Actualizado: 12/12/2019 10:24
cubaencuentro.com cuba encuentro
| Internacional

Trump, Mueller, Informe

Trumpoloco en 2020

La cobertura de las elecciones venideras será todavía más alucinante y frenética

Comentarios Enviar Imprimir

La conjura de la ciénaga en Washington para demonizar al presidente electo acaba de tomar nuevos giros tras el exitazo del fiscal especial Bob Mueller: 675 días de investigación con $30-$35 millones en costos y 34 acusados: 9 americanos y 25 rusos incapturables sin ninguna conexión con la pregonada colusión Trumpoloco-Vladimiro.

La trampa, el acoso y el fotuto

La civilización del espectáculo en USA se quedó con las ganas de que Trumpoloco dejara cesante a Mueller y de que este tomara declaración a Trumpoloco y acusara a su hijo y a su yerno. Así que la resistencia [1] proseguirá con vendaval en los cañaverales —obstrucción de justicia, abuso de poder y corrupción— para consumar la inflexión de la trampa al acoso que el Comité Judicial de la Cámara de Representantes manifestó de antes con su intención de espulgar hasta los libros de contabilidad de Trumpoloco y su familia [2].

La resistencia ha pasado todo este tiempo sonado el fotuto contra la Casa Blanca. El aparato de agitación y propaganda demoliberal denominado mainstream media (MSM) no baja del 90 % en cobertura negativa de Trumpoloco. Acumula tantos bombshells, turning-points,walls closing in y otras tantas fake news que no sólo el público perdió ya la cuenta, sino que el MSM perdió hasta la vergüenza en el ejercicio del periodismo [3].

Mientras Mueller indagaba la vida y milagros de ciertos allegados a Trumpoloco, filtraciones constantes a la prensa servían para subvertir la gestión presidencial, empollar la ilusión de impeachment y desvíar la atención de las peripecias del cartel Clinton, como la colusión con salsa rusa del Proyecto Skolkovo [4].

Más allá de la nada

Vayamos a lo político. Mientras la bandería demócrata se concentra a ultranza en cazar o pescar a Trumpoloco y hasta se ripian entre ellos por el corrimiento hacia el rojo de la joven guardia, los indicadores claves de acceso a la Casa Blanca [5] permiten columbrar la reelección de Trumpoloco en 2020. Aunque junto con la clave factual 1 se admitan como negativas las claves opináticas 8-11, Trumpoloco tendría todavía mejor proporción de indicadores a favor (8 contra 5) que en 2016 (6 contra 6 y 1 indeterminado):

  1. Autoridad del partido. Tras las elecciones intermedias, el partido del presidente tiene menos escaños en la Cámara de Representantes.
  2. Competencia. No hay alternativa seria para que el partido del presidente vuelva a nominarlo.
  3. Titularidad. El candidato del partido es el presidente en funciones.
  4. Tercera vía. No hay tercer partido ni campañero independiente relevantes.
  5. Economía a corto plazo. La economía no está en recesión durante la campaña electoral.
  6. Economía a largo plazo. El crecimiento real per cápita durante la administración iguala o excede el crecimiento promedio durante los dos términos de administración precedente.
  7. Cambio de política. La actual administración hizo cambios importantes en la política nacional.
  8. Malestar social. No hay disturbios sociales sostenidos durante la actual administración.
  9. Escándalos. La administración actual no se ha visto envuelta en escándalo significativo.
  10. Fracasos militares y diplomáticos. La actual administración no ha sufrido revés importante en asuntos diplomáticos o militares.
  11. Éxitos militares y diplomáticos. La actual administración logró al menos un éxito importante en política exterior, ya sea militar o diplomático
  12. Carisma del titular. El candidato del partido dominante en el poder ejecutivo es carismático o un héroe nacional.
  13. Oponente carismático. El candidato del partido opositor a la presidencia no es carismático ni héroe nacional.

La situación

Hacia la medianoche del 8 de noviembre de 2016, Trumpoloco había ganado en 30 estados y conseguido así votos electorales suficientes para aplicar la regla democrática de la mayoría enunciada por Giovani Sartori: “En la votación, la minoría no tiene derechos: los perdedores [Hilaria Clinton y los candidatos de partidos menores] son eliminados y basta”.

La cobertura de las elecciones venideras será todavía más alucinante y frenética. Los parlantes de MSM seguirán trabajando de gratiñán para Trumpoloco, porque ya no tienen contención al dar opiniones sesgadas y difundir hechos falseados. Tan sólo peleando a la riposta con tuitazos, que la obsesión demoliberal ha convertido en directrices del ciclo de noticias, Trumpoloco tiene asegurado el éxito con rallies y movilización de votantes a las urnas.

Al compás de repite y pon camarones, Trumpoloco ganaría en 2020 pese a tener el ambiente mediático más desfavorable de la historia presidencial en USA. Mantiene en aquellos 30 estados sus índices Gallupianos de aceptación (por encima de la media nacional de 43 %), que de paso vienen subiendo en 7 de los 20 estados ganados por Hilaria. Así tenemos que:

  • Si Trumpoloco conserva al menos el 90 % de su base electoral y mantiene sus mejores índices de aceptación en los 30 estados donde ganó antes…
  • Y la bandería demócrata conserva el Congreso, con su índice de aceptación del 13 %, mientras 7 de los 20 estados donde ganó Hilaria se inclinan a Trumpoloco en virtud de mejor economía y otras ventajas mundanas que sobrepujan a las sonseras del fin del mundo por cambio climático, pacto social verde y demás movidas socialistas,
  • Entonces el común de los americanos pensará que, a pesar de todo, Trumpoloco merece ir al reenganche

A no ser que esa mano y mente visible denominada mercado juegue una mala pasada y el declive económico saque del juego político a Trumpoloco, ya que ningún mastermind puede suplantar al mercado. De no ser así, la bandería demócrata tendrá que apartarse de la política y abrazar la fe para pedir: ¡Ojalá pase algo que te borre de pronto!

