Actualizado: 16/09/2019 12:05
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Venezuela

Lo de la cementera iraní también es una coba

En vez de defender los derechos de los trabajadores venezolanos, el presidente Hugo Chávez quiere que trabajen prácticamente como esclavos en empresas chinas e iraníes

Comentarios Enviar Imprimir

Ayer no más decíamos que la segunda naturaleza de este régimen es la mentira; que todos sus actos están presididos por la mendacidad. Relatábamos un caso, en el fondo insignificante: el de las mentiras cruzadas entre Chacumbele y la consulesa expulsada de Miami por los gringos.

Pero hoy traemos uno de marca mayor. El embuste tamaño de baño que metió Chacumbele en el acto con Ahmadineyad. Para honrar al visitante montaron un sainete en el proyecto cementero Cerro Azul, construcción a cargo de una empresa iraní. Unos obreros de la empresa aparecieron en Aló, Presidente declarando que allá todo era miel sobre hojuelas y que hasta casas tenían los trabajadores. No pasó un día sin que la mentira rebotara. La verdad es que la mitad de los obreros están en huelga hasta que sean satisfechas sus demandas, que van desde el pago del Seguro Social, hasta la falta de pagos salariales, pasando por el maltrato laboral de los gerentes iraníes. Y esa verdad la sacaron al aire precisamente los reclamantes, quienes calificaron a los payasos que se prestaron para la farsa como unos mentirosos.

Lo que está ocurriendo con las empresas, no solo iraníes sino también con las chinas, es que pretenden aplicar el régimen laboral al que están acostumbrados en sus respectivos países y que está bastante próximo a la esclavitud. Pero ocurre que los trabajadores venezolanos dejaron atrás esa etapa hace ya un siglo y han venido protagonizando continuas protestas contra empresas de esa nacionalidad, que, creyéndose guapas y apoyadas por el Líder Máximo, pretenden actuar por la libre. Pero están tropezando, como Chacumbele, con otra clase de trabajadores: los que conquistaron con lucha y sacrificio esos mismos derechos que se les pretenden vulnerar.

Pero los iraníes pelaron bola.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.