pero a fines de la década de los 80 cambió el panorama internacional. Se firmaron los acuerdos de paz para Angola. Se desplomó el llamado campo socialista que financiaba las conferencias, vuelos chárteres y todo lo demás. Se acabó la Guerra Fría. En los 90, los miembros del MNOAL procuraron adecuarse a las nuevas circunstancias, y Cuba no podía ayudar a países pobres para continuar la costosa empresa. Tuvo que aceptar a Indonesia y Malasia al frente del Movimiento, aunque preparó un nuevo intento. Sin embargo, Fidel Castro no pudo asumir la presidencia en la Cumbre de La Habana en 2006 ni utilizarla para pretender recuperar su influjo internacional. El 31 de julio había entregado “provisionalmente” los destinos del país a Raúl Castro y se debatía entre la vida y la muerte. Evidentemente, el Movimiento llegaba como pesado fardo, y los esfuerzos no serían para “renovarlo y fortalecerlo”, pues eso era lo que tenía que hacer con Cuba por su crisis general. Al cabo de los tres años estipulados, el nuevo presidente cubano viajó al balneario de Sharme El Sheik para soltarlo a Hosni Mubarak.

Este mayo, por segunda vez Bali ha acogido una conferencia ministerial intercumbre. En las últimas dos décadas se procuró “la unidad en la diversidad”, y el lenguaje ha dejado de ser confrontacional, incluso ahora se incorporaron Fidji y Azerbaiyan para llegar a los 120 miembros. Libia constituyó un asunto escabroso, que buscaron consensuar aduciendo la necesidad de una solución beneficiosa para su pueblo. Se conmemoró el cincuentenario de creación y se habló de una “Visión compartida sobre la contribución del MNOAL para los próximos 50 años”, lo que denota la falta de realismo imperante. Sin embargo, la incertidumbre sobre el futuro mediato es inmensa, pues Irán podría recibir la presidencia en 2012.

En cuanto a Cuba, parece que la situación interna es tan complicada que no puede desperdiciarse el poco dinero existente en los improductivos viajes de grandes delegaciones a las muchas reuniones de los NOAL. Muy probablemente atenderá el Movimiento a través de los diplomáticos acreditados en las sedes de los organismos de ONU y en los países miembros. Evidentemente, la política exterior tiene que ocuparse de asuntos más apremiantes para el gobierno auto aislado por su tozudo totalitarismo ineficiente y violador de los derechos de sus ciudadanos.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

El presidente Raúl Castro durante su intervención en la reunión del Buró de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados en La HabanaFoto

El presidente Raúl Castro durante su intervención en la reunión del Buró de Coordinación del Movimiento de Países No Alineados en La Habana, el 29 de abril de 2009.