Actualizado: 15/07/2020 12:39
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Estados Unidos

¿Hacia un enfoque multilateral?

El tiempo dirá si la gira europea de George W. Bush significa un cambio en política exterior.

Comentarios Enviar Imprimir

La reciente gira del presidente estadounidense George W. Bush ha servido para recuperar, en cierta medida, "la sintonía" con los aliados de la Unión Europea (UE) y recabar apoyo diplomático en el caso de Irán y su programa nuclear, así como respaldo militar para la operación de la OTAN en Afganistán.

Siendo realistas, puede afirmarse que Bush se ha anotado algunos éxitos en su despedida europea como presidente.

El mandatario estadounidense llegó el pasado 9 de junio a Liubliana, capital de Eslovenia, para participar en una cumbre con la UE. Dicho encuentro, aunque trató de asuntos como el polémico programa nuclear desarrollado por Irán o el cambio climático, sirvió a Bush, sobre todo, para decir adiós a Europa.

La cumbre de la UE en Brdo, en las afueras de Liubliana, fue la primera parada de Bush en una gira que le llevó también a Alemania, Italia, Francia y Reino Unido.

El especialista esloveno Pri Kanju calificó la cumbre de tranquila y agregó que "los socios europeos" prefirieron colocar "el énfasis" en los asuntos en los cuales había "convergencia de opiniones" y no en los temas espinosos, como el cambio climático y el calentamiento global.

Según Kanju, "un alto funcionario" de la Comisión Europea dijo que en los temas complicados "será más fácil trabajar con la nueva administración". El especialista señaló que, a pedido de Estados Unidos, en la declaración final de la Cumbre se acordó "incrementar la presión sobre Irán", para que renuncie a su programa de enriquecimiento de uranio.

En conferencia de prensa, Bush declaró: "con el arma nuclear Irán será increíblemente peligroso para la paz mundial". El tema de Irán es un asunto permanente en la agenda del presidente norteamericano.

Opciones sobre la mesa

En su encuentro con la canciller alemana, Angela Merkel, Bush lanzó una dura advertencia al régimen de Teherán. El pasado 11 de junio, Bush dijo en rueda de prensa en Berlín que la diplomacia es la opción preferida para lidiar con el programa nuclear iraní, pero "todas las opciones están sobre la mesa". Fórmula que repitió en otras capitales cuando se refirió al asunto.

La visita coincidió con los preparativos de un viaje a Teherán del alto representante de la UE para la Política Exterior y la Seguridad, Javier Solana, quien presentó la pasada semana a las autoridades iraníes un nuevo conjunto de incentivos económicos si renuncia a sus actividades nucleares, en especial al enriquecimiento de uranio.

Es oportuno recordar que Solana actúa en representación del llamado "grupo de los seis", los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania.

Hasta ahora, la ONU ha impuesto sanciones, la mayoría de ellas simbólicas, recogidas en tres resoluciones diferentes, pero Irán ha continuado adelante con sus actividades.

"Nuestra posición es que debemos reforzar las sanciones que ya existen y deberíamos colaborar con nuestros aliados para aplicar sanciones adicionales, si los iraníes optan por seguir haciendo caso omiso de las exigencias del mundo libre", declaró el presidente estadounidense en Berlín.

Por su parte, Merkel se mostró más conciliadora, al afirmar: "Queremos dar a la vía diplomática una oportunidad para funcionar, pero es una cuestión que debemos resolver".

Si Teherán no accede, "habrá que aplicar nuevas sanciones", dijo la canciller alemana, en un eco de la declaración suscrita en Eslovenia entre la UE y EE UU.

Merkel expresó su preferencia por sanciones dentro del paraguas de la ONU, pues "mientras más países las apliquen, más efectivas serán", pero no descartó iniciativas unilaterales de la UE, como medidas en el sector bancario.

El encuentro con el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, fue emotivo, con grandes abrazos y, según Il Cavalieri, hubo "un acuerdo total" en todos los temas: desde el programa nuclear iraní hasta la situación en Líbano.

