Actualizado: 18/10/2019 17:37
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Cuba - Venezuela

¿Qué destino le depara a la alianza?

Los caminos de ambos países se han cruzado muchas veces, pero el futuro indica varios escenarios posibles.

Comentarios Enviar Imprimir

Los caminos de Cuba y Venezuela se han cruzado muchas veces. A principios de la década de los sesenta, La Habana respaldó a grupos armados contra gobiernos venezolanos democráticamente electos.

 

En parte, la injerencia en los asuntos internos de Venezuela determinó la suspensión de Cuba de la Organización de Estados Americanos en 1962. A partir de este momento, Caracas y La Habana se vieron inmersas en un desacuerdo irreconciliable.

 

A comienzos de la década de los años setenta, la política exterior de La Habana dio un giro de 180 grados. Con el fracaso de las guerrillas, el régimen se enfrascó en la diplomacia. Fue un viraje fortuito que condujo a Cuba por la senda de una política de relaciones exteriores de primera línea.

 

Venezuela también cambió durante el período presidencial de Rafael Caldera (1969-1974). Se legalizaron los partidos de izquierda que habían apoyado la injerencia de La Habana. Caldera, además, comenzó a dialogar con el Caribe anglófono, que había mirado con recelo la hostilidad de Caracas hacia La Habana.

 

En 1975, Carlos Andrés Pérez (1974-1979) normalizó las relaciones con Cuba. Se abrieron las embajadas y se reanudó el comercio. Gracias a un acuerdo Caracas-Moscú, Cuba importaba petróleo venezolano, mientras que la antigua Unión Soviética abastecía a los clientes de Caracas en Europa. Aunque los presidentes que lo sustituyeron en el cargo se desviaron de la ruta trazada por Pérez, Venezuela no regresó a la política de confrontación.

 

Pérez, presidente de nuevo de 1989 a 1993, mejoró otra vez las relaciones con La Habana. En 1992, un coronel prácticamente desconocido, Hugo Chávez, protagonizó un fallido golpe de Estado contra Pérez, que lo llevó a la cárcel. De inmediato La Habana felicitó a Pérez por haber contenido el golpe. Sin embargo, al ser liberado en 1994, Chávez viajó a La Habana, donde Fidel Castro lo recibió como un héroe.

 

Ayer y mañana

 

Carlos A. Romero, profesor de la Universidad Central de Venezuela, recientemente publicó un artículo sobre las relaciones entre ambos países en los últimos cincuenta años. La elección de Chávez fue una bendición para Cuba, que al fin tenía un aliado verdadero en el hemisferio occidental.

 

Romero analiza los vínculos en dos etapas: entre 1999 y 2004, cuando se consolidó la relación bilateral, y desde 2004, cuando los dos países idearon una estrategia regional.

 

Sus relaciones estrechas, por toda una década, han sido beneficiosas para ambos países. Venezuela le envía a Cuba una vital carga de 100.000 barriles diarios de petróleo a precios subsidiados. El comercio bilateral aumentó de $388 millones en 1998 a $7,1 mil millones en 2007.

 

La Habana, en el año 2007, suministró a Caracas los servicios de 39.000 cubanos, incluyendo 31.000 profesionales de la salud. Los otros 8.000 se supone que incluyen a los consejeros políticos y de seguridad necesarios para implementar el modelo de Chávez, para corroer la democracia desde sus entrañas. Aunque parezca lo contrario, Venezuela también depende de Cuba.

 

Fundada en el año 2004, el ALBA —la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América— es la piedra angular para una estrategia regional conjunta, opuesta a los tratados de libre comercio con Estados Unidos. Venezuela, Cuba, Nicaragua, Bolivia, Dominica y, últimamente, Honduras, integran el ALBA. Sin embargo, Nicaragua y Honduras también son miembros del RD-CAFTA, el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos.

 

En el año 2007, Chávez agregó la necesidad de elaborar una estrategia regional de seguridad que contemplara:

 

• La exclusión de Estados Unidos de los consejos de defensa regional

 

• La diversificación de las compras militares y de la asistencia técnica

 

• La formación de vínculos más estrechos con China, Rusia, Irán y otros rivales de Estados Unidos.

 

Esta estrategia puede tener menos sustancia que la que muestra. En una visita reciente a China, Chávez despotricó contra el imperialismo estadounidense, algo que Pekín repudió con prontitud. Rusia se apresta a buscar una presencia militar renovada en la región, pero Cuba no la ha secundado. Si Irán responde al ofrecimiento del gobierno de Obama para dialogar, Venezuela puede quedarse con una estrategia a medias.

 

¿Qué destino le depara a la alianza de una década entre Cuba y Venezuela?

 

• Un escenario señala que la relación continuaría en los términos actuales. Sin embargo, los precios del petróleo merman la generosidad de Venezuela hacia la región, aun si Cuba fuera la última en afectarse.

 

• Un segundo escenario vislumbra una cierta distancia entre los dos países si Cuba, bajo Raúl Castro, abre la economía y alivia las tensiones con Estados Unidos. Abundan los rumores de que las Fuerzas Armadas de Cuba ven con desconfianza a sus colegas venezolanas.

 

• Un tercer escenario sería que las circunstancias nacionales cambiaran en Cuba o en Venezuela. Aunque La Habana y Caracas no conciben un futuro sin revolución, la historia, a menudo, es como un viejo topo que emerge a la superficie sin previo aviso, para bien o para mal.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.