Actualizado: 18/07/2019 14:23
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Rusia - UE

Energía sí, dependencia no

La Europa postcomunista desconfía y teme que la situación se le vaya de las manos: Moscú quiere controlar el mercado energético.

Comentarios Enviar Imprimir

La Unión Europea y, en especial, sus miembros ex comunistas han creado un frente legal para evitar que, aunque existan mercados abiertos, empresas con presencia rusa se apoderen no sólo del sector energético, sino además de las firmas distribuidoras, lo cual les daría incluso el acceso y control de los clientes finales.

La voz de alarma sonó a finales de septiembre, cuando Bruselas, preocupada por los planes de Rusia de comprar gasoductos y otros activos estratégicos de la industria energética de la Unión, en especial en países que fueron antiguos satélites soviéticos, adoptó una "cláusula internacional" que limita el acceso de las empresas extranjeras en el sector energético y liberalizó el mercado de la energía.

"No se trata de proteccionismo, sino de competencia leal entre todos los actores. Las empresas extranjeras son bienvenidas a nuestro mercado", puntualizó en rueda de prensa el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

Sin embargo, Moscú reaccionó con furia. "No puedo creer que eso sea lícito. Rusia usará cualquier recurso legal de acuerdo con la Ley Internacional para asegurar el igual acceso a los mercados para sus compañías", declaró Dimitri Peskov, portavoz del Kremlin, quien insistió en que su país es un proveedor confiable de energía de Europa Occidental.

Analistas de la talla de Jefim Fistejn, de Radio Europa Libre, en Praga, afirman que "en la medida que ha crecido la fuerza económica de Rusia, el petróleo y los oleoductos y gasoductos han reemplazado las antiguas divisiones que Moscú solía enviar para mantener bajo control a los países de su entorno".

No escapa a los ojos de los observadores el modo en que el presidente ruso Vladimir Putin influye en temas de la política este-europea. A veces de manera bilateral, como ha hecho en dos ocasiones con Ucrania, a la que cortó los suministros en pleno invierno alegando razones de pago, y más recientemente con Bielorrusia, por igual razón.

También el hecho de ser el suministrador clave de energía a Europa Occidental ha servido a Rusia para vetar la independencia de Kosovo, a pesar de que la autoridad de Naciones Unidas que administra esa región ha recomendado esta vía como única solución al conflicto que afecta la paz en los Balcanes.

Según el analista checo Vladimir Votapek, "los serbios ven la posición de Rusia en Kosovo como una postura de solidaridad paneslava, pero los economistas aseguran que se trata de la defensa de los intereses económicos rusos en los Balcanes y la oportunidad para el Kremlin de comprobar hasta qué punto puede obligar a Occidente bajo la amenaza del desabastecimiento energético".

"No debemos olvidar que Rusia suministra a Europa una tercera parte del petróleo y el gas que consume, y se estima que en 2008 esta dependencia podría llegar hasta un 70%", añade Votapek. Y no se trata sólo del petróleo.

Datos del EuroBarómetro indican que los rusos están invirtiendo "a fondo" desde hace unos años en el Este de Europa, con preferencia en Centroeuropa. Por ejemplo, los rusos son prácticamente dueños del norteño poblado checo de Karlovy Vary, fronterizo con Alemania, donde fluye más el turismo por los famosos baños medicinales que allí se encuentran. Hasta algunas calles de esa ciudad se identifican con letreros en idioma ruso.

Hace un par de meses los rusos compraron la aerolínea húngara Malev y han mostrado interés en hacer lo mismo con la checa CSA. En fecha más reciente, quisieron meter sus manos en el gigante energético checo CEZ (Plantas Energéticas Checas, la empresa más rentable del país, controlada mayormente por el Estado) y el consorcio petrolero MOL (Empresa Pública Húngara de gas y petróleo), la mayor empresa de gas de Hungría.

En el país magiar también están interesados en la empresa de telecomunicaciones y sus subsidiarias en Macedonia y Montenegro, lo cual les daría acceso a las llamadas de teléfonos móviles y emails de un país miembro de la OTAN.

Hace unos pocos años, los polacos se quedaron asombrados cuando encontraron que había cuatro cables de fibra óptica instalados debajo del oleoducto ruso que pasaba por su territorio. Dichos cables podían transmitir el contenido de 78.000 enciclopedias por segundo, o registrar simultáneamente 38 millones de llamadas telefónicas.


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.