Actualizado: 06/07/2020 17:11
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Rusia - UE

Energía sí, dependencia no

La Europa postcomunista desconfía y teme que la situación se le vaya de las manos: Moscú quiere controlar el mercado energético.

Comentarios Enviar Imprimir

Caballo de Troya

Los centroeuropeos desconfían y temen que la situación se les vaya de las manos. Por eso Polonia, República Checa y Hungría ya han dado los primeros pasos en este marco de interés e intentan cerrar sus posiciones entre CEZ y MOL, a fin de crear una alianza estratégica por la cual la primera pasaría a comprar hasta el 10% de las acciones de la empresa húngara, para evitar que la austriaca OMV controle MOL.

El gobierno checo, por su parte, rechazó la posibilidad de que se llegue a vender de manera directa un 7% de las acciones de CEZ, por el temor de que los rusos consigan esas acciones.

Según el diario checo especializado en economía, Hospodarske Noviny, la empresa austriaca parece actuar como caballo de Troya, movida por Moscú, específicamente por Gazprom, una de las megacorporaciones que manejan en Rusia no sólo el comercio del gas, sino la esfera política.

Esta fuente afirma que en mayo pasado, cuando el presidente Vladimir Putin visitó Viena, OMV y Gazprom firmaron un acuerdo de cooperación para el transporte de gas a Europa Central. OMV controla ya el 19% de las acciones de MOL y quiere aumentar esta proporción.

El citado diario refiere: "El acuerdo entre CEZ y MOL es parte de la estrategia de los países pequeños de Europa Central por asegurar sus mercados energéticos. Con esa unión nace un jugador más fuerte en la región, con más oportunidades de defenderse ante el ingreso del capital ruso, ingreso que por el posible dominio del mercado provoca muchos temores entre los políticos checos y europeos".

Según los analistas económicos checos, esa alianza estratégica nace más de una necesidad política que de un requerimiento real del mercado. El gobierno húngaro desea defender MOL, pero los accionistas y los mercados bursátiles no tienen por qué recibir con los brazos abiertos la noticia de que CEZ entrará en una aventura con ese consorcio, a pesar de que se diga que calza en la estrategia de expansión para el mercado de Europa Central y del Este.

Polonia no se queda atrás. Allí la sociedad petroquímica PKN Orlen, controlada por el Estado y dueña de Unipetrol en la República Checa, también desea entrar en la partida, no para luchar directamente contra OMV por MOL, pero sí para dejar sentado que desea cooperar con las empresas energéticas clave de Europa Central.

El analista Michal Snobr, del JT Bank, habla sobre una cierta "alianza estratégica" que conoceremos pronto y vaticina: "Si llega a pesar más la impresión de que la unión nace por un pedido político para resolver un problema geopolítico y carece de fundamentos económicos, entonces podría haber una fuerte reacción negativa del mercado".

Lo cierto es que Bruselas desea atajar de manera decidida cualquier riesgo de que empresas o capital ruso evidentemente vinculado al Kremlin puedan ganar peso en el mercado de los productos energéticos clave. Y resulta paradójico que, con ese deseo de defenderse, las mismas empresas europeas sueñen con aterrizar en territorio ruso para conseguir una tajada de esas inmensas riquezas energéticas. Por ejemplo, en Rusia ya se encuentran la italiana Enel y la finlandesa Fortum. Es decir, tarde o temprano habrá una fusión de empresas, lo que hay que precisar es bajo qué modelo, quién llevará la batuta y a qué ritmo se avanza.

Situación actual del mercado

Polonia: El consorcio petroquímico PKN Orlen vería con agrado unirse al competidor local Lottos para enfrentar intentos de controlarlos.

Austria: Gazprom se afila los dientes y quiere controlar el consorcio petrolero y del gas OMV.

Eslovaquia: La semiestatal empresa rusa Rosneft obtuvo la participación que tenía Yukos en Transpetrol, empresa que transporta gas ruso.

República Checa: El gobierno intenta que los rusos no ganen influencia en CEZ y teme que puedan conseguir alguna participación en la empresa Transgas.

Hungría: La empresa petroquímica de MOL vendió su parte del negocio del gas a la alemana EON, y ésta la intercambió luego con Gazprom para obtener derechos de extracción de gas ruso.

Está claro que para la Europa postcomunista la dependencia energética de Rusia es un tema más profundo y delicado que para la Europa Occidental. No se pueden olvidar los años de sometimiento a la URSS. El escritor húngaro Sandor Marai describió la llegada de los soldados soviéticos a su país en enero de 1945 de la siguiente manera: "Por la manera en que llegan, no parece que quieran ni nuestro trigo ni nuestros cerdos, quieren nuestras almas".


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.