Actualizado: 04/12/2021 9:26
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

¿Legalidad comunitaria?

«El gobierno de Morales es peor que las dictaduras militares», opina el político Víctor Hugo Cárdenas, cuya familia fue agredida por hordas afines al Estado.

Comentarios Enviar Imprimir

El asalto del domicilio por hordas afines al gobierno, así como la quema de sus pertenencias y la agresión física de la esposa, hijos y familiares del ex vicepresidente de la República, Víctor Hugo Cárdenas, intelectual aimara que goza de prestigio y respeto en todos los ámbitos del país, ha causado estupor en Bolivia, suscitando manifestaciones de repudio en los medios más diversos.

Hechos similares, en aplicación de la llamada "justicia comunitaria", ocurren cada vez más en el altiplano boliviano. De hecho, ese país enfrenta un régimen que se rige por sus propias normas: en ciertas partes del país ha dejado de estar vigente el Estado de Derecho y, en su lugar, se aplican medidas coercitivas en contra de quienes no se someten a los designios del MAS (Movimiento al Socialismo).

El sábado pasado, una turba de pobladores, seguidores de Evo Morales, asaltó y saqueó la vivienda del ex vicepresidente Víctor Hugo Cárdenas y atentó contra la vida de su esposa y sus dos hijos, en la comunidad de Sankajahuira, cantón de Huatajata, del municipio Achacachi, a 90 kilómetros de la capital, La Paz. Las cámaras de una cadena de televisión captaron los incidentes. Mientras los atemorizados ocupantes abandonaban la casa, algunos pobladores los persiguieron lanzándoles pedradas y latigazos. Debido a las lesiones sufridas, tres personas permanecen aún hospitalizadas, entre las cuales está Lidia Katari, esposa de Cárdenas, y su sobrino, que fue llevado hasta la plaza central de la comunidad y allí fue flagelado.

Mientras ocurrían los hechos, Cárdenas, quien se encontraba en La Paz, alertado por su esposa de lo sucedido, trató infructuosamente de prevenir a las autoridades para que tomaran cartas en el asunto. Según declaró en una entrevista publicada más tarde en el diario La Razón, cuando oían su nombre le colgaban el teléfono.

Pero lo más grave es que mientras ocurrían estos hechos, un contingente policial se encontraba a 200 metros de la casa, y permaneció impasible, sin hacer el menor gesto para impedir la agresión. Lo que significa que los habitantes de la casa habrían podido ser linchados, sin que las autoridades responsables de la preservación de la seguridad de los bolivianos interviniesen, lo cual es totalmente factible, dado que en esa misma zona meses atrás fueron torturados y decapitados varios perros a manos de los "ponchos rojos", a manera de advertencia a los prefectos que abogaban por el respeto del estatuto autonómico.

Los "ponchos rojos" es una agrupación de indígenas armados que obedece a las directivas de Álvaro García Linera, vicepresidente de la República, quien, pese a pertenecer a la categoría de los "blancos", es el vocero de la postura étnica más radical del gobierno. Es un hecho que las hordas violentas tienen una ligazón directa con el oficialismo y son alentadas por el MAS, el partido del presidente, y al igual que en Venezuela, tienen carta blanca para atacar a los opositores.

En Bolivia, apoyándose abusivamente en la tradición —hecho que significa una regresión institucional flagrante—, esas prácticas son consideradas constitucionales, tras el resultado del referéndum que eligió por mayoría la constitución propuesta por Evo Morales. Por supuesto, quienes hacen uso de ellas, que tanto recuerdan la época del nazismo hitleriano, no van a entrar en consideraciones tales como que "para la aplicación del capítulo cuarto", referido a la "jurisdicción indígena originaria campesina", y sus artículos 190, 191 y 192, es necesario una "Ley de Deslinde Jurisdiccional" establecida en el inciso 2. La justicia "ancestral" se rige por la costumbre y las decisiones de la comunidad, hoy apoyada por la nueva CPE.

Violencia por ley

¿Pero quién es Víctor Hugo Cárdenas, para que el odio del gobierno se cierna sobre él y se le aplique la "justicia comunitaria" contenida en la Constitución adoptada recientemente mediante referéndum? Es un intelectual de la etnia aimara que fue vicepresidente del primer gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997). Durante su mandato, se decretó la Ley de Participación Popular, por la cual el país pasó de 35 alcaldías a 325, incorporando todas las regiones a establecer una relación orgánica con el Estado, e instituyó el bilingüismo en la educación pública.

Gracias a esa ley, el partido de Morales se hizo de varias alcaldías y de allí dio el salto para convertirse en una fuerza política. Si medimos grados de pertenencia a la cultura indígena, Morales ante Cárdenas es un mestizo, como hay varios millones en Bolivia que ni siquiera dominan ninguna de las lenguas originarias. En cambio, Cárdenas no sólo se expresa oralmente y escribe en aimara, es un intelectual de gran valía, y no sólo en aymara, además posee un dominio del castellano que muchos intelectuales le podrían envidiar. Tuve la oportunidad de escucharlo a raíz del discurso que pronunciara en Madrid cuando le otorgaron el Premio Bartolomé de Las Casas, (1994), que se otorga "para distinguir a aquellas personas, instituciones u organizaciones que hayan destacado a lo largo del tiempo en la defensa del entendimiento y concordia con los pueblos indígenas de América, en la protección de sus derechos y el respeto de sus valores".

Víctor Hugo Cárdenas se hizo acreedor de esa distinción por ser también ex director ejecutivo del Fondo Indígena para América Latina y primer vicepresidente indígena de Bolivia.

El odio del gobierno a Víctor Hugo Cárdenas es por el hecho de que Cárdenas hizo campaña por el NO a la nueva constitución, por considerarla regresiva y antidemocrática, y que su nombre se baraja como la candidatura con mayor fuerza para enfrentarse a Morales en las próximas elecciones presidenciales que tendrán lugar en diciembre próximo, lo que significaría un obstáculo serio a la ambición de la presidencia vitalicia: un totalitarismo constitucional puesto en boga por el socialismo del siglo XXI, que es una adaptación del castrismo a la época.

Para que no queden dudas, sin entrar en sutilezas, Evo Morales declaró en Viena que "piensa quedarse mucho tiempo en la presidencia". Esa es la razón del ataque a Cárdenas: amedrentarlo para obligarlo al exilio, pues no se ha atentado contra su persona, sino como él mismo dice: "cobardemente a su familia". Recuerda que cuando luchó contra las dictaduras de Bánzer y de García Mesa, "ni esos tiranos se han atrevido a atacar a las esposas y a los hijos. A los dirigentes políticos sí nos detuvieron, nos torturaron. Yo mismo he sufrido esos atentados, pero nunca se habían atrevido con las esposas, con los hijos y con la familia, el Gobierno de Evo Morales es peor que las dictaduras militares".


« Anterior12Siguiente »

Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.