Actualizado: 23/02/2019 10:51
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Colombia

Los éxitos de Uribe

El presidente colombiano recoge los frutos. Europa le brinda apoyo en su defensa de la democracia y contra el terrorismo.

Comentarios Enviar Imprimir

En un continente en el que desde hace cincuenta años la democracia ha sido sometida por el castrismo a la condición de rehén, Álvaro Uribe ha asumido con tenacidad su defensa en Colombia y, por ende, en el continente. Retoma la misión del venezolano Rómulo Betancourt, que con entereza y sin ambigüedades asumió exitosamente la defensa de la democracia, con las herramientas que el Estado le procuraba, al mismo tiempo que acudió a las instancias internacionales cuando Venezuela se convirtió en objetivo militar del castrismo.

Hasta ahora, Uribe había actuado prácticamente en solitario. En efecto, poca ha sido la solidaridad manifestada por sus colegas latinoamericanos. De manera oportunista, estos prefieren mirar a otro lado en cuanto a las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) se refiere. Unos, para no indisponerlas en su contra y evitar así que operen en sus territorios, y otros, por temor a indisponer al teniente coronel Hugo Chávez, proveedor de maletas rebosantes de petrodólares y del abastecimiento de los tan indispensables hidrocarburos para sus economías.

Sin contar con el débil nivel de visión política y la dramática falta de perspectiva histórica que caracteriza hoy a la clase política que detenta el poder en el continente, cualquiera sean sus creencias doctrinarias.

La reciente gira que Uribe realizó por Europa, ha demostrado que su tenacidad le está rindiendo frutos. Lo ha demostrado ampliamente el tratamiento prodigado esta vez, tanto por los gobiernos y la opinión pública, como por la Unión Europea. En contraste con el viaje anterior del mandatario colombiano, en que las FARC lograron activar sus grupos de apoyo en Europa, creando una atmósfera hostil cuyo clímax fue el desaire que Uribe vivió en Bruselas: una caricatura lo comparaba con Hitler y parlamentarios europeos abandonaron el recinto ante su presencia.

Esta vez, al contrario, fue recibido por Javier Solana, representante de la Unión Europea para la política extranjera. De entrada, el funcionario manifestó de manera tajante su negativa al pedido de Hugo Chávez, porque "no hay razones para excluir a las FARC de la lista de grupos de terroristas", como lo ha pedido el gobierno de Venezuela.

Todavía quedaban las secuelas del paso de Hugo Chávez por París, cuando llegó sin las prometidas pruebas de vida de los rehenes. Hecho que trató de disimular, sin éxito, usando y abusando de su estilo circense, al cual se le ha agregado el personaje barroco de la colombiana Piedad Córdoba. En cambio, tanto el discurso como el sequito que acompañaba al presiente colombiano, dio muestra de seriedad, austeridad y compostura, contrastando radicalmente con el estereotipo del latinoamericano, revolucionario y folklórico, actuando en el papel del "buen salvaje", que tanto gusta a ciertos medios europeos.

Filosofía de acción

En la conferencia de prensa que realizó en París, en el mejor estilo de un estadista a la manera de Betancourt, Uribe expresó con un discurso vehemente su programa de acción, desglosado en tres puntos. Antes, agradeció al presidente Nicolas Sarkozy, "de quien siempre había recibido apoyo, incluso desde cuando era ministro del Interior", y con quien "todos los temas se han coordinado de manera excelente".

Luego pasó al enunciado de los tres puntos, que constituyen de hecho una filosofía de acción, y parecerían servir de revelador de cuánto hay de desatino, por no decir delirio, en las ideas que motivan a su vecino venezolano. Las premisas desarrolladas por Uribe tienen la cualidad de la claridad y el buen sentido, elementos ausentes en quienes practican indigestiones doctrinarias.

