Actualizado: 22/04/2021 9:18
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

EEUU, Elecciones, Biden, Trump

Lo que el Biden se llevó

Sobre lo que el autor considera el más significativo legado del gobierno de Donald Trump

Comentarios Enviar Imprimir

Vamos a suponer que Trumpoloco ganó las pasadas elecciones presidenciales, pero no de la manera histérica que su claque alega, sino de la manera histórica en que ganó Biden: por el voto popular en estados que sumaron 306 votos electorales y con márgenes tan estrechos en Arizona [0,3 %], Wisconsin [0,7 %] y Pensilvania [1,2 %] que sus 41 votos electorales hubieran podido virar la tortilla.

Escaramuza en las vísperas

A partir de esa suposición vamos a suponer también que, antes de las elecciones, The New York Post u otro diario de USA hubiera expuesto ciertos contenidos de una laptop del primogénito de Trumpoloco, con revelaciones que fueran desde negocios con empresarios chinos o ucranianos hasta indicios de que su padre estaba envuelto en alguno de ellos.

Sigamos suponiendo que Trumpoloco afirmara en debate presidencial que eso era campaña de desinformación del Kremlin, pues su hijo nunca hizo nada malo. Y que continuara insistiendo en que nunca supo de los negocios de su hijo ni habló con él al respecto, así como que está muy orgulloso de su hijo, la persona más inteligente que ha conocido. Supongamos que, entretanto, the mainstream media despachan lo reportado por TNYP como interferencia rusa y no cubren el suceso, a la vez que Twitter y Facebook suprimen o restringen todo tráfico relacionado con él.

Bufa subversiva

Supongamos que, pasadas aquellas elecciones, hasta los medios que repudiaron ayer a TNYP por plegarse a la campaña de desinformación de Moscú tienen que publicar hoy que aquel hijo de Trumpoloco, desde hace buen rato, está sujeto a investigación por las autoridades federales bajo sospecha de evasión de impuestos y lavado de dinero. Finalmente salgamos de las suposiciones para toparnos con que, en lugar de Donald Trump Jr., el protagonista de esta saga es Hunter Biden y tanto él como la campaña de su padre dan curiosas declaraciones conjuntas [1].

Ahí tenemos el legado más significativo de la administración Trumpoloco. Tachado de mentiroso y desvergonzado por la comparsa política rival y the mainstream media, el presidente saliente logró que una y otros, así como ciertas plataformas monopólicas digitales, se rebajaran a su nivel y acabaran para siempre con la lógica comunicativa que legitima al orden político democrático.

Luego de sostener la línea de defensa desvergonzada (maraña rusa) de Joe Biden en el debate presidencial, the mainstream media se apea ahora con que la investigación de Hunter estuvo “largely dormant in recent months” por imperativo de reglas del Departamento de Justicia (DOJ), que prohíben emprender acciones legales en casos que pudieran afectar el resultado de las elecciones. Así tendríamos que:

  • Desde el principio había suficiente tela por donde cortar en la investigación de Hunter para que DOJ decidiera que podía causar conmoción en la campaña de Joe. Por tanto, había razón más que suficiente para ejercer periodismo investigativo antes que tirar toalla, pero…
  • La prensa dizque liberal se abstuvo de cubrir nada menos que uno de sus géneros favoritos (bombshell) y encubrió la revelación de TNYP con el tupe de que era medida activa de Rusia para desprestigiar al clan Biden, incluso después de que el Director Nacional de Inteligencia desmintiera al instante tamaña superchería.
  • No reportar ni ahondar sobre asunto de innegable valor noticioso para taparlo con burda mentira equivale a interferir en las elecciones por omisión. Por acción en redes sociales, la trompeteada interferencia rusa a través de Internet Research Agency (IRA) en 2016 no cambió ninguna intención de voto. Ahora la bandería de Trumpoloco guardará el resultado de la encuesta de The Polling Company que, por encargo de Media Research Center (MRC), midió el efecto de la omisión de the mainstream media en los battleground states de Arizona, Georgia, Michigan, Nevada, Pensilvania y Wisconsin: 17% de quienes votaron por Biden no lo hubieran hecho de haber tenido info exacta sobre el escándalo de Hunter y/u otros temas [2].

Desde luego que ni esta encuesta ni nada restan legitimidad a la victoria de Biden, pero sí ponen sobre el tapete los problemas de legitimidad del orden político. El burro victorioso y el elefante perdedor compiten en corral cochambroso de registro electoral inexactos con gestión ineficiente y adolecen de igual politiquería.

Coda

No hay rasgo de Trumpoloco que no esté representado en la bandería demócrata y sus órganos de prensa. Aquel marcó ayer el declive del elefante; Biden marca hoy la decadencia del burro.

Notas

[1]

[2]


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.