Coda

Tal como en 2016, MSM difunde ya que Trumpoloco no tiene chance de re-elegirse. Ese pudiera ser otro capítulo de aquella noveleta que comenzó con que era un payaso al postularse y no pasaría de los debates; prosiguió con que era un candidato retrógrado y no ganaría ninguna elección primaria; continuó con que no lograría la nominación del GOP y tendría que refugiarse en Mar-a-Lago, y siguió andando con que jamás sería presidente hasta que Hilaria se preguntó: What happened? Al capítulo de que no será reelegido se sumaría entonces otro: que como presidente reelecto, jamás se esculpirá su rostro en Monte Rushmore.

Notas

[1] La resistencia estriba en resistirse a creer que Trumpoloco, sin antecedentes de mando militar ni función pública, desbancó al cartel Clinton con mejor campaña y hasta con menos dinero. Así, la civilización del espectáculo en USA viene tragándose un culebrón de idioteces liberales que incluye estrellas novas como los abogados [Michael] Avenatti y Cohen, la Dra. Christine Blasey Ford, el actor Jussie Smollet...

Por cierto, la imputación de 16 delitos a este último —por intentar de tupir al público con un crimen falso— plantó tremendo mojón en la historia de la discriminación racial. El tupe de la Dra. Ford contra el juez Kavanaugh fue más descarado y ella, en vez de ir a juicio como Smollet, terminó yendo a pimpante sesión del Congreso.

[2] El 22 de marzo de 2017, el representante Adam Schiff (D-CA) desató la histeria nacional sobre la colusión Trumpoloco-Vladimiro al soltar en “Meet the Press” (NBC): “There is more than circunstancial evidence”. Ahora se apeó con que las pruebas concluyentes de colusión estarían en las finanzas de Trumpoloco. Schiff no hace más que reciclar la pista falsa que dio Glenn Simpson, presidente de la firma Fusion GPS y contratante directo del dossier Steele, sobre fondos de Trumpoloco en Deutsche Bank procedentes de Rusia. Así dijo Simpson, ante la Cámara de Representantes, amén de que Ivanka Trump estaría involucrada en el “Russian Central Asian organized crime” y Roger Stone, en complot “Turkey-Russia”.

[3] Entre tantísimos ejemplos, el moderador de “Meet the Press” (NBC), Chuck Todd, metió cuatro forros en menos de un minuto al entrevistar al representante Jim Jordan (R-OH) el domingo 3 de marzo.

[4] Este proyecto buscaba erigir en Rusia no una Trump Tower, sino un Silicon Valley. Como Secretaria de Estado, Hilaria facilitó la colaboración de empresas americanas y personalmente invitó al entonces presidente ruso Dmitri Medvedev a Silicon Valley. Al frente de la contraparte rusa estaba el oligarca Viktor Vekselberg, donante de la Fundación Clinton. Al filo de esta colusión, Bill Clinton viajó a Moscú para echar un discursito el 29 de junio de 2010 y recibir por ello un cheque de medio millón de dólares, librado por el banco ruso Renaissance Capital.

El mando militar unificado de USA en Europa (EUCOM) advertiría en boletín de inteligencia: “Skolkovo es una empresa ambiciosa, dirigida a promover la transferencia de tecnología en general mediante inversión directa y, ocasionalmente, a través de adquisiciones selectas. Como tal, Skolkovo es probablemente una alternativa evidente al espionaje industrial clandestino, con la distinción adicional de que puede lograr aquella transferencia a mucha mayor escala y con más eficiencia”. Ni Hilaria ni Obama escuchaban. Estos indicios de transferencia imprudente de alta tecnología y tráfico de influencias son demasiado racionales para que salgan en el frívolo espectáculo mediático de la idiotez demoliberal.

[5] Los 13 indicadores fueron definidos por el historiador Allan Lichtman en Predicting the Next President: The Keys to the White House (Rowman & Littlefield, 2016). En las pasadas elecciones sugirieron como ganador a Trumpoloco contra el viento mediático y la marea encuestadora.


Los comentarios son responsabilidad de quienes los envían. Con el fin de garantizar la calidad de los debates, Cubaencuentro se reserva el derecho a rechazar o eliminar la publicación de comentarios:

  • Que contengan llamados a la violencia.
  • Difamatorios, irrespetuosos, insultantes u obscenos.
  • Referentes a la vida privada de las personas.
  • Discriminatorios hacia cualquier creencia religiosa, raza u orientación sexual.
  • Excesivamente largos.
  • Ajenos al tema de discusión.
  • Que impliquen un intento de suplantación de identidad.
  • Que contengan material escrito por terceros sin el consentimiento de éstos.
  • Que contengan publicidad.

Cubaencuentro no puede mantener correspondencia sobre comentarios rechazados o eliminados debido a lo limitado de su personal.

Los comentarios de usuarios que validen su cuenta de Disqus o que usen una cuenta de Facebook, Twitter o Google para autenticarse, no serán pre-moderados.

Aquí (https://help.disqus.com/customer/portal/articles/960202-verifying-your-disqus-account) puede ver instrucciones para validar su cuenta de Disqus y aquí (https://disqus.com/forgot/) puede recuperar su cuenta de un registro anterior.