Actualizado: 23/05/2019 11:26
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Trump, Obama, Periodistas

Trump, los periodistas y la cena en que Obama se rio de él

Hay varios motivos para que no solo el magnate no acuda a la cena de corresponsales de la Casa Blanca, sino que tampoco deje a sus adláteres disfrutar del evento

Comentarios Enviar Imprimir

Al presidente Donald Trump no le basta su ausencia a la cena anual de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca el próximo sábado. Tampoco va a permitir a sus subordinados que acudan.

Al parecer tal actitud es consecuente con alguien con considera a la prensa “mentirosa” y a los periodistas “enemigos del pueblo”.

“La prensa es mentirosa, está ahí para manipular a la gente y a eso se dedican”, dijo Trump en 1981. Uno de los problemas con tal declaración es que no es original, antes la usó el nazismo.

Los nazis utilizaron el término de “prensa mentirosa” para lanzarlo contra sus enemigos en la Alemania de entreguerras. Tacharon de mentirosos a todos los medios que disentían de sus premisas, acusándolos de estar en manos de judíos o bolcheviques.

Cuando el nazismo llegó al poder, su ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, utilizaba tal calificación para dirigirse a los medios noticiosos extranjeros con una cobertura crítica sobre lo que estaba sucediendo en Alemania.

Pero ellos tampoco fueron originales.

El término Lügenpresse fue empleado por primera vez tras las fallidas revoluciones de 1848. Entonces los grupos conservadores católicos empezaron a denominar así a los medios impresos de corte burgués liberal que habían defendido las revueltas. Además de mentirosos, sus creadores insinuaban que esos periódicos estaban controlados por judíos y masones. Posteriormente la palabra se empleó contra la prensa gala por su cobertura de la guerra franco-prusiana y, en la I Guerra Mundial, para designar a la prensa aliada, especialmente a la británica, después de que esta hablase de “la violación de Bélgica” tras la invasión alemana de este país.

Sin embargo. además del conocido enfrentamiento de Trump con la prensa, y de su poco gusto por los chistes a su cuenta, hay otra razón poderosa para que no solo el magnate no acuda a la cena de corresponsales de la Casa Blanca, sino que tampoco deje a sus adláteres disfrutar del evento que se viene celebrando desde comienzos del Siglo XX.

Ocurrió años atrás. El evento ha pasado a la historia como “la cena que nos regaló la candidatura de Donald Trump”.

Así recuerda The National Review la cena de corresponsales de 2011, a la que acudió el empresario.

Para The New York Times, fue “una noche de humillación pública que, en vez de ahuyentarle, aceleró sus feroces esfuerzos para ganar estatura en el mundo de la política”.

El evento ha sido descrito en el diario español El País.

La cita tenía todos los ingredientes para que el magnate y estrella de la televisión disfrutase de la compañía de más de 2.500 personalidades de los medios de comunicación y el mundo del espectáculo. Pero en cuanto el entonces presidente Barack Obama tomó el micrófono, los presentes en la sala y los espectadores al otro lado de las pantallas de televisión se dieron cuenta de que Trump iba a cumplir un papel muy distinto del esperado.

“Vaya semana”, dijo el mandatario demócrata nada más empezar. Era su reacción a los días en que la Casa Blanca publicó su certificado de nacimiento para acallar el insultante rumor del que se había adueñado Trump y que aseguraba que no había nacido en Estados Unidos y por tanto su mandato era ilegítimo.

Los siguientes minutos pudieron cambiar efectivamente la vida de Trump, aunque solo él sabe si las burlas del presidente Obama, las risas en toda la sala y el guion desenlazado durante los días siguientes verdaderamente le inspiraron a vengarse de este presentándose a las elecciones para sustituirle en el Despacho Oval de la Casa Blanca.

Lo que sí sabemos es que las palabras del entonces presidente de EEUU supieron a venganza por partida doble. La primera, porque Trump fue el objeto de sus chistes más duros aquella noche. Obama se rio de su presencia en el programa de telerrealidad The Apprentice; especuló con publicar un vídeo de su nacimiento para despejar todas las dudas e incluso aludió a que, aclarado su lugar de origen, “ahora [Donald] podrá centrarse en lo que verdaderamente importa”.

Mientras las pantallas proyectaban imágenes de su programa de televisión, Obama se dirigía a Trump: “Creo que todos sabemos cuáles son tus credenciales y amplia experiencia”, dijo el mandatario al mismo tiempo que la audiencia veía al empresario expulsar a un concursante. “Este es el tipo de cosas que me mantienen despierto por la noche. Buen trabajo, señor, buen trabajo. Sin duda, Donald traerá el cambio a la Casa Blanca”.

Trump fue agachando la cabeza según pasaban los minutos y poco a poco abandonó la sonrisa.

Hubo mucho más que chistes en la participación de Obama. El entonces presidente de EEUU pudo haberse burlado de Trump por otro motivo, sin que nadie lo supiese hasta varias horas después, al pronunciar “el tipo de cosas que me mantienen despierto por la noche”.

El día antes de acudir a la cena había dado la orden de que comenzara la operación militar que acabó con la vida de Osama Bin Laden en Pakistán.

El desenlace se supo 24 horas después, cuando el presidente Obama compareció ante los estadounidenses para comunicarles que habían eliminado al mayor enemigo de la nación. Entretanto, también le había dado tiempo a salir a cenar y recordarle a Trump que —al menos entonces— su mundo seguía siendo el del espectáculo.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.