Actualizado: 03/12/2021 11:36
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Chile

El triunfo del pragmatismo

Ricardo Lagos, el líder más valorado de Latinoamérica.

Enviar Imprimir

Una reciente encuesta entre más de 500 líderes empresariales, académicos, comunicadores y dirigentes políticos de siete países latinoamericanos, arrojó que Ricardo Lagos (32%) es el gobernante del área que más adhesión levanta entre estas élites. La encuesta, realizada por la prestigiosa entidad Zogby International, suscitó comentarios en diversas tribunas.

No vamos a despejar aquí si el desempeño de George W. Bush ha sido, al menos en el campo económico, tan deplorable como para que la encuesta lo colocara en el último lugar de su categoría; ni si es cierto o no que Alejandro Toledo, Fidel Castro y Hugo Chávez merecen los nada envidiables puestos que recibieron (los menos valorados: 1%, 3% y 5%, respectivamente). Pretendemos dar una idea de por qué Chile está dónde está y por qué genera simpatías y expectativas.

Podría partirse de un hecho: Ricardo Lagos no sólo es popular en el extranjero, sino en su propio país. Su transversal aceptación lo ubica como uno de los mandatarios de más vasto apoyo en la historia de Chile. Aunque la izquierda enquistada en los setenta, en voz baja o a pulmón lleno, le llame "traidor al socialismo", Lagos ha sabido unir el pragmatismo económico con la sensibilidad social. Pero si de algo está consciente este doctor por la Universidad de Duke, es que ningún gobierno puede hacerlo todo, ni todo lo que haga estará bien. Cuando en sus discursos reitera la palabra seriedad en el quehacer del ejecutivo, tal vez también quiere decir cautela. Él mide y remide sus pasos. Lagos va sobre seguro.

Uno de sus éxitos más generalmente alabados reside en la firma de numerosos tratados de libre comercio, que encabezan los rubricados con Estados Unidos y la Unión Europea. Para un país que depende definitivamente del incremento de las exportaciones, tales convenios resultaban vitales.

Vigilada la inflación, y con una evidente pujanza exportadora, las inversiones vendrían a ser otro objetivo prioritario. Si es verdad que se buscan múltiples formas de atraer al capital extranjero, el dinero que emerge del mismo avance nacional resultará decisivo en los próximos años. Un ejemplo muy elocuente se halla en lo que los chilenos llaman "su comida", la extracción de cobre. Entre el presente año y 2009 se invertirán en esta rama de la minería 8.000 millones de dólares, monto facilitado por el alto precio del metal en los mercados internacionales.

La economía chilena, en resumen, crecerá en el presente y en el próximo año cerca del 6%, según un informe reciente del Fondo Monetario Internacional, lo que en cifras significa más de cien mil millones de dólares anuales generados por el aumento del Producto Interno Bruto.

Hay detalles que pueden graficar, mejor que los números, la eficiencia de un sistema económico. Sólo Miami, incluido como parte de América Latina, supera a Chile en un estudio dedicado a medir la rapidez con que se puede establecer un negocio en la región.


« Anterior12Siguiente »