Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela

Inclinando la balanza

La expansión y la defensa de la democracia permitirá a la oposición ganar terreno contra Chávez.

Comentarios Enviar Imprimir

El pasado 28 de mayo, Hugo Chávez puso en marcha un escalofriante decreto de inteligencia que hubiera tenido consecuencias ominosas para las libertades civiles y para el recurso de habeas corpus. Días más tarde, la presión popular le obligó a derogarlo.

Ideado para neutralizar los peligros a la seguridad nacional, el decreto amenazaba a los venezolanos que se rehusaran a actuar como informantes, con penas de hasta cuatro años de prisión; abría el camino a las escuchas sin mandato jurídico y a otras formas de vigilancia; y organizaba una red de espías con la comunidad como base.

Corrupción rampante

Chávez tiene mucho más que temer de una oposición pacífica, que de cualquier amenaza a la seguridad nacional. El 22 de mayo su gobierno descalificó a cerca de 400 personas, para evitar su postulación a las elecciones del 23 de noviembre, acusándolas de supuestas "irregularidades administrativas". Curioso es que más del 80% son opositores y que la corrupción chavista es ya abrumadora. De esta forma, el decreto de inteligencia se dirigía contra la oposición, sólo por ejercer sus libertades civiles.

Hace un año, Chávez cometió un grave error. La toma de RCTV (Radio Caracas Televisión), la estación transmisora comercial más antigua de Venezuela, fue un verdadero exceso: las encuestas mostraban un 80% de desaprobación al cierre de la estación y cientos de miles de estudiantes inundaron las calles en señal de protesta. Una cosa condujo a otra y Chávez perdió el referéndum del 2 de diciembre, que hubiera permitido su reelección indefinida.

"El 2 de diciembre reveló que el poder del líder carismático Hugo Chávez ha comenzado a debilitarse", dice Teodoro Petkoff, editor del diario Tal Cual y un opositor proveniente de la izquierda democrática. Manifiesta un optimismo cauteloso en relación con las elecciones del 23 de noviembre, siempre que la oposición se mantenga en un sendero de unidad y de participación democrática.

A una parte de la oposición le ha costado caro el hecho de haber favorecido un golpe en 2002 y lo que el periodista llama "una abstencionitis aguda" después del referéndum revocatorio de 2004. Chávez obtuvo el control de casi todos los gobiernos y las alcaldías, y logró un dominio completo de los consejos municipales y de la Asamblea Nacional. Un "plan de acción desastroso", comenta Petkoff.

Inclinar la balanza

En la elección presidencial del año 2006, Chávez aventajó a Manuel Rosales por 14 puntos. Sin embargo, Rosales ganó al aceptar la derrota, reconocer el triunfo de Chávez y no esgrimir el argumento de fraude. Dos nuevos partidos —antes regionales— surgieron, además, como organizaciones nacionales: Un Nuevo Tiempo y Primero Justicia. El llamamiento de Chávez —"No Volverán"—, dirigido a los dos antiguos partidos tradicionales, ahora suena hueco.

Otros dos factores inclinaron la balanza contra Chávez. Las tensiones dentro de la coalición gubernamental afloraron, especialmente, con la deserción del general retirado y ex ministro de Defensa, Raúl Baduel. Su oposición a la reelección indefinida de Chávez abrió una puerta que muchos chavistas aprovecharon el 2 de diciembre para votar por el NO.

Aún más importante fue la movilización de los estudiantes, que Chávez, sin darse cuenta, propició con el cierre de RCTV. Aunque el movimiento estudiantil ha sido un factor militante histórico en la política venezolana, se había mostrado adormecido en el gobierno del ex golpista. "Estos jóvenes con el tanque full y aferrados a la democracia le refrescaron la cara a la oposición", dice Petkoff.

El crimen incontrolado

Mientras tanto, Chávez sigue luchando con denuedo, aunque no está a punto de perder el poder. Su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ha agravado aún más las tensiones dentro de la coalición gobernante. Tres partidos afines se negaron a engrosar las filas del PSUV y uno de ellos rechazó explícitamente la idea de un partido único como anatema a la democracia y el pluralismo.

A pesar del océano de petrodólares, la economía sufre bajo el yugo chavista del antimercado. El crimen, que afecta más a los pobres, está fuera de control.

El 23 de noviembre, la oposición podría ganar de seis a ocho gobernaciones y no menos de cien alcaldías, la misma cantidad que tenía antes de abrazar la estrategia de la abstención. Volver a ganar terreno en el sistema político, después de haber propinado a Chávez su primera derrota electoral el pasado mes de diciembre, está, empero, a años luz del lugar que la oposición tenía en 2004.

Chávez ha sido un autócrata con ropaje democrático. Desde que ganó la elección del año 2006, se ha extralimitado con dictados autoritarios que han ofendido las sensibilidades democráticas de la mayoría de los venezolanos. En parte, esa fue la razón por la que tres millones de sus seguidores se abstuvieron en las elecciones del 2 de diciembre.

El decreto draconiano

La descalificación a algunos opositores para la elección próxima y la emisión de un decreto draconiano de inteligencia han erosionado, aún más, sus créditos democráticos. Además, el PSUV insiste en aprobar una enmienda constitucional que permita la reelección de Chávez en el año 2012, aunque el 60% de los venezolanos haya votado específicamente contra ese cambio el pasado año.

Sólo con la expansión y la defensa de los espacios democráticos que quedan en Venezuela podrá la oposición ganar terreno contra un Chávez tan empecinado en la total autocracia.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.