Actualizado: 06/12/2021 17:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Opinión

Las morales de Evo

El presidente de Bolivia: ¿Negociador como Lula o destructivo como Chávez?

Enviar Imprimir

Así que el presidente electo de Bolivia tendrá, por una parte, que acudir a sus aliados naturales: Chávez y los narcotraficantes, sin los cuales andaría muy pobre de recursos y en camino de perder el poder a manos de sus propios desencantados partidarios; y, por la otra, contemporizar con sus adversarios políticos, incluidos el Ejército y la clase empresarial, aunque, en alguna parte de su agenda, debe estar proyectada la destrucción o remoción de todos ellos.

¿Tendrá el talento del negociador y el estadista, como ha demostrado el presidente Lula, de Brasil, o se inclinará más a la demagogia peligrosa y destructiva de Chávez?

Teniendo en cuentas las abismales diferencias entre los énfasis de un candidato de la oposición y un presidente en el poder, tal vez Evo Morales nos sorprenda con una muestra de moderación. Me inclino a creer, sin embargo, que su gobierno estará regido por la duplicidad que acompaña siempre a la demagogia y que suele prohijar la corrupción. Evo Morales querrá vivir a la altura de su leyenda de radical defensor de los indígenas explotados y, al mismo tiempo, hacer su gestión política viable. Como es muy difícil alcanzar simultáneamente ambas metas, apelará al engaño y, cuando lo descubran, a la represión.

Muchos bolivianos, justamente anhelosos de aspirar a lo mejor para su país, se muestran optimistas de que estas elecciones que llevan a Evo Morales a la presidencia servirán para cerrar un paréntesis de inestabilidad y violencia en la reciente historia de Bolivia. En mi opinión, ese paréntesis aún distará en cerrarse y más bien presenciaremos un ahondamiento de la crisis política boliviana, acentuada por la soberbia triunfalista que habitualmente sirve para enmascarar la ineptitud.

El sufrimiento y la frustración populares sólo habrán de aumentar, mientras este presidente, proveniente de los suburbios de la historia, apelará a las grandes palabras y los grandes gestos dirigidos a sus seguidores y simpatizantes, en tanto contentará con otro discurso a los contrarios y a todo el que lo quiera oír. No en balde hay más de una moral en su apellido.


« Anterior12Siguiente »