Actualizado: 11/12/2019 10:35
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Rusia: Reportaje

La xenofobia amenaza

Algunos fanáticos celebran el cumpleaños de Hitler matando a un extranjero. A otros les molesta el éxito comercial de los caucásicos.

Enviar Imprimir

Una reciente ola de ataques a extranjeros en las calles de Rusia es el aspecto más visible del incremento de la xenofobia en este país postcomunista. El fenómeno que se había localizado con más fuerza desde 1989 en la región del Cáucaso y Siberia, tomó ahora las calles de Moscú y San Petersburgo, donde desde que empezó el año se han reportado violentos ataques contra numerosos extranjeros, la mayoría de piel oscura.

Los expertos aseguran que el problema es más profundo de lo que parece y achacan el mal a tres factores: la bancarrota de la política de "nacionalidades" surgida en la era soviética, la migración interna indiscriminada a raíz del colapso de la URSS y el disloque económico desde que se introdujo la economía de mercado.

Los políticos se muestran preocupados ante el problema. En días recientes, al hablar durante un acto celebrado en Moscú para conmemorar el fin de la II Guerra Mundial, el presidente Vladimir Putin alertó sobre el peligro y comparó la ola de xenofobia y racismo que hay en el país con las doctrinas nazis. Putin dijo que "la solidaridad de las naciones frente al racismo debe ser decisiva para preservar la paz, la libertad y la democracia".

Sin embargo, los grupos de defensa de los derechos humanos dentro y fuera de Rusia critican la impunidad con que operan las bandas de jóvenes extremistas y denuncian la incapacidad de las autoridades rusas para garantizar una investigación justa de estos crímenes racistas. Han exhortado a que la policía y la justicia enfrente este problema con mayor eficacia y voluntad.

Las denuncias más recientes

Kate Allen, de Amnistía Internacional, afirmó recientemente que en 2005 hubo al menos 28 personas asesinadas y 366 asaltadas por grupos racistas en Rusia, y puso el ejemplo de un joven senegalés muerto a tiros al salir de un club nocturno, en febrero del presente año, sin que hasta ahora se haya encontrado a los culpables.

Por su parte, Galina Kozhevnikova, del Grupo Sova en Moscú, estima que la creciente ola de violencia y odio racial en Rusia es ejercida por grupos incontrolados de jóvenes cabezas rapadas que se lanzan contra los inmigrantes de las repúblicas ex soviéticas de Asia Central "y, sobre todo, aquel que no parezca eslavo".

Los profesores Galiza Vitkovskaya y Aleksei Malashenko, del Centro Carnegie de Moscú, estiman que la xenofobia es el problema más grave que enfrenta la sociedad rusa y señalan que este problema tiene raíces destructivas que amenazan la federación.

"La prevalencia de estos sentimientos entre la etnia rusa es muy grave, ya que ella es la más populosa y el corazón de la nación", dicen en un artículo recientemente publicado y agregan: "el creciente sentido de identificación con una etnia, religión y grupo territorial alimenta la xenofobia, perjudica la economía y alienta sentimientos de inferioridad social".

Según Galiza, la xenofobia existe en dos niveles: en el Estado y en la vida diaria. Ambos pueden subdividirse en categorías como intolerancia religiosa, fobia social, fobia étnica (en particular contra caucásicos y judíos), así como sentimientos contra los inmigrantes, y afirma que la fobia anticaucásica es ahora más fuerte que el antisemitismo. También se habla de los fenómenos "chechenofobia" y "negrofobia".


« Anterior123Siguiente »