Actualizado: 19/10/2017 11:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Ventana del lector, Siria

La vergüenza de esperar

¿Es la triste situación de la economía mundial la que está limitando los recursos disponibles para enfrentar la crisis en Siria?

Comentarios Enviar Imprimir

Debe haber sido hace mucho tiempo que el primero de nosotros aprendió a odiar a muerte a quien hasta entonces era considerado un miembro de su propia especie. Habría sido por comida, sexo o territorio, la excusa ha servido para siglos y siglos de hostilidad y desprecio de los unos a los otros, sin que parezca que el odio se vaya a extinguir a mediano o a largo plazo. Pensaba que la humanidad, después de haber presenciado las masacres cometidas por fabulosos imperios y devastadoras guerras mundiales, habría finalmente creado mecanismos para proteger a los pueblos de ser victima de agresores y tiranos, pero aunque las excusas se han vuelto más complejas y se pronuncien en términos más modernos como ideología, religión o libertad, el resultado final es que todavía hay gobiernos como el de Siria, que se sienten impunes al aniquilar a sus propios ciudadanos, delante de las narices de organismos internacionales diplomáticamente devastados y prácticamente inútiles .

Me pregunto si es la triste situación de la economía mundial la que está limitando los recursos disponibles para enfrentar la crisis en ese país, si ha sido el derecho al veto de los cinco grandes jerarcas del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas lo que ha impedido una mayor respuesta para encontrar una solución, o si ha sido la complicada posición geopolítica de Siria y su mezcla de etnias y religiones lo que sirve como excusa para ignorar que una mayor respuesta internacional es necesaria para proteger al pueblo sirio de ser masacrado. El asunto es sin dudas complejo pero las excusas para seguir de espectadores mientras familias enteras son asesinadas y ciudades completamente destruidas, son un bochorno para los que teníamos mejores expectativas de cómo se resolvería la crisis. Los conflictos armados deben siempre ser evitados porque las guerras raramente solucionan algún problema sino que a largo plazo generalmente los agravan. Pero en este caso estamos frente al presidente de un país que está utilizando al ejercito para aniquilar a su propio pueblo con el único objetivo de mantenerse en el poder, mientras el concierto de las naciones se debate entre si es mejor intervenir ahora o esperar para intervenir luego.va

Es increíble que el derecho al veto sea respetado cuando la gran mayoría de los miembros del Consejo de Seguridad han expresado su decisión de seguir un camino diferente. Es una calamidad que todas las resoluciones contra Siria estén trabadas por el simple hecho de que Rusia considera “inapropiado” dar pasos concretos para intentar solucionar la crisis en ese país.

Muchos analistas prevén los efectos que podría tener para la región una intervención directa por cualquiera de las dos partes, léase Rusia y sus aliados o el resto del mundo. La cercanía de Siria al Líbano es sin dudas un detalle a tener en cuenta porque grupos étnicos como los suníes y alauíes viven a ambos lados de la frontera entre ambos países y no ha tomado mucho tiempo para que el conflicto se expanda a ese país vecino, donde pronto podría convertirse en otra guerra civil. Del otro lado de Siria esta Irak que ha cerrado sus fronteras con Siria y que solo recientemente ha comenzado a andar con sus propios pies, pero tropezando frecuentemente con inexperiencia, corrupción y la constante amenaza de peligrosos grupos terroristas. Del otro lado de Irak está Irán, apoyando a Rusia y al gobierno de Siria, asegurando su influencia sobre la región mientas apuntala su carrera nuclear en conflicto directo con Israel, quien tiene a su vez fronteras con el sur de Siria. Turquía en el norte se ha opuesto claramente a la manera criminal en que el régimen de Siria ha respondido a las demandas de sus ciudadanos, admitiendo a cientos de refugiados que llegan cada día al país y lo mismo ha hecho Jordania. Está por otra parte Arabia Saudí más al sur, claramente soportando la lucha armada de los grupos rebeldes como el Ejercito Libre Sirio, que es la otra cara importante del conflicto. Luego a nivel diplomático están Rusia y China, el primero incluso con bases militares dentro de Siria y el segundo, que por conveniencias económicas supongo, se sienta donde más conveniente le sea para los negocios. Sin dudas ninguno de los dos me ha decepcionado porque no esperaba nada más de su política exterior. Vayan sus pueblos a comprender qué deben esperar de sus gobernantes el día que sienten la necesidad de alzar sus voces para demandar democracia y el derecho a ser respetados.

Es en estas circunstancias que las Naciones Unidas se permite sentarse de manos cruzadas a esperar a que el conflicto se resuelva por su propio peso o empeore hasta el punto que sus miembros decidan ponerse de acuerdo, al coste de miles de vidas inocentes, incluidos cientos de niños y mujeres. El presidente de Siria sabe muy bien que la situación en el país se ha complicado más allá del punto de su propia supervivencia. Una persona con dos dedos de frente habría aceptado la realidad y renunciado a su puesto antes de desplegar el ejercito en las calles para masacrar a su propio pueblo, sin embargo el joven heredero de la presidencia Siria, quien llegó hace unos doce años al poder levantando nuevas expectativas por su perfecto uso del ingles y su mujer gringa, ha decepcionado a muchos y tal parece que si algo aprendió muy bien de su padre fue que el uso de la fuerza despiadada es la única manera de sobrevivir cuando no se tiene la razón. La guerra civil en Siria no solo se ha desbordado de sus fronteras sino que amenaza con implicar fuerzas mucho mas peligrosas como Rusia, EEUU, Irán e Israel, no sin mencionar que el Gobierno sirio posee un increíble arsenal de armas químicas y biológicas que podría sin dudas utilizar, llegado el momento final de su desesperación. El Presidente Obama ha firmado recientemente órdenes secretas para estar militarmente preparado en caso de que la situación se agrave y Rusia ha enviado coincidentemente barcos de guerra a su base en Tartus. Me pregunto si nos vamos a dar el lujo de permitir que esta guerra civil se convierta en un desastroso conflicto internacional de repercusiones inimaginables o si vamos a actuar cuando todavía no es demasiado tarde.

Las Naciones Unidas y en particular su Consejo de Seguridad, si realmente pretende servirnos para preservar la paz mundial, los derechos humanos y la seguridad internacional, tendrían entonces que someter sus mecanismos a una cuidadosa evaluación que les permita a sus miembros actuar con mayor agilidad y eficiencia, evitando que la conveniencia de unos pocos obstaculice los esfuerzos de todos los demás en favor del sentido común. Pienso que si bien ninguno de los que soportan al Gobierno sirio pueden justificar su decisión ante la masacre que hoy se comete en ese país, va a ser también muy difícil de explicar el porqué de la lentitud para actuar y encontrar soluciones a un problema que debió haber sido avistado con anterioridad y para el que deberíamos haber estado sin dudas, mejor preparados.

Vaya al pueblo sirio toda mi compasión.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.