Actualizado: 21/10/2019 9:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

América Latina

Elogio del libre comercio

¿Está en crisis el espíritu de integración económica de comienzos de los años noventa?

Comentarios Enviar Imprimir

Las críticas al libre comercio aparecen por doquier. Hace mucho que no existe el espíritu de comienzos de los años noventa, cuando las Américas, unidas, izaron la bandera de la integración. La primera Cumbre de las Américas, celebrada en Miami, aupó la idea de un Área de Libre Comercio (ALCA). Lo que en 1994 parecía ser un buen punto de partida, no llegó al final a parte alguna.

Catorce años después, el libre comercio en el Hemisferio Occidental viene por pares. El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica y República Dominicana (CAFTA-DR) son acuerdos regionales. Estados Unidos tiene tratados bilaterales con Chile (2003) y Perú (2007). Están pendientes los TLC con Colombia y Panamá.

Aunque el libre comercio nunca se puede librar de la política, la política no hace más que interferir, por todos lados.

En el mes de abril, el gobierno de Bush y los congresistas demócratas hicieron política con el TLC colombiano: el presidente, por someterlo a consideración sin convocar a conversaciones previas que suavizaran la oposición al acuerdo; los demócratas, al votar por eximir al TLC de la vía de fast-track para una aprobación o desaprobación en el término de noventa días. Por otra parte, los senadores Hillary Clinton y Barack Obama denuncian en sus campañas al TLCAN para conquistar el voto de los trabajadores.

Costa Rica en suspenso

En el mes de octubre de 2007, el presidente de Costa Rica, Óscar Arias, ganó apenas un referéndum sobre el CAFTA-DR. Su gobierno no cumplió con la fecha acordada, febrero de 2008, para aprobar la legislación necesaria y así dar vida al acuerdo. Los socios en el CAFTA-DR le dieron a Costa Rica un plazo adicional de ocho meses.

No les ha ido mejor a los acuerdos latinoamericanos de comercio.

MERCOSUR no ha conseguido a plenitud un mercado común para el cono sur. Uruguay y Paraguay se quejan con amargura de las asimetrías del comercio con Argentina y Brasil. Argentina obstaculizó los esfuerzos de Brasil para garantizar a sus socios menores un trato preferencial. La entrada de Venezuela como miembro pleno ha politizado la asociación innecesariamente.

MERCOSUR y la Unión Europea hablan de nuevo sobre un TLC, aunque los funcionarios de la Unión Europea sólo han expresado su interés en Brasil y Uruguay. Tener que lidiar con Hugo Chávez, en el contexto del MERCOSUR, y con la inflación desatendida en Argentina, no es muy del gusto de la Unión Europea. Aunque MERCOSUR prohíbe a sus miembros que firmen acuerdos bilaterales con terceros países, ya Uruguay dio el primer paso para un TLC con Estados Unidos.

No sorprende, claro, que la Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) haya estado inmersa desde hace mucho en la política. En el año 2004, Chávez y Fidel Castro fundaron ALBA para contrarrestar la acción de los TLC. Sus únicos miembros son Cuba, Bolivia, Nicaragua y, ahora, la isla caribeña de Dominica. El comercio, sin embargo, siempre le gana a la política. Chávez prefiere comprar soya más barata en Estados Unidos que el grano, más caro, en Bolivia.

La "generosidad" venezolana no se limita al ALBA. PetroCaribe vende petróleo, con descuento en los precios, a los países de la cuenca del Caribe. Desde el año 2003, Venezuela ha comprado 5.000 millones de dólares en bonos argentinos y es probable que adquiera otros 1.000 millones en el año 2008. Chávez está empecinado en crear una alianza más amplia para poner coto a la influencia de Estados Unidos en la región.

El futuro de ALBA puede ser tan incierto como el de Chávez. Desde que en diciembre del año 2007 los venezolanos frustraron sus esfuerzos para constituirse en presidente vitalicio, Chávez ha estado dando tumbos en su tierra. Los índices de aprobación a su gobierno han caído en picada y su Partido Socialista Unido está desgarrado por las divisiones. Si la oposición sigue cohesionada, las elecciones regionales de noviembre podrían proporcionarle nuevos golpes.

Daños colaterales

Los beneficios del libre comercio son elocuentes a lo largo de la historia. Sin libre comercio, los índices de crecimiento anual de Estados Unidos perderían un punto porcentual. Sin el TLCAN, el crecimiento de la economía mexicana se vería profundamente afectado y aumentaría la migración ilegal hacia Estados Unidos.

El libre comercio también tiene perdedores. Ni Estados Unidos ni los gobiernos latinoamericanos han hecho lo suficiente para atender las quejas de aquellos cuyas vidas se han dislocado.

-En la década de los años noventa, la economía de Estados Unidos estaba en auge y todos los sectores sociales disfrutaron la bonanza. Desde el año 2001, casi todos los beneficios se han revertido a los estadounidenses más ricos, mientras los promedios salariales se han estancado.

-Desde la década de los años noventa, la mayoría de los latinoamericanos que reside en las ciudades —en México y en otros países— ha mejorado los niveles de vida. Las zonas rurales —el sur de México, por ejemplo— han tomado el rumbo opuesto.

El norte y el sur deben enfrentar los apuros actuales, no sea que la política tire al bebé junto con el agua de la bañera. Complacer es fácil, encontrar las soluciones reales, no.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.