Actualizado: 18/09/2020 21:58
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Vacuna, Pandemia, Coronavirus

La vacuna

Todos hemos puesto nuestras mejores esperanzas en una vacuna mágica que elimine tan insidioso virus, pero ello nos ha llevado a formarnos ilusiones irrealizables en la práctica

Comentarios Enviar Imprimir

Tenía 5-6 años cuando fui vacunado contra la viruela, lo recuerdo bastante bien ya que con una pequeña lanceta me inocularon la vacuna en el brazo y previsoramente les proporcionaron a mis padres una especie de pequeño domo plástico transparente para ser colocado sobre la zona cuando empezara a formarse la póstula y comenzara a supurar, así se evitaría roces y que los insectos se acercaran a la zona purulenta. Aún Cuba no era una potencia médica pero aquellos gobiernos apátridas y corruptos lograron que la viruela fuese erradicada del país.

En Cuba la vacunación contra la viruela comenzó el 12 de enero de 1804[1] cuando el doctor Tomás Romay comenzó la campaña de vacunación con la cual Cuba se ponía la cabecera de los territorios bajo la corona española que empezaron a ser vacunados con la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna (1803-1806), dirigida por Francisco Javier de Balmis, el cual al llegar a Cuba encontró que la vacunación ya había sido empezada dos años antes.

La viruela es hasta el momento la única enfermedad totalmente erradicada a nivel mundial, la última persona enferma de viruela fue el somalí Ali Maow Maalin, en 1978, él murió en 2013 al enfermar con malaria. La OMS declaró la viruela erradicada en 1980 y solo existe el virus en forma latente en estado criogénico en los laboratorios del CDC en Atlanta y en el Instituto VECTOR de Novosibirsk, Rusia. Es decir que pasaron casi dos siglos para poder erradicar la enfermedad que ocasionó millones de muertes en particular entre los indígenas de las Américas al ser infestados, en ocasiones a propósito[2], por los conquistadores europeos.

El anuncio a finales de abril que una empresa biofarmacéutica llamada Moderna había completado la fase uno de las pruebas de una vacuna para el SARS-CoV-2 despertó grandes ilusiones, después resultó que dicha fase uno no se había realmente completado y que los datos de sus resultados no estaban a disposición del mundo científico, sin embargo, Moderna anunciaba el pronto comienzo de la fase dos y pronosticaba que para inicios del verano iniciaría la fase tres.

Mientras todo esto se hacía público el National Institute for Allergy and Infectious Diseases (NIAID) no brindaba ningún criterio es más se negó a hacer ningún comentario al respecto, las esperanzas de todos de lograr una vacuna que eliminase el virus y con ello que la vida cotidiana volviese a la normalidad, se produjese una recuperación económica y se evitasen más muertes se reflejó de inmediato en la bolsa de valores en general y muy en especial para las acciones de Moderna en NASDAQ.

Moderna en la BolsaFoto

Moderna en la Bolsa.

Una empresa que nunca había vendido ningún producto farmacéutico comenzó a ser valorada de sumo interés bursátil, interés que disminuyó considerablemente cuando se conoció que cinco de sus más altos ejecutivos habían vendido acciones de Moderna por casi 90 millones de dólares, lo cual resulta bastante sospechoso, por decir lo menos.

Todos hemos puesto nuestras mejores esperanzas en una vacuna mágica que elimine tan insidioso virus, pero ello nos ha llevado a formarnos ilusiones irrealizables en la práctica, la voces más sensatas lo han dicho en más de una oportunidad: no hay forma de que en este año se logre una vacuna efectiva; aún más no existe ninguna certeza de que se logre una vacuna en algún momento, en otras enfermedades virales, como el SIDA o el dengue, la vacuna no se ha logrado, dicho de otra forma tenemos que habituarnos a convivir con la COVID-19. El mismo evidentemente llegó para quedarse y tenemos que parafrasear a Leibnitz y decir que vivimos en el mejor de todos los mundos posibles, aunque algún Voltaire nos tire a relajo.


[1] La primera vacunación fue realizada Edward Jenner el 14 de mayo de 1796 al vacunar al hijo de ocho años de su jardinero. El nombre de vacuna se deriva del uso de la secreción de las pústulas en las ubres de las vacas infestadas por una forma benigna de la viruela (Variolae vaccinae).

[2] Uno de los casos mejor documentados fue el uso de la guerra biológica contra los nativos norteamericanos. La sugerencia del envío de mantas infestadas con la viruela fue planteada por Jeffery Amherst jefe del ejército inglés en carta de 1763 al coronel Henry Bouquet.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.