Actualizado: 01/12/2021 17:25
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Chile-Bolivia

La manzana y la discordia

Castro echa leña al fuego: La exigencia boliviana de una salida al mar vuelve a la palestra internacional.

Comentarios Enviar Imprimir

 

El artículo de Fidel Castro publicado mientras la presidenta Michelle Bachelet se encontraba de visita oficial en Cuba, reingresó al primer plano internacional el tema de la exigencia boliviana de una salida al mar.

 

Bolivia perdió el mar en la guerra que, junto a Perú, protagonizó contra Chile, que invadió territorios de sus dos enemigos. El evento se conoce como la guerra del Pacífico, entre 1879 y 1884. Bolivia se retiró de la contienda en mayo de 1880, luego de la batalla de Tacna.

 

La conflagración se cerró con un tratado firmado en 1904 que otorga a perpetuidad a Bolivia el libre derecho de tránsito comercial por territorio chileno y por los puertos del Pacífico.

 

Dos niveles de declaraciones

 

El artículo de Castro, que afirma que Bolivia sufrió una "extraordinaria humillación" y el despojo de territorios y el mar, generó en Chile airadas protestas de la clase política, tanto en el oficialismo como en la oposición.

 

No pocos, en ambos bandos, demandaron a La Moneda para que se llamara al embajador en la Isla. La cancillería concluyó el tema atribuyéndolo a expresiones personales, lo mismo que admitió luego el propio Castro, quizá percatado del error contra su amigo Evo Morales.

 

No obstante, el mandatario boliviano apenas tardó en agradecer "ese sentimiento del hermano y compañero Fidel", y añadía la importancia de sus palabras "en esta coyuntura para seguir avanzando" en el retorno de Bolivia al mar. Sin embargo, como ya es usual en la política populista, su vicecanciller, Hugo Fernández, no mostró la misma euforia en Santiago.

 

Por cierto, Castro debió saber que Fernández visitaría esta capital pocos días después de la aparición del artículo, pues la visita del vicecanciller era parte de la agenda de 13 puntos instalada entre Bolivia y Chile en el verano de 2006.

 

El origen del texto de Castro se conoce, pero vale como incidental: la cancillería chilena lanzó fuertes críticas contra Cuba en el Consejo de Derechos Humanos en Ginebra, días antes de la visita oficial de Bachelet. Castro esperó pacientemente su revancha.

 

Todo parece indicar, en fin, que hubo unas declaraciones para Castro y otras para Chile por parte de Bolivia.

 

Sobre las ideas aparecidas en primera instancia en Cubadebate, Hugo Fernández dijo: "Las opiniones de una personalidad como Fidel Castro son dignas de importancia, pero tampoco son la Biblia".

 

Al parecer, a Castro se le agradeció en La Paz reflotar el tema de la mediterraneidad, pero no el ataque contra Chile, que levantó sin duda el nivel de rechazo —entre los políticos y en una importante porción de la ciudadanía— a entregar un pedazo de océano al país vecino. Declaraciones "contraproducentes", en fin, como dijo a la prensa un senador chileno, y "equívocas", como las definió la misma Bachelet.

 

Las negociaciones y sus alrededores

 

A mediados de 2007, el canciller boliviano, David Choquehuanca, se congratulaba por los "avances muy importantes" que desde un año atrás enseñaban las negociaciones con Chile, pues "después de muchos años" se ha introducido "el tema marítimo en la agenda oficial" entre los dos países. No obstante, la posibilidad de llevar al tema a un foro internacional nunca ha sido descartada.

 

Los avatares en este contencioso son más que centenarios y no se pueden contar. Sin embargo, no se olvida la áspera discusión entre los ex presidentes Ricardo Lagos y Carlos Mesa en la Cumbre de Monterrey. Mientras el primero exigía el establecimiento de relaciones diplomáticas para iniciar la solución del problema, el segundo abogaba por lo contrario, el acceso y luego las relaciones. Fue un buen ejemplo de cómo perder tiempo en un círculo vicioso.

 

 

Si es verdad que Chile continúa en su posición de no aceptar mediadores ni tratar el tema en el ámbito multilateral, precisamente durante la gestión de Bachelet la mayor parte de los acercamientos han sido recíprocamente provechosos.

 

 

Además del tradicional comercio, se han producido intercambios en el área militar, en la educación y la tecnología, y también en el campo político, con viajes de misiones parlamentarias de uno y otro lado. Morales fue el primer presidente boliviano en muchos años en visitar el país vecino, específicamente para la asunción de Bachelet. Ya Lagos había hecho lo mismo con el ascenso a la presidencia de Morales.

 

La reunión de UNASUR (Unión de Naciones Suramericanas), con Santiago de Chile como sede y Bachelet como presidenta pro témpore, fue la expresión del favorecimiento de La Moneda hacia el ejecutivo boliviano en su conflicto con los departamentos autonómicos.

 

Aunque los avances en las relaciones en general son innegables —y a veces polémicos, como el anterior—, una no desdeñable porción de la opinión pública en Bolivia entiende que luego de casi tres años, todavía siga sin tocarse el tema crucial en la agenda de 13 puntos.

 

La periodista Gisela Alcócer, en la edición digital del diario boliviano Los Tiempos, mira al futuro e indica que en los próximos 10 meses "no existen ni siquiera esperanzas de que una propuesta de solución a este problema sea esbozada por los mandatarios". La causa estriba en que en ambos países habrá elecciones presidenciales.

 

Soberanía y adhesión internacional

 

Chile ha reiterado la voluntad de dar acceso al mar, siempre y cuando ello no implique cesión de soberanía. Si en 2006 todavía Morales anteponía la soberanía como condición fundamental sobre el territorio que se la entregue, quizá en las reuniones bilaterales Bolivia ponga ahora menos énfasis en esto para avanzar paso a paso.

 

Entre las propuestas que se han especulado, está la solicitud de un enclave en la Segunda Región chilena, cercano a la ciudad de Iquique, específicamente en la localidad de Cobija. Este sería un lugar concesionado por medio siglo y sin soberanía.

 

 

En la región de Arica, al norte de Cobija, sería más práctico, pero para llegar a acuerdo en esta zona habría que contar con Perú, lo que complicaría un tema de suyo complicado. Por si fuera poco, La Moneda y el Palacio Pizarro disputan actualmente un diferendo territorial en el Tribunal Internacional de La Haya.

 

 

La mayoría de la comunidad internacional se ha mostrado a favor de Bolivia, incluidos presidentes de talantes tan distintos como Ronald Reagan y James Carter. En 1926, Washington solicitó a Chile que cediera el puerto de Arica, pero Lima se opuso.

 

 

El gobierno de George W. Bush subió al tema por otra rama, y señaló que si la falta de acceso soberano al Pacífico se presenta como causa de las dificultades económicas de Bolivia, "eso hace que uno piense inmediatamente en el caso de Suiza", dijo en 2004 el entonces director de la Oficina Andina del Departamento de Estado, Phil Chicota.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.