Actualizado: 24/06/2019 9:50
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Ocasio-Cortez, EEUU, España, Errejón

¿Qué podría aprender Ocasio-Cortez de los errejonistas españoles?

En su primer encuentro público en el Bronx, Ocasio-Cortez mostró el carisma, innegable, que emana de la confianza que proyecta

Comentarios Enviar Imprimir

Alexandria Ocasio-Cortez se presentó el pasado viernes en el Albert Einstein Hall de la Escuela de Medicina del Bronx. Lo hizo con Chris Hayes, periodista del prime time de la MSNBC. “Muy contenta de estar de regreso en casa, de estar de vuelta en el Bronx”, estas fueron las primeras palabras de la nueva cara del progresismo norteamericano. En su primer encuentro público en el Bronx, Ocasio-Cortez mostró el carisma, innegable, que emana de la confianza que proyecta. No es una erudita en la elaboración de sus temas, pero tampoco sobrecarga de pathos sus mensajes. El carisma depende de este equilibrio: seguridad en la proyección de lo dicho y frialdad en la defensa de los principios. Ocasio-Cortez posee una expresividad natural en ambas cosas, y esto ayuda a explicar su vertiginoso éxito político.

La charla se centró en la gran idea impulsada por Ocasio-Cortez: el Nuevo Pacto Verde, o Green New Deal, una estrategia de reestructuración del aparato regulatorio de Estados Unidos que busca acoplar el ideal de la justicia social con la necesidad de confrontar la crisis ecológica planetaria. Como le dijo Ocasio-Cortez a Hayes en uno de los momentos más lúcidos del encuentro: el Green New Deal es una propuesta que quiere asumir el reto civilizacional de nuestra época. El reto medioambiental implica no solo la devastación de recursos vitales del planeta, sino también la relación entre forma de vida y tecnología. Uno de los nudos más interesantes de la propuesta de Ocasio-Cortez tiene que ver, en efecto, con el rediseño de una nueva economía para una época consciente del límite de sus recursos naturales. Para Ocasio-Cortez, el conflicto central de nuestra época radica en ser capaz de traducir políticamente el cuidado climático con la justicia social.

Quienes han defendido el nuevo pacto verde de Ocasio-Cortez como una proyección del viejo ideal económico hamiltoniano no se equivocan. Como en su momento lo estudió muy bien el gran historiador de la administración pública norteamericana, Thomas McCraw, el cosmos político de Hamilton es una combinación de talento político y experimentación a gran escala económica. Ocasio-Cortez no es una hamiltoniana en lo ideológico, aunque sí en su estilo. Por esta razón, uno de los dilemas del Nuevo Pacto Verde no es tanto el contenido, sino más bien la forma en cómo este se da a conocer. Sin embargo, mientras escuchábamos a Ocasio-Cortez en el Bronx, pensaba en lo que ésta pudiera aprender de otra de las formaciones políticas novedosas de los últimos años: la plataforma de Íñigo Errejón.

En efecto, en los últimos meses no se han hecho esperar intentos de ambas partes por concretar un encuentro entre estos dos referentes del nuevo progresismo transatlántico. Y sólo basta con seguir las iniciativas de la plataforma de Errejón-Carmena para notar la influencia directa de AOC en la construcción del errejonismo madrileño. Hace tan solo unas semanas, Clara Ramas San Miguel, una de las integrantes de las listas de Más Madrid, argumentaba que el Green New Deal y la fórmula transversal eran dos formas de un mismo modelo para un pacto social desde el universalismo ecológico. Desde Madrid, el interés por Ocasio-Cortez ha sido firme. Sin embargo, apenas se ha comentado lo que la representante del Bronx pudiera aprender del errejonismo. Esta visión de paralaje (desviación de la posición aparente de un objeto, dependiendo del punto en que es observado) no es menos importante. En efecto, mi hipótesis es que un futuro ascenso político de Ocasio-Cortez se beneficiaría de varias lecciones que ofrece el errejonismo como experiencia en construcción. No decimos esto en abstracto, sino en función de la importancia concedida a la forma al comunicar una gran idea política transformadora, como es el Green New Deal.

Pensemos esto desde lo concreto y volvamos al encuentro en el Bronx. En un momento muy específico de la conversación con Hayes, Ocasio-Cortez despachó al movimiento del Tea Party como organización racista y de poca importancia. Puede que en cuanto a los hechos se refiere Ocasio-Cortez no se equivoque, pero no es menos cierto que el Tea Party ha constituido uno de los movimientos políticos de base más importantes de las últimas décadas en Estados Unidos. Algo desentona cuando se sitúa a la movilización política en el centro de una transformación e inmediatamente después se descarta a un movimiento como el Tea Party. El errejonismo hubiese dicho que incluso aquellos militantes del Tea Party, cansados del inmovilismo de las élites de Washington, podrían caber en su nuevo proyecto político. Al descartar al Tea Party, las referencias a West Virginia, Wisconsin, o Michigan se vuelven poco verosímiles. Y es que aquellos estados —en lugar de Nueva York o Los Ángeles— son el campo de batalla donde Ocasio-Cortez tendrá que probar su pacto intergeneracional. Esta es una herramienta significativa del errejonismo: no basta hablar con quienes te han votado; también debes crear un espacio político para quienes en potencia pudieran sumarse a tu causa en un momento dado. Lo importante es dejar una fisura entre estructura política y sociedad. Eso es transversalidad, que fundamentalmente significa que no hay un sujeto central en la construcción de un proyecto político. Ni en España ni en Estados Unidos es posible avanzar una plataforma progresista de espaldas a las capas medias.

