Actualizado: 08/03/2021 9:57
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela, Capriles

Henrique Capriles debe declararse derrotado

De acuerdo al autor, lo más apropiado para Capriles es retirarse de la lucha por la contienda electoral, si bien continuar desde la oposición haciendo su trabajo

Comentarios Enviar Imprimir

Henrique Capriles debe bajar los guantes. Esta pelea no la ganará: la Constitución esta en su contra. Y están en su contra todas las instituciones del Estado, bajo la égida del chavismo. De modo que por más pruebas que presente el candidato opositor, estas irán al vacío.

Capriles no debe halar la cola tigre; o sea, la violencia innata de los chavistas. De modo que hizo muy bien en cancelar la marcha a la que había convocado para el miércoles: los chavistas, que más de una vez han demostrado su falta de escrúpulos, de una u otra manera la hubieran utilizado a favor de ellos. Tomemos en cuenta que Nicolás Maduro ya había anunciado que él, él, no autorizaría esa marcha de los “fascistas”. Hasta donde llega mi memoria, nunca un presidente electo en América Latina había anunciado que no permitiría una marcha pacífica.

Si tomamos en cuenta los votos de los 58 mil venezolanos en el extranjero que, como se sabe, en más de un 95 % pertenecen a la oposición, Maduro superó a Capriles en 1 por ciento y una fracción muy pequeña. De modo que para el oficialismo esto significa una derrota monumental; es decir, para la Revolución Bolivariana, el Socialismo del Siglo XXI y toda esa retórica enraizada en el castrismo-estalinismo. O sea, una derrota contundente para un gobierno que, según se decía, estaba allí para beneficiar a los pobres, los humildes, los desposeídos y eso.

Ya ven. En sus últimas apariciones en público, Nicolás Maduro se ha referido a la oposición como la “oligarquía”, la “burguesía”, la “derecha”, los “fascistas”. Nada..., que de pronto la mitad del pueblo venezolano es burgués, de derecha, oligárquico y fascista. Así van las cosas.

El golpe final contra la oposición le fue dado el lunes por esa señora de nombre raro que regentea el Consejo Nacional Electoral, cuando proclamó a Nicolás Maduro como presidente electo, 24 horas después de las elecciones. ¿Habrá en el mundo un proceso electoral que culmine un día después con la proclamación de uno de los contendientes? Si lo hay, sería igual de atípico.

Así la situación, Henrique Capriles está, como se dice en el boxeo, noqueado de pie. Tenemos que el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, ha dicho que él, personalmente, le cobrará a Capriles sus devaneos. Sí, es el presidente del máximo órgano legislativo y, a la vez, el segundo hombre del chavismo, quien ha anunciado además que considerará negarle la voz a los diputados de la oposición en la Asamblea, en caso de que estos no reconozcan la victoria de Maduro.

A lo anterior se suma que Nicolás Maduro ha avisado que revisará la Constitución a ver si a Henrique Capriles se le separa de su cargo de gobernador del estado de Miranda. Lo que nos deja claro una vez más este corolario: no esperemos jamás piedad de los comunistas.

Y el miércoles anunció la señora Luisa Estella Morales, presidenta del Tribunal Supremo de Justicia, aludiendo a la protesta de la oposición: “Cuando vamos a pedir un imposible, estamos incitando a una lucha de calle sin fin y hay que establecer responsabilidades”, enfatizó. Aquí queda clara la parcialidad de la jueza suprema. Y más clara se advierte la parcialidad de la señora en cuestión cuando avisa: “En Venezuela el sistema electoral es absolutamente sistematizado, de modo que el conteo manual no existe, se ha engañado a esas personas que han pensado que eso podría producirse y están claros las personas que insisten en el conteo manual que los sistemas no se auditan a través de las papeletas, son auditorias y no conteo manuales”, expresó. Entendamos: Henrique Capriles, en su ignorancia, está engañando a la mitad de la población Venezolana; él, un hombre de mala fe que “ha enardecido a muchos venezolanos que han creído en la palabra que le expresaron los que fungen como líderes”.

En conclusión, visto el caso, lo más apropiado para Henrique Capriles es retirarse de esta lucha por la contienda electoral, si bien continuar desde la oposición haciendo su trabajo. Lamentablemente para el pueblo de Venezuela, Capriles y sus seguidores verán desde allí, desde la oposición, el derrumbe final de un régimen que ya ha perdido sus cimientos, o que nunca los tuvo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.