1) Seguridad desde la democracia. Uribe explicó que no incurrirá —como sucedió en el pasado en otros países del continente, en su lucha contra la guerrilla— en violaciones de los derechos humanos. Asimismo, aclaró que en Colombia existe una democracia, que en otros países la guerrilla logró legitimidad por oponerse a dictaduras, pero, en cambio, en Colombia la "guerrilla maltrata la democracia", y que en sus comienzos las FARC actuaban movidas por una ideología que ha degenerado en un grupo mercenario que practica la delincuencia e incurre en delitos de lesa humanidad.

2) Promover una política de inversiones desde la ley y en la ley, condición de creación de riqueza para forjar una economía sana. Léase, la guerrilla atenta contra la dotación tecnológica del país, incendia campos petroleros, y su economía estriba en el comercio ilícito de la droga.

3) Desarrollar una política social desde la base de la libertad. Contrariamente a la guerrilla, que no ejerce justicia, sino que tortura, humilla y veja a los rehenes, los guerrilleros presos gozan de todas las garantías de la ley.

En cuanto a hechos prácticos en relación con los rehenes, el presidente colombiano se mostró dispuesto a declarar una zona de encuentro rural, a efecto de entablar el diálogo con las FARC. Se trata de un área alejada de centros militares y policiales, desde donde no se ponga en riesgo a la población, y de ahora en adelante, la Iglesia actuará como mediador. Además, anunció que reactivó el mecanismo del grupo de facilitadotes del diálogo, integrado por España, Francia y Suiza, el cual "debe trabajar articulado con la Iglesia".

Uribe explicó que tampoco se opone a la presencia de observadores internacionales, ni a un "intercambio simple", a "condición de que no colabore con la recuperación de las FARC", como fue el caso de la mediación de Venezuela. En ese sentido, fue particularmente vehemente al afirmar que "no se puede permitir que las FARC recuperen su capacidad de hacer daño", pues es evidente que el Estado colombiano ha logrado debilitarlas. Las pruebas sobran: la cacofonía demostrada en el caso de la liberación de los rehenes y, en particular, del hijo de Clara Rojas, el pequeño Emmanuel.

El hecho de que ningún periodista francés le preguntara por el caso de Ingrid Betancourt, demuestra hasta que punto ha cambiado la matriz de la opinión pública. Los allegados a la rehén, como la maquinaria de propaganda FARCO/venezolana, indujeron en la sugestión de que el culpable de su calvario era el gobierno colombiano y no las FARC.

En cuanto a la actitud que pensaba tomar ante las agresiones verbales del presidente de Venezuela, Uribe declaró que "prefería no referirse al tema por respeto al pueblo venezolano, por el que sentía un particular afecto". Y al aludir a la pasión de Sarkozy por liberar a Ingrid Betancourt, aclaró que toda causa noble requiere motivación, pues la del presidente francés es una obsesión noble. Al igual que "la nuestra, que nos obsesiona la paz y la democracia", apuntó.

Para concluir, el mandatario colombiano dijo que se iba de Francia satisfecho por las palabras de despedida de Nicolas Sarkozy: "Los relojes de Colombia y Francia están sincronizados y dan la misma hora".

España también

Más rotundo ha sido el éxito de la gira por España. El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, ofreció todo su apoyo al "gobierno de Colombia, cuando deba enfrentar un problema de su soberanía en su frontera y cuando deba determinar qué hacer en su relación con las FARC". Por su lado, el ex presidente Felipe González declaró que "no se necesita de un show para liberar rehenes". Y hasta el complaciente secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, se atrevió a declarar que no tiene dudas de que las FARC "han cometido algunos actos terroristas".

Cuán diferente fuera la situación hoy, tanto de las FARC como de Hugo Chávez, si las primeras hubiesen liberado a un grupo de rehenes, Ingrid Betancourt entre ellos… La ley del todo o nada conduce al callejón sin salida.

Nunca ha sido tan radical y tan dramática la soledad de un gobierno como la del venezolano hoy.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.