Todo esto también supone que no hay un conflicto central en la construcción política. Y este quizás sea el punto más débil de la proyección de Green New Deal de Ocasio-Cortez. A lo largo de la conversación con Hayes, escuchamos mucho sobre cómo la crisis medioambiental es el conflicto de nuestra época. Puede ser cierto desde el punto de vista científico, pero en realidad lo importante es el lugar que esta idea ocupa en el esquema transversal. En nuestras sociedades posthegemónicas, la heterogeneidad de las demandas sociales imposibilita la centralidad de un relato único. ¿Cómo convencer a los residentes post-industriales de West Virginia o del norte de Wisconsin que un cambio energético es fundamental si sus comunidades fueron sacrificadas en el altar del nuevo progreso de las nanotecnologías de Silicon Valley y del entramado de las finanzas transnacionales? El discurso político en torno al Green New Deal no puede sedimentarse desde la abstracción de un bien general en nombre de la “Humanidad”, sino desde lo más concreto; esto es, desde las formas de vida en cada una de las comunidades en sus respectivos estados.

Tomemos, por ejemplo, las declaraciones recientes de la ecologista Alodia Pérez, una de las fichadas en la lista de Más Madrid. En su intervención, Pérez prescindía de la entonación apocalíptica sobre el fin de la existencia en la tierra en los próximos diez años, y llevaba la conversación a un plano muy concreto: ¿cómo hacemos para reciclar los restos de basura sin que esto suponga un gran acto moral para cada individuo? ¿Cuáles son las mejores maneras de convencer a las compañías que no usen plástico? ¿Cuál es la relación entre vivienda y residuos en los barrios más marginados? En ningún momento escuchamos reclamos por la imposición estatal, sino prácticas concretas que conectan con las diversas necesidades de la gente.

Como ha comentado el analista político Mario Ríos Fernández, “El contenido retórico del errejonismo, debe aparecer acompañado de medidas efectivas, de políticas públicas transformadoras e innovadoras que cambien la realidad y atajen los problemas que afrontamos como sociedad”. No digo con esto que Ocasio-Cortez no crea en las estrategias que hablaba Pérez, sino que hay un déficit discursivo de su parte. Hablar desde lo más concreto conectaría con las necesidades de la gente en estados como Pensilvania, Wisconsin, o Carolina del Sur, además de defender los hábitos ya existentes de la clase media de Manhattan, quienes sí pueden reciclar semanalmente.

Las grandes ideas importan muchísimo. Y no hay dudas que el Green New Deal es la artillería pesada del progresismo norteamericano para contrarrestar la revolución nacionalista de Donald J. Trump. Sin embargo, es por esta misma razón que la propuesta de institucionalización regulatoria debe ser acompañada de dos ingredientes: por un lado, la insistencia en lo más concreto de las necesidades sociales; y por otro, la articulación de un mito que apele no solo a la evidencia científica o económica, sino a las aspiraciones y los anhelos de quienes hoy ocupan el lugar de los perdedores de la globalización. Aquí nos topamos con el límite del paradigma económico hamiltoniano.

En la aurora de 1795, Alexander Hamilton podía implementar un plan para la expansión del crédito público como motor del desarrollo estatal (véase su importante “Report on a plan for the further support of Public Credit”). Sin embargo, hoy es difícil imaginar que esa “fe en el crédito” pudiera estimular un mito político lo suficientemente solvente como para contrarrestar la fuerza espiritual que el dinero ejercer en todas las esferas de la vida humana. Además, los mitos económicos suelen ser débiles, ya que contienen una superconfianza en su propia veracidad. El mito exige distancia de la sustancia de lo factual. También en este punto el errejonismo ha podido innovar. ¿No es la defensa de la patria un mito adecuado para el ‘momento Polanyi’ en esta fase de repliegue contra la globalización? Una patria de los cuidados, del amor a la tierra, y de la afirmación de las formas de vida contra la dominación del dinero y su fuerza de futuro. Curiosamente, patria fue la palabra que Ocasio-Cortez no pronunció en el Bronx. Pero todavía estamos a tiempo. Sabemos que la política puede medirse en fases de aprendizaje.

Gerardo Muñoz es profesor en Lehigh University, Pensilvania. Su última publicación es el libro Alberto Lamar Schweyer: ensayos sobre poética y política (Bokeh, 2018) y de próxima aparición Poshegemonía y populismo (2019).


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.