Actualizado: 16/08/2019 16:52
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Europa-América Latina

Populismo telegénico

La tendencia populista de Latinoamérica también está ganando terreno en el viejo continente, como un peculiar fenómeno de transculturación.

Enviar Imprimir

Por lo general, en Europa se ha identificado el populismo con la extrema derecha, sin embargo, Taguieff afirma que hoy vemos surgir también un populismo proveniente del comunismo ortodoxo, obligado a seguir los pasos a una extrema izquierda en ascenso: neotrotskistas y anarquistas, altermundialistas de ATTAC, o el líder agrícola José Bové, marchan al unísono de la ola populista.

La eficacia simbólica del populismo actual radica en la autoridad carismática del líder potenciado por las tecnologías de comunicación, que Taguieff considera un hecho decisivo que ha dado lugar a un populismo de nuevo cuño: el telepopulismo. Otro de los rasgos del nuevo populismo europeo como estilo político, es la defensa identitaria que se traduce por un "neoetnicismo cultural y diferencialista", temas también presentes en el discurso de Hugo Chávez, Evo Morales, en Bolivia, y Ollanta Humala, en Perú.

La figura del 'buen salvaje'

Nada de lo hasta ahora dicho suena extraño con respecto al discurso político contemporáneo en América Latina. Es más, el surgimiento del nuevo populismo de izquierda europeo, se nutre del aporte latinoamericano: los foros sociales mundiales celebrados en São Paolo y Porto Alegre, han venido a llenar el vacío dejado por los centros desde donde se nutría ayer el imaginario internacionalista revolucionario. São Paolo y Porto Alegre se convirtieron en cita obligada de los antisistema, en particular europeos, entre los cuales destacan los franceses, muy activos en la organización de esos eventos, que además cuentan con el canal de difusión a escala global de la empresa de comunicación política de Le Monde Diplomatique.

El neopopulismo latinoamericano reaparece bajo las banderas del culto al Che Guevara, el antiamericanismo, y la relación afectiva y clientelar con el pueblo. Las inclinaciones mesiánicas tercermundistas procuran además un valor agregado: garantizan espacios en los medios de comunicación. Hablar en nombre de los pobres, los "indígenas" y contra las "elites blancas occidentalizadas" de América Latina, tiene también una recompensa simbólica-mediática que se traduce en cifras de venta de publicaciones, a menudo de dudoso rigor académico.

La aparición de Evo Morales en el horizonte político, reactiva la figura del "buen salvaje" forjada por Michel de Montaigne en el siglo XVI. El impacto de su liderazgo, obliga al líder boliviano a mantenerse en la pose que le fue adjudicada de antemano en Europa.

El intercambio intercontinental entre América Latina y Europa de esa "patología de la democracia representativa" que es el populismo, según palabras de Pierre Rosanvallon, ilustra los peculiares fenómenos de transculturación que se están operando entre ambos continentes.


« Anterior12Siguiente »