Actualizado: 01/02/2023 22:50
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Perú

Sin más consuelo que la esperanza

Lourdes Flores lidera las encuestas, frente a los fantasmas del pasado.

Enviar Imprimir

Sobre Perú se cierne el peligro y no la fiesta de un nuevo período electoral. La ex congresista Lourdes Flores (quien quedara tercera en las pasadas elecciones de 2001) lidera las últimas encuestas sobre las elecciones presidenciales que tendrán lugar el próximo mes de abril. Flores encabeza la lista de intención de voto con un 26 por ciento, seguida por el antiguo teniente coronel de las Fuerzas Armadas, Ollanta Humala.

Pero las encuestas advierten de algo más: Flores, congresista del Partido Popular Cristiano durante la década de los años noventa, habría descendido dos puntos desde el pasado mes de octubre, mientras que Humala ha remontado hasta el segundo puesto con un 15 por ciento en la intención de voto. El ex presidente Alan García, líder del Partido Aprista de centroizquierda, ocupa el tercer lugar con un 13 por ciento, por delante de otro antiguo jefe de Gobierno, Valentín Paniagua, que recabó un 11 por ciento.

Las instituciones democráticas de la mayoría de los países de América Latina poseen una suerte de "Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida" frente a los caudillos y las dictaduras. Por eso resultan muy peligrosas las decisiones electorales: basta un error de cálculo en las preferencias de las muchedumbres ruidosas y ruinosas para que eche raíces el germen dictatorial, minando a velocidad de metástasis las reblandecidas vísceras democráticas. Así, en pocos años, se pasa de formar parte de un cuerpo político enfermo a tejido muerto. Y de tejido muerto a masa inerte bajo el yugo del caudillo de turno.

Basta echar una ojeada al panorama peruano para saber que se avecina un turbulento movimiento de piezas en el ajedrez político. Lourdes Flores encabeza la lista en la intención de voto, pero la experiencia dicta que dichas intenciones suelen desplazarse con más facilidad de la que se pierde un peón sobre el tablero. Flores goza de una trayectoria política limpia, a su favor podría contarse que es mujer (o sea, algo inédito en la presidencia de Perú), pero no resulta en absoluto atractiva su tibieza y su escaso carisma.

Avizorando el peligro

No obstante, el primer gran peligro se llama Ollanta Humala (Partido Nacionalista Peruano), y el segundo, Alberto Fujimori (agrupación independiente "Sí Cumple"), que aunque se encuentra preso en Chile por todos los motivos por los que debe estar tras las rejas un delincuente, sigue teniendo un gran apoyo popular.

Ollanta Humala es militar, populista, indigenista en el sentido sectario, oportunista, racista, testarudo, improvisado en el campo de la política, y evidentemente capaz de muchas cosas desagradables y antidemocráticas.

Sus principales aliados son la caterva de políticos lamentables que lo antecedieron en la presidencia peruana. Aunque el modelo que propone Humala es inconsistente y similar al del ex presidente Juan Velasco Alvarado, en la década de los setenta, que llevó al país a la quiebra y al retroceso del agro, el apoyo popular que lo lleva a ser segundo en las encuestas se debe al resentimiento acumulado por sectores mayoritarios y pobres contra los políticos tradicionales.


« Anterior12Siguiente »