Actualizado: 20/04/2018 10:20
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Europa

Neonazismo en tiempos de crisis

Setenta años después del estallido de la II Guerra Mundial, los grupos extremistas colocan en su mira a gitanos, judíos e inmigrantes.

Comentarios Enviar Imprimir

Gitanos húngaros y simpatizantes protestan contra la ultraderecha en Budapest, en 2008. (AFP)

Gitanos húngaros y simpatizantes protestan contra la ultraderecha en Budapest, en 2008. (AFP)


.

Una familia gitana dormía en la ciudad de Vítkov, al este de Praga, cuando varios cocteles Molotov incendiaron su hogar. La víctima fue una niña de dos años de edad, con quemaduras en el 80% de su cuerpo. Los responsables del atentado fueron identificados como jóvenes neonazis. Las manifestaciones violentas de racismo y antisemitismo han empezado a marcar cada vez más al viejo continente, en tiempos de recesión.

Los europeos acaban de recordar el aniversario 70 del estallido de la Segunda Guerra Mundial y pronto conmemorarán los veinte años de la derrota del comunismo.

Mientras los líderes políticos insistieron en sus discursos en la necesidad de recordar aquellos trágicos sucesos bélicos y la crueldad del totalitarismo comunista, para evitar que vuelva a repetirse algo semejante, somos testigos de un peligroso fortalecimiento de los movimientos ultraderechistas, xenófobos y neonazis.

Debido al gran peso de la actual recesión económica, algunas agrupaciones extremistas han reaparecido y adquirido protagonismo en el escenario político europeo, con un discurso similar al de hace 70 años. Esto ha creado tensiones y resentimientos contra las minorías y los inmigrantes, a lo largo y ancho del continente.

Las presas fáciles para engrosar las filas de los movimientos extremistas vuelven a ser, igual que antaño, los jóvenes acosados por la fuerte crisis económica. El racismo y el antisemitismo se fortalecen, por ejemplo en Rusia, Europa del Este, y en países occidentales como Italia, Inglaterra, Austria y Francia, entre otros, donde las agresiones contra gitanos e inmigrantes están a la orden del día.

Huyendo a Canadá

Como consecuencia directa de los grupos extremistas, la situación de los gitanos en la República Checa se ha vuelto tan dramática que cientos han solicitado estatus de refugiado en Canadá.

El éxodo de los gitanos ha puesto de manifiesto lagunas legislativas en las jóvenes democracias de Europa del Este, que no garantizan la protección por igual a toda la población.

Ante el elevado número de solicitantes de asilo, más de 600 a principios del año, el Ottawa volvió a imponer la obligatoriedad de visados para los ciudadanos checos, que se había eliminado gracias al ingreso del país en la OTAN y en la Unión Europea.

La medida canadiense sonó las alarmas en Bruselas, dado que la República Checa, que es un país comunitario, registró un importante éxodo de personas. Esta semana, decenas de gitanos checos pidieron asilo en Holanda, Bélgica e Irlanda, denunciando problemas de persecución, discriminación, desempleo e inseguridad.

De acuerdo con un reciente estudio del Centro Europeos de los Derechos de los Gitanos, con sede Hungría, en Europa viven actualmente ocho millones de gitanos. Se trata de la minoría étnica más afectada por la crisis económica, ya que son "los últimos en obtener un puesto de trabajo y los primeros en ser despedidos". A lo que debe agregarse las agresiones por parte de los neonazis.

Los neonazis buscan protagonismo

El deterioro de la situación económica en Europa y el incremento del desempleo, han ayudado a los grupos extremistas a perder el temor y a dar la cara en público, en busca de protagonismo.

En Hungría, el Partido Jobbik, o Movimiento por una Hungría Mejor, ultranacionalista, dio su respaldo a la llamada Guardia Nacional, que recorrió las calles de Budapest con una marcha de uniformados de negro, que traía a la memoria los peores recuerdos del ascenso del nazismo hace más de siete décadas.

El discurso abierto o encubierto de los ultraderechistas húngaros es compartido por organizaciones similares en Polonia, República Checa, Eslovaquia, Austria y Alemania. Para ellas, el mayor problema del país son los judíos, los gitanos y los inmigrantes.

La tensión entre los gitanos húngaros se mantiene, tras el asesinato en serie de diez personas de la etnia en manos de extremistas el año pasado. El caso más sonado fue, sin duda, el ocurrido en Kisleta, una aldea situada en el este de Hungría, donde una mujer gitana fue asesinada a balazos en su propia casa y la hija que le acompañaba resultó gravemente herida.

Un peligro que no se debe menospreciar

El Ministerio del Interior de la República Checa ha iniciado un proceso contra varias agrupaciones neonazis, como el Partido Obrero, que en su línea política insiste en "la necesidad y urgencia de solucionar el problema gitano", al tiempo que promueve el racismo y la xenofobia.

Organizaciones cívicas gitanas presentaron una denuncia contra el Partido Obrero, porque, según indicaron, fomenta en su sitio de internet "el racismo y alerta a los ciudadanos ante 'el peligro gitano', asegurando, a la vez, que en el país aumenta la 'criminalidad gitana'".

El politólogo Jan Pulec advirtió que una de las posibles causas de la reaparición de los movimientos neonazis en Europa, podría responder al aprovechamiento político de la ultraderecha, que vende la intolerancia, el racismo y la xenofobia como la solución a los males de la sociedad actual.

Según Pulec, el menosprecio de la amenaza que representa el neonazismo, por parte de algunos políticos y gobiernos europeos, podría llegar a representar un serio peligro para la estabilidad del viejo continente.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.