Hasta en el Vaticano, el papa Benedicto XVI ofreció un inédito recibimiento al presidente de Estados Unidos, con quien paseó y escuchó algunas piezas musicales interpretadas por el Coro de la Capilla Sixtina en los Jardines Vaticanos. Bush llegó junto a su esposa Laura y después de atravesar el Arco de las Campanas, el presidente norteamericano fue conducido a la Torre de San Juan.

Según explicó el director de la sala de prensa del Vaticano, Federico Lombardi, el insólito recibimiento ofrecido por el Papa al presidente Bush respondió a la calurosa acogida que éste le ofreció hace dos meses, con ocasión del viaje de Benedicto XVI a Estados Unidos.

Sintonía con Europa

Ya en París, en su primer día de visita, Bush celebró la recuperada sintonía entre EE UU y Europa, tras los roces originados por la guerra de Irak, y pidió al continente más ayuda para Afganistán.

En un discurso ante la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo (OCDE), en París, Bush aseguró que los lazos de su país con Europa son "más firmes que nunca".

En alusión a las disensiones acerca de Irak, durante su primer mandato, afirmó: "La historia reciente ha dejado claro que ningún tipo de desacuerdo puede disminuir los profundos lazos entre nuestras naciones".

Antes del encuentro con el presidente francés, Nicolás Sarkozy, ambos mandatarios recibieron la noticia del rechazo a priori por parte de Teherán a cualquier oferta diplomática para resolver el conflicto nuclear.

Los dos jefes de Estado mostraron entonces su decepción por el rechazo iraní a la oferta internacional para que suspenda el enriquecimiento de uranio y abandone sus actividades nucleares.

Tras una reunión en el Palacio del Elíseo, ambos mandatarios reconocieron que la cuestión iraní, sobre la que coinciden sus puntos de vista, fue el tema más importante de todos los asuntos tratados, informaron medios de prensa.

"Tenemos un deseo común de que no puedan construir un arma nuclear. Es una fuerza desestabilizadora para la región de Oriente Próximo", dijo Bush. Por su parte, el presidente galo reconoció que están de acuerdo con los estadounidenses: "Han creado alarma nuclear y compartimos el punto de vista estadounidense".

En Londres, Bush encontró el apoyo tradicional del aliado británico. En rueda de prensa conjunta, el primer ministro británico, Gordon Brown, expresó: "Haremos todo lo posible para mantener el diálogo, pero también tenemos claro que si Irán sigue ignorando las resoluciones de Naciones Unidas y nuestras ofertas de entendimiento, no tendremos otro remedio que intensificar las sanciones".

Según fuentes diplomáticas británicas, Brown pidió a los 27 Estados miembros de la UE que apliquen medidas en el sector bancario y la congelación de los activos de la mayor institución financiera iraní, así como la adopción de sanciones en los sectores petrolero y energético.

La especialista británica en temas de inteligencia, Sarah Baxter, explicó que las fuerzas especiales del Reino Unido (SAS, por sus siglas en inglés) participan ya en la "caza" de Osama Bin Laden, a quien Bush desea capturar antes de abandonar la presidencia, el 20 de enero del año próximo.

Baxter afirmó que "con el consentimiento del gobierno de Pakistán", un regimiento británico de reconocimiento trata de localizar a Bin Laden con "medios aéreos especiales".

En el caso de Afganistán, Bush tampoco se marchó de Londres con las manos vacías. El ministro de Defensa, Des Browne, anunció un incremento total de 230 soldados para ayudar en la lucha contra los talibanes.

El viaje de Bush a Europa sugiere un cambio de política hacia un enfoque multilateral, tomando en cuenta las opiniones de los aliados europeos.

En opinión de Robert Kagan, consejero de política internacional del candidato republicano a la presidencia de EE UU, John McCain, y miembro de la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, "salga elegido Barack Obama o McCain, ciertos aspectos de la política exterior sufrirán cambios. McCain ha prometido cerrar Guantánamo el primer día de su presidencia. Yo creo que va a seguir una política muy diferente de la actual; reintegrará su país a un enfoque multilateral en política exterior".

El tiempo dirá si esta visita europea de Bush significa o no un cambio en la política exterior estadounidense hacia ese enfoque multilateral.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.