Actualizado: 25/10/2021 18:08
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Bolivia

Manual para fabricar enemigos

¿Qué gana uno de los países más pobres de América Latina cuando promueve conflictos con sus vecinos?

Comentarios Enviar Imprimir


La pugnacidad en la forma de manejar la política del gobierno de Evo Morales traspasa a menudo, de un modo u otro, sus fronteras. El tema incluye a vecinos como Paraguay, Perú, Brasil y Chile, y ahora, claro, a Honduras.

El vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, en clara intromisión en la política interna hondureña, echó más leña al fuego cuando exhortó a las fuerzas en pro de Manuel Zelaya a "ponerse en marcha" y "consolidar la victoria de la democracia nuevamente en Honduras".

Para castigar a quienes sacaron del poder a Zelaya, Morales propuso en la OEA un Tribunal Interamericano ad hoc, que no procesaría al empresario ganadero, por supuesto, que sí violó preceptos constitucionales.

Pero si en Cuba la pugnacidad de Fidel Castro se traslada a sus funcionarios y aplaudidores, no resulta raro que suceda también en Bolivia. Recientemente, una veintena de policías y civiles bolivianos violaron los límites paraguayos, por un lugar cercano a la localidad de Infante Rivarola, departamento de Boquerón, en Chaco.

Hubo que esperar más de dos semanas para que el Palacio Quemado aceptara la protesta paraguaya, y sólo entonces admitió que "entre el 16 y 17 de mayo un grupo de policías vestidos de civil y muñidos con sus armas de reglamento, incursionó en territorio paraguayo tras los pasos de un malhechor de esa nacionalidad acusado de perpetrar un robo en una hacienda boliviana".

El incidente obligó a Morales a viajar a Asunción —después de visitar La Habana— y poner una hoja de parra en diálogo con el mandatario Fernando Lugo.

No hay que perder de vista que el telón de fondo en las relaciones bilaterales es la inolvidable guerra territorial del Chaco, donde murieron, entre 1932 y 1935, 100.000 personas de ambos lados.

Pero si todo parecía zanjado, Bolivia no había entregado aún el 23 de junio pasado, a más de un mes de la violación territorial, al ciudadano paraguayo que fue arrestado en su país por fuerzas bolivianas, y esto a pesar de que el canciller Héctor Lacognata clamó: "No hay ningún justificativo ni desde el ámbito diplomático ni desde el ámbito legal que argumente una retención de este ciudadano en tierras bolivianas".

El canciller paraguayo añadió que la situación es "absolutamente a contramano a los tiempos y de buenas relaciones" que se están "viviendo entre las naciones de América del Sur".

Perú

El último ejemplo de pugnacidad contra Perú fue la medida de Morales de prohibir la venta de aceite comestible al país vecino, lo cual levantó la protesta del presidente Alan García, en el sentido de que aumentará el precio inmediatamente en su país.

Todavía, sin embargo, no se olvida la colisión de Morales con el ejecutivo peruano cuando calificó de "genocidio" la muerte de diez indígenas a causa de los enfrentamientos del pasado 5 de junio en Bagua, zona amazónica de Perú. Apresurado como tantas veces en descargar la descalificación, el jefe del Palacio Quemado quedó muy mal parado cuando se supo que los muertos entre la policía fueron 24, más del doble que entre los indígenas.

El acto intervencionista de Morales en el conflicto de la amazonía peruana perdió todavía más legitimidad cuando James Anaya, el relator especial de la ONU, afirmó que en lo ocurrido "no existen elementos" para hablar de genocidio.

Alan García llamó a la sazón a su embajador a Lima, Fernando Rojas, y no faltó quien aseguró, como el ex presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado boliviano, Hoz Vila, que "la situación Perú-Bolivia es gravísima".

"En 80 años, nunca habíamos tenido una situación así", subrayó.

Morales, que no admitió el error, se negó a ofrecer disculpas por su ex abrupto, algo que exigió el canciller peruano José Antonio García Belaúnde.

La respuesta del ex sindicalista fue realmente cantinflesca: "He estado escuchando a algún ministro de la hermana República del Perú que me dice que pida perdón, pero cuando se trata de defender la vida, no hay nada por qué pedir perdón", declaró.

El "genocidio" —habría que preguntarle a Morales—, ¿lo perpetraron los indígenas o la policía? ¿Cuáles vidas defendió él?

Chile

Una de las recientes declaraciones del canciller boliviano, David Choquehuanca, no cayó muy bien en Chile. El funcionario dijo que no descarta la posibilidad de acudir al Tribunal de Justicia de La Haya para dirimir con Chile una salida al mar.

Se sabe, sin embargo, que Chile no accederá a una salida por su territorio que incluya soberanía boliviana. Esto no es consecuencia de la política de la presidenta Michelle Bachelet, sino del sentir de muchos chilenos. Incluso un radical en pro del mar, como el ex presidente Carlos Mesa, admitió el alto costo político que significa "para un presidente chileno que otorgue soberanía".

Con tal actitud, el ejecutivo de Morales mira hacia Lima, que ya dirime límites marítimos con Santiago en el Tribunal Internacional. La mayoría de los observadores sostiene que Perú perderá. De tomar La Paz igual camino, Santiago, sencillamente, declarará al Tribunal incompetente.

Si el gobierno boliviano amenaza ahora con cerrar sus fronteras con Argentina, a causa de la influenza humana, que en el vecino ha contagiado a 100.000 personas, muchas coincidencias ideológicas han situado en un buen nivel las relaciones entre los dos países. Sin embargo, en su momento La Paz no dudó en poner trabas a su oferta de gas a Buenos Aires para que no lo revendiera a Chile.

Ya virtual presidente electo, Morales confirmó que si Chile "quiere diplomacia o gas, tiene que haber mar para Bolivia".

A pesar de las presiones sobre La Moneda de distintos sectores chilenos en contra de la aspiración boliviana, Bachelet habilitó una nueva terminal marítima, que se añade a otras dos existentes desde hace un siglo y por las cuales el país vecino puede exportar en términos de libre tránsito.

Según la agencia EFE, esto quiere decir "en un régimen jurídico que exime de tasas y contribuciones al paso de cargas de todo tipo y en todas las circunstancias". Morales y sus funcionarios no hablan, por supuesto, de los esfuerzos chilenos y condiciones creadas para las exportaciones bolivianas.

La nación austral, por su parte, da pasos para garantizar su autonomía energética, y ya culminó una de varias terminales marítimas para comprar gas natural en el mercado internacional.

En otra frontera del problema, la autonomía energética de Brasil, con yacimientos enormes encontrados en los últimos años, será sólo cuestión de tiempo. La Paz generó una crisis en Brasil cuando nacionalizó el petróleo e incrementó los precios del gas. Inversiones que Brasil planeaba entonces para Bolivia, cambiaron de destino.

Habría que preguntarse si gana o pierde Bolivia con su pugnacidad política, teniendo en cuenta que es uno de los países más pobres de América Latina.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.

David Choquehuanca, Evo Morales y Fernando Lugo, durante el aniversario 74 del fin de la guerra de El Chaco entre Paraguay y Bolivia. (REUTERS)Foto

David Choquehuanca, Evo Morales y Fernando Lugo, durante el aniversario 74 del fin de la guerra de El Chaco entre Paraguay y Bolivia. (REUTERS)