Actualizado: 24/06/2022 11:47
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Rusia

Estrategias de poder

La conquista del Polo Norte, las desavenencias con el Reino Unido y la carrera armamentista: nuevos desafíos de Vladimir Putin.

Enviar Imprimir

Los últimos pasos dados por el Kremlin en desafío a Occidente presagian una nueva era en la política exterior de Rusia, afirman analistas en Europa del Este. Además de precisar que la bonanza petrolera de los últimos años ha dado fuerza y estabilidad a Moscú, y que quedaron atrás los caóticos tiempos del fin de la Guerra Fría.

"Rusia está de vuelta como una gran potencia y no se conformará con jugar un papel de segunda clase", sostiene Jaroslav Horejsi, comentarista checo en temas rusos, en referencia a la hazaña del actual presidente ruso, Vladimir Putin. Este último acaba de lanzar una expedición científica nunca vista al Polo Norte, con la intención de demostrar que una gran parte de esa zona pertenece a Rusia.

La jugada, que ha dejado perplejos a los demás países ribereños del Ártico (Estados Unidos, Canadá, Dinamarca y Noruega), pretende demostrar que una gran parte del Polo Norte no es más que la continuación de la cordillera Lomonosov, que nace en Siberia y, por tanto, es territorio ruso. Se calcula que en esa región hay más de una cuarta parte de las reservas petrolíferas del Planeta, además de níkel, oro, plata y diamantes, entre otros.

Otro reciente desafío ruso fue la negativa a extraditar al ciudadano Andrei Lugovoi, reclamado por la justicia británica por el asesinato en noviembre pasado del ex espía ruso en Londres Aleksandr Litvinenko. "La justicia puede haber quedado frustrada, pero el hecho tiene todas las características del juego de poder en política", comentó un analista en Bruselas.

Según esta fuente, el problema es que en los últimos años Londres se ha vuelto dependiente del comercio con Rusia, donde es además el tercer mayor inversor. Por esta razón su economía está creciendo constantemente con este negocio con los rusos.

En franca diferencia, Rusia tiene como fuente de bienestar sus vastas reservas de petróleo y gas (en estos momentos es el segundo mayor exportador mundial de petróleo), y cuenta entre sus clientes, además de Gran Bretaña, a otros países de peso dentro de la Unión Europea.

Es decir, que con los precios del petróleo sobre los 75 dólares el barril, Rusia ha adquirido riqueza y poder, asegura por su parte el rusólogo checo Vladimir Votapek, quien estima que Putin quiere dejar bien claro que estar en el extremo más débil de una relación no es un lugar desde el cual se puede exigir "a voz en cuello".

Vuelta a las armas

Otra reciente jugada del Kremlin tiene que ver con la intención declarada de Estados Unidos de establecer una base de cohetes y una estación de radar en Polonia y República Checa. Se trata de la moratoria declarada por Moscú y su eventual retirada del Tratado de Armas Convencionales en Europa (CFE2).

Después de viajar a Estados Unidos a principios del verano y dejar sentado su deseo de mantener buenas relaciones con la Casa Blanca, el presidente Putin anunció el pasado 14 de julio que suspendía la participación de su gobierno en el Tratado de Armas Convencionales en Europa (CFE), firmado en 1992 por Gorbachov y considerado pieza clave de la paz y la estabilidad en el Viejo Continente.

Según el analista militar Pavel Felgenhauer, del diario ruso Novaya gazeta, Rusia ha cumplido estrictamente el CFE1 y el CFE2, lo cual le ha obligado a retirar sus tropas de los países vecinos, y todavía tiene pendiente la retirada de Moldavia y Georgia. "Pero si Estados Unidos pone nuevas bases en Polonia y Chequia, entonces Rusia también puede dejar a sus soldados en Europa", señaló.


« Anterior12Siguiente »