Actualizado: 23/07/2019 15:01
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Israel. Trump, EEUU

McCain, Daniels, Estados Unidos y el brete

En Fox News dicen que los responsables de las muertes son los propios palestinos, por tirar piedras y papalotes incendiarios ¡a cuarenta millas de Jerusalén! ¡Culpables! Repiten los alabarderos de la bobería

Comentarios Enviar Imprimir

En realidad, quiere decir “problema”: estar en un aprieto, tiene otras acepciones como “apuro” o “dificultad”, brete también quiere decir cárcel, calabozo. Te metieron en el cepo, estás en el brete. A los esclavos los metían en el brete. Alguna vez escuche que era sinónimo de látigo, pero en Cuba tiene un significado no recogido por la Real Academia de la Lengua. Brete, bretero, bretera, no quieren decir ni prisión ni carcelero o carcelera, sino chisme, habladuría; un chismoso o una chismosa. “Chisme”, que quiere decir también “cosa sin importancia” o “chirimbolo”. Qué cosa, cuantos significados distintos tienen las palabras. Pero decirle en Cuba bretero a alguien es peor que decirle bretera a alguien, aunque los dos se regocijen por igual en la pestilente ocupación de la habladuría con el único propósito de meter al prójimo en problemas.

Y tal vez sea porque en esta gran nación —líder del mundo libre y país de la excepcionalidad americana— existen tantos miles de prójimos a los que otros prójimos quieren meter en problemas, que el simple brete se gana los primerísimos lugares de la información. Su más sensiblero capítulo tiene lugar en estos días con el asunto de Saddler-McCain. La funcionaria de la Casa Blanca Kelly Sadler en una conversación no ante la prensa sino ante varias personas, se le ocurrió decir que no importaba mucho la opinión de John McCain, porque se estaba muriendo. Cosa que todo el mundo sabe porque tiene cáncer de cerebro. Y claro que lo diría con desprecio y mala leche, pero lo dijo como todos decimos todos los días tantas cosas con desprecio y mala leche dentro de la entendible suerte de que no salga en la televisión. Y hay Dios, las caras de circunstancia en la tele, comentando como curas en el consistorio la falta de moral que rodea al presidente Trump. Pero lo cierto es que el brete lo formó el mismo McCain algunos días antes cuando también dijo ante un grupo de que no quería al presidente Trump en su funeral. “No sé cuánto tiempo voy a estar todavía por acá”, había declarado antes. Es otra manera de decir “me estoy muriendo”. El asunto es que los dos bretecitos saltaron jugosos a la prensa para entretenimiento y jolgorio de la población.

Pero hay otros asuntos más importantes, como el de Corea del Norte, Irán, Israel y Palestina, Rusia o China, donde siempre existe se forma el brete: antes Kim Jong-un era un payaso loco, ahora es un honorable presidente; Xi Jinping se ha declarado presidente vitalicio pero para la Casa Blanca no es un dictador; Irán “se ha extendido peligrosamente en la región, ganando en fuerza militar”, y por eso hay que romper el Acuerdo Nuclear con la sonrisita de Bibi Netanyahu, pero muy pocos mencionan que Irán ganó en fuerza militar porque luchaba contra ISIS, que era sostenida desde Arabia Saudí y con la aquiescencia de Tel Aviv. ¿Quién era en realidad ISIS?, ¿Alguna vez nos lo van a explicar?

Y lo de Stormy Daniels. Actriz de películas de adulto, pornográficas. Las virtudes teatrales de dichas actrices son entendiblemente limitadas y localizables en tres o cuatro partes íntimas del cuerpo y publicitadas a todo color para poderlas vender por buen dinero. Pero hoy por hoy Stormy Daniels es como una Juana de Arco vestal que persigue a la Bestia del White House.

¿Y los 55 palestinos muertos el lunes mientras se inauguraba la embajada estadounidense en Jerusalén? Estaban protestando, es verdad, no solo con palabras también con piedras y “papalotes incendiarios”… Pero las balas eran israelíes. Y en Fox News —departamento de relaciones públicas de la Casa Blanca— se dice que los responsables de las muertes son los propios palestinos, por tirar piedras y papalotes incendiarios ¡a cuarenta millas de Jerusalén! ¡Culpables! Repiten los alabarderos de la bobería. Se parece a aquel chiste de Alvarez Guedes. Habían enterrado a un negro en el medio del circo romano hasta el cuello y le soltaron un león para que se lo comiera. Pero el negro se las arregló para pegarle una mordida al león en una pata. Inmediatamente se escuchó de desde las gradas como le gritaban al negro: “¡Pelea limpio cabrón!